«

»

Oct 23 2014

Imprimir esta Entrada

Cresud y Grupo Irsa, del financista Eduardo Elzstain, son las empresas financieras agropecuarias más grandes del país.

 

 

En la nota que redactáramos el pasado 15 de mayo, publicada en nuestra web en el link http://www.centromandela.com/?p=8651, señalamos que si la Dirección de Bosques autorizaba una solicitud de permiso para efectuar un mega desmonte en zona amarilla, o sea en área prohibida cercana a Villa Ángela, se produciría una grave irregularidad. La solicitud habría sido presentada por el ingeniero Diego A. Kalbermatter en representación de Cresud S.A.C.I.F.A., que es titular de un Establecimiento de 36.000 hectáreas. Se trata de la mítica estancia “La Suiza”. Nos opusimos cuando pretendieron desmontar 18.000 hectáreas, es decir el equivalente a 4.500 Plazas “25 de Mayo” de Resistencia.

El funcionamiento de Cresud y del poderoso Fideicomiso de Inversiones de Bienes Raíces (IRSA), manejado verticalmente por Eduardo Elzstain cobró actualidad en el programa PPT del domingo 19 de octubre, cuando puso al aire un fragmento del programa Desde la Sombra, que a principio de 2012 difundió el canal Russia Today (RT TV), conducido por Daniel Estulin, quien brindó un durísimo informe sobre el negocio de las tierras fiscales en la Patagonia, enmarcado según RT TV en un supuesto plan mundial para quedarse con esta región rica en recursos naturales. Durante este informe, el conductor entrevistó al economista Adrián Salbuchi, fundador del Proyecto Segunda República, quien afirma que numerosos empresarios millonarios a nivel mundial son los que están detrás de un plan del sionismo para quedarse con la Patagonia. El programa referido puede verse aquí:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=6HfsrTnxuZM[/youtube]

Una buena decisión y una linda noticia de la Dirección de Bosques

El lunes 9 de junio se publicó en el blog institucional de la Dirección de Bosques (http://direcciondebosques.blogspot.com.ar/2014/06/direccion-de-bosques-desestimo-plan-de.html) que el organismo desestimó o rechazó –por improcedente- el Plan Técnico de Limpieza de áreas quemadas y/o eliminación de Especies Invasoras que fuera presentado por Cresud S.A.C.I.F.A., estableciendo que el predio incluye sectores categorizados como amarillos, donde están prohibidos los desmontes. El rechazo fue fundamentado por el Decreto 91/2009, que reglamenta la Ley Nacional Nº 26.331, que en su artículo 2 establece que “Quedan comprendidos en el concepto de bosque nativo, aquellos ecosistemas forestales naturales en distinto estado de desarrollo. Los palmares también se consideran bosques nativos”. También tomaron en consideración la Resolución 230/12 del Cofema, que establece los umbrales mínimos de superficie, altura y cobertura de copas que determinan la consideración de un ambiente arbolado como bosque nativo (0,5 ha de ocupación continua; 3 metros de altura mínima; y 20 % de cobertura de copas mínimas). Bosques concluyó que el área que se pretendió desmontar se trataba de superficies boscosas, de acuerdo a lo establecido por la Ley Nº 26.331 y su respectivo Decreto Reglamentario 91/09. Esta es una buena noticia y alienta a esperar otras que están pendientes, como el caso de la continuación de los desmontes clandestinos en el Establecimiento “El Diamante”, que merece una rápida y eficaz intervención de la Dirección de Bosques para infraccionar y paralizar las intervenciones ilegales contra el monte nativo chaqueño.

Subsidios para la conservación del monte chaqueño.

La subsecretaría de recursos naturales de Chaco transfirió fondos no reitergables a los titulares de campos con monte nativo para proyectos de manejo forestal o de conservación en el marco de la ley nacional Nº 26.331, que contempla la creación de un fondo nacional para el enriquecimiento y la conversación de bosques nativos. Esta operatoria tiene vigencia desde el año 2010.Cresud aparece en lista de beneficiarios de los proyectos aprobados en el 2011 en el marco de la Ley de Presupuestos Mínimos, según se publicó en la página web de la Dirección de Bosques, en el resumen de planes de manejo sostenible planes de conservación y proyectos de formulación.

Cresud, una empresa voraz

George Soros generalmente es presentado como el mago de las finanzas mundiales. Cresud, una de las mayores empresas inmobiliarias y agropecuarias del país, que funciona bajo estrictas normas de especulación del mercado financiero, reorganizó sus fuerzas después de que el millonario húngaro-norteamericano se retirara de la firma como su principal accionista, siendo reemplazado por el poderoso lobbysta Eduardo Elsztain, un hombre de grandes negocios que postula el crecimiento perpetuo y obtiene múltiples ganancias en ese escenario de intenso y continúo tráfico de operaciones, que fue investigado hace bastante tiempo por Jorge Rulli, del grupo Reflexión Rural (GRR).

Con más de 500.000 hectáreas de campos que tiene en siete provincias, la compañía desdobla su estrategia productiva, comercial y financiera. Cresud, una de las empresas agropecuaria líderes de la Argentina, es dueña de un millón de hectáreas en nuestro país, Bolivia, Brasil y Paraguay. Compra campos e invierte en tierras, a lo que sigue la cadena de ventas y compras repetidas. Cresud funciona estrechamente relacionada con un poderoso Fideicomiso de Inversiones de Bienes Raíces (IRSA) en el sector rural argentino. Incorpora valor agregado a los campos y luego los vende a precios extraordinarios.

En Chaco, actualmente pretende desmontar 18.000 hectáreas en el Establecimiento de 36.000 hectáreas que ha comprado en el Dpto. Mayor J. L. Fontana, en proximidades de Villa Ángela. Para dar valor al campo, pretendieron desmontar a pesar de la prohibición que rige en zona amarilla, donde está ubicada la estancia “La Suiza”, según el mapa de zonificación del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN). Según el mapa de capacidad de uso de los suelos elaborado por INTA, en el citado Establecimiento de Cresud S.A predominan los suelos Clase VI, caracterizado por limitaciones severas y continuas para la producción de cultivos debido a la erosión, a la inundabilidad y a las altas concentraciones de sales o sodio, y de Clase VII sometidos a limitaciones severas en su uso. Ambos suelos no son aptos para la agricultura.

Se quiere desmontar en un área en vía de ser estragada, sometida a sequías e inundaciones,

Son graves y complejos los problemas que afectan al área rural que entorna Villa Ángela y otras localidades de la región sudoeste. El deterioro del ecosistema se profundizó con el mal manejo de la cuenca del Tapenagá y la pésima planificación y ejecución de la obra Bajos Submeridionales, sobresaliendo los errores en los trazados y direcciones de los canales vinculados con tal obra, que produjeron múltiples cambios en el funcionamiento histórico del ecosistema local. Lo pobladores de la zona reclaman respuestas del gobierno por el taponamiento de los canales principales que hacen que las aguas permanezcan estancadas en los campos, generando anegamientos que pueden encharquizar los predios y fundir los cultivos producto de las intensas lluvias que se produjeron recientemente, después de una larga sequía que se extendió por varias campañas agrícolas. Casi todos los canales del sudoeste se encuentran tapados. Se llenaron de malezas y arbustos, que en algunos casos alcanzan alturas mayores a los cinco metros, a lo que se agrega la construcción de taludes que fueron levantados por los productores para conservar agua durante la sequía. Probablemente y, en el mejor de los casos, el gobierno chaqueño encare soluciones meramente coyunturales e insuficientes, de manera que la situaciones de emergencias podrán repetirse en el curso de los próximos años, en los que se ha pronosticado el aumento del nivel de precipitaciones en los promedios anuales. O sea que el sudoeste chaqueño se presente como un escenario fragilizado y que podrá desmejorar en su ya delicado equilibrio ecoambiental.

La vigencia de compañías como Cresud pone al descubierto que el agro argentino está signado por un cambio profundo en el que las operaciones a gran escala reemplazan a las explotaciones pequeñas y con escaso aporte de capital y tecnología. Cotiza en la Bolsa y en el Nasdaq. Cresud compra y vende intensamente, cuando le conviene, según el mandamás de la empresa, Eduardo Elsztain. Y dentro de ese objetivo si hay que vender un campo se vende, y si hay que comprar, se compra. Lo mismo pasa con la hacienda, los granos y los cereales. Esta es la lógica irreductible de este poderoso grupo económico, para lo cual aprovechan la extraordinaria dimensión de sus escalas de operaciones. Conformaron un pool de siembra en la base del desarrollo de la agricultura industrial que explotan. Compran insumos muy baratos, fundamentalmente semillas, fertilizantes y pesticidas. Luego esperan que se den las mejores condiciones, casi siempre excepcionales para vender soja, granos y cereales. Y, lo más sobresaliente, es que operan con mucha agresividad y potencia en los mercados de futuros, cerrando numerosos y múltiples contratos sobre cosechas futuras porque son expertos en la especulación financiera de los comodities.

La ignota y moderna oligarquía nacional

La insignia de la nueva y rica oligarquía terrateniente argentina se personifica en Eduardo Sergio Elsztain y en otros que forman parte del mismo lote. El gobierno de Cristina Fernández lo calificó como “un gran desarrollador inmobiliario que apuesta al crecimiento del país”. Su fortuna creció apoyado por George Soros en los años ’90. Es propietario de más de un millón de hectáreas, de la mayoría de los shopping en nuestro país y domina Puerto Madero. Fue el presidente del Banco Hipotecario y desde allí operó como un fuerte lobbista. Encarna un fuerte poder, altamente concentrado. Es un amigo estratégico del gobierno nacional. Para Jorge Rulli, Elsztain es un eximio representante de la moderna oligarquía, la dominante, la que encontró en la tierra el fruto para desplegar una voracidad ilimitada, bajo el título de progreso, desarrollo, tecnología y negocios.

Elzstain preside el poderoso Grupo IRSA, dedicado a inversiones inmobiliarias y agropecuarias, asociándose a grandes empresarios a nivel mundial. Durante la presidencia Kirchner, el Grupo IRSA compró el 21% de las acciones del Hipotecario y entabló estrechas relaciones con ANSeS. En el Banco Hipotecario, Elsztain pretendió mostrar su función social, acompañando al gobierno nacional en el lanzamiento de programas habitacionales. Con el Grupo IRSA avanzó en la compra de tierras. Conformó el grupo inmobiliario más grande de la Argentina. Desde 1996, a través de su subsidiaria Alto Palermo S.A. (APSA), expandió sus actividades inmobiliarias en el segmento de los centros comerciales (Abasto Shopping (Buenos Aires), Alto Avellaneda (Avellaneda), Alto NOA (Salta), Alto Palermo (Buenos Aires), Alto Rosario (Rosario), Buenos Aires Design (Buenos Aires), Córdoba Shopping (Córdoba), DOT Baires Shopping (Buenos Aires), Mendoza Plaza (Mendoza), Paseo Alcorta (Buenos Aires), Patio Bullrich (Buenos Aires), Patio Olmos (Córdoba), Soleil Factory (Boulogne). La diversificación para absorber todo el negocio no puede prescindir del dinero plástico. Alto Palermo S.A tiene una empresa subsidiaria, Tarshop S.A, que con su tarjeta de crédito Tarjeta Shopping, se dedica a la financiación del consumo.Maneja un banco, los centros comerciales, Puerto Madero y muchas tierras. También compró el predio de la Sociedad Rural, con el aplauso del kirchnerismo que “combatía” la oligarquía vacuna. Es un argentino que saludó la ley de Extranjerización de la Tierra, norma que impide a los foráneos adquirir ilimitadamente territorios nacionales, pero Elsztain compra todo. Desconocido para la mayoría de los argentinos, Elzstain es un símbolo del tiempo kirchnerista de producción, desarrollo del capital y el consumo, como lo fue durante el menemismo. Es tan influyente que durante el conflicto por la Isla de Marchi, se habló del Grupo IRSA, sin mencionarse a Eduardo Elzstain.

Cuando el gobierno de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner lanzó la Resolución 125, Cresud logró captar en el mercado US$ 288 millones para concretar una ampliación de su capital. En ese momento, que significó una de las apuestas más grandes del Ejecutivo Nacional para “combatir a la oligarquía terrateniente”, Eduardo Elsztain declaró que “nunca se puede decir que una suba de impuestos no afecte a un negocio, pero acá hay que mirar la película y no la foto. Evidentemente el campo sigue siendo un negocio atractivo para los inversores”. Cresud jugó en los dos mostradores, en cualquiera de ellos ganaba para quedarse con todo.

Cresud se expande en la región.

Las inversiones de Cresud se expanden en Bolivia, Brasil y Paraguay a través de la compra de tierra y la cosecha de soja, trigo, maíz y girasol. Comenzó en 2013 a faenar su propio ganado. A junio de 2009, el ganado vacuno de la empresa sumaba 87.803 cabezas y cubría una superficie total de 95.982 hectáreas dedicadas a esta actividad comercial. Al decir de Elsztain “es un gran refugio para los inversores”.

Elsztain es, posiblemente, el empresario argentino con mayores contactos en el mundo de los negocios. Desde hace varios años tiene una asistencia perfecta al Foro Económico de Davos. IRSA es reconocida en el mundo como la empresa argentina que asegura los mejores negocios en bienes raíces. El salto de IRSA se produce cuando Elzstain conoció al financista húngaro George Soros. Durante todo el período menemista Elsztain trabajó con Soros, haciéndole ganar la módica cifra de 500 millones de dólares a través de “inversiones inmobiliarias”.

Según Rulli, Elsztain también puso la mira en Brasil. IRSA ya había incursionado en ese país asociada con un grupo local en los negocios de los shoppings y la administración de edificios de oficina. Cresud, la compañía de inversiones agro-ganaderas del grupo, ya compró campos en Brasil. Para financiar estos proyectos, se asoció a tres de los empresarios más ricos del mundo: Sam Zell -uno de los cinco mayores propietarios de inmuebles de los Estados Unidos-, Michael Steinhardt -dueño de uno de los principales fondos de inversión- y Edgar Bronfman, dueño de los estudios Universal.

Resistencia, 23 de octubre de 2014.-

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=9976