«

»

Sep 12 2014

Imprimir esta Entrada

Gancedo, la Chernóvyl del Chaco: fuertes disputas dentro y fuera de la Dirección de Bosques

Algunos medios de comunicación publicaron la denuncia que formuló Juan Domingo Ortíz contra la Dirección de Bosques atribuyendo que este organismo había otorgado un permiso de desmonte de 1.800 hectáreas en zona cercana a Gancedo. El hecho fue muy grave porque el permiso de desmonte denunciado comprendía suelos VI, VII y VIII, en un predio con baja densidad de árboles. Ortíz afirmó que si se efectuaba el desmonte se provocaría un importante riesgo ambiental y que todo se tramitó en tiempo record en Bosques.

Ortíz figura en el portal de la Dirección de Bosques como presidente del Foro Preventivo Rural Ecológico y Ambiental de Zona Interior del Chaco. Paradójicamente, con las asociaciones forestales del Chaco, el domingo 29 de abril de 2012 se manifestaron contra integrantes de Greenpeace porque entraron a un campo en Los Frentones para parar una maquina que estaba trabajando en un predio. Ortíz también figura en la web del organismo cuando exploró y realizó una perforación en el Paraje Nueva Población, ubicado a 30 kilómetros de Nueva Pompeya, habitada por comunidades wichí. En esa oportunidad dijo que “es muy grande la necesidad de la población y este trabajo que hicimos para la Dirección de Bosques nos permite dar un paliativo donde más que nunca hemos valorado la importancia del agua”. Las dos referencias fueron cargadas al sitio oficial cuando Miguel Ángel López era el director de Bosques.

Luego de la denuncia de Ortíz la Dirección de Bosques publicó una aclaración insuficiente, asegurando que el permiso fue analizado y aprobado a través de un trámite legal, técnico y administrativo impecable, en el marco de un “Plan de Manejo Sostenible Variante Aprovechamiento de Limpieza de Áreas Quemadas y/o Eliminación de Especies Invasoras”. El Director Walter Lezcano señaló que el predio está ubicado en zona verde (categoría III), en donde está permitido la habilitación de emprendimientos productivos. Que se trató de un permiso de “limpieza de áreas quemadas y/o de especies invasoras”, señalando que la superficie boscosa era de 77 hectáreas, y que las restantes presentaban formaciones vegetales que no son monte nativo, según la Ley 26.331 y las definiciones de Cofema. Agregó que el permiso fue otorgado para habilitar el predio para producción ganadera y/o forrajera. Luego de las aclaraciones de Bosques, Ortíz se llamó a un silencio inexplicable.

Disputas de intereses o verdades a medias

Quedan muchas dudas y algunas confunciones luego de confrontar la denuncia de Ortíz y las aclaraciones de la Dirección de Bosques. De cualquier modo, por los intereses que están en disputa y las personas que operan ocultos en torno al permiso , la situación parece distinta porque de acuerdo a lo que dice Bosques la gestión habría tenido una primera aprobación desde la delegación Charata, entre noviembre y diciembre de 2013, época en que el Director era Miguel Ángel López.

No obstante las dudas generadas, queda claro que no se solicitó un permiso de Cambio de Uso de Suelo (desmonte para agricultura), aunque la autorización que diera Bosques sería de Limpieza de Áreas Quemadas y/o Eliminación de Especies Invasoras, que generalmente consiste en habilitar el suelo para cultivo. Sin embargo, de las aclaraciones del actual director Walter Lezcano surge que la actividad aprobada -según el plan de trabajo presentado- fue para ganadería, en suelos que solamente son aptos para esa actividad.

Lo criticable

Se sabe que en la sucesión natural de un ecosistema existen diferentes etapas, que culmina con el climax, que es el momento en el cual aparece el equilibrio entre los factores que lo constituyen. En esa evolución o desarrollo está la etapa inicial, en la que debido a condiciones especiales aparecen las especies colonizadoras (gramíneas o leñosas), que tienen la característica de tolerar condiciones adversas y que son las encargadas de adaptar el ambiente para otras especies futuras que son más exigentes. Bajo esta noción, son varias las objeciones que merece el permiso otorgado.

Según la observación multitemporal de las imágenes del predio, no se produjeron incendios; por lo tanto, no correspondía otorgar un Permiso de Limpieza de Área Quemada. Por otro lado, los permisos de eliminación de invasoras corresponden que sean otorgados en superficies que fueron chacras, que luego de ser abandonadas y quedar inactivas fueron cubiertas por arbustos del tipo aromitos. Además, queda la duda de la capacidad que tiene la formación boscosa o arbustiva a eliminar en el predio autorizado ya que disminuyen en un 50% el volumen de extracción de productos (tasa de extracción), lo que desvirtúa la declaraciones del director de Bosques, que se contradice con los fundamentos por los cuales se rechazó el permiso solicitado por los dueños de la mítica estancia “La Suiza”, ubicada en cercanías de Villa Ángela. Cuando se rechazó la solicitud, el organismo fundamentó su decisión en las pautas del Decreto 91/2009, que reglamenta la Ley Nacional Nº 26.331, que en su artículo 2 establece que: “quedan comprendidos en el concepto de bosque nativo, aquellos ecosistemas forestales naturales en distinto estado de desarrollo. Los palmares también se consideran bosques nativos”. O sea que, independientemente de los intereses que provocara la denuncia pública, lo preocupante es que la Dirección de Bosques no aclaró muchos puntos claves, que permanencen oscuros y confusos, en el permiso que otorgara para que se intervenga el predio ubicado cerca de Gancedo. Esta es una deuda pendiente que debería ser pagada por Bosques con una mejor y más contundente aclaración, sobre todo tomándose en cuenta la fragilidad de los suelos en lo que se autorizó la “limpieza”, que están perfectamente clasificados en la tabla siguiente, además de que a marzo de este año se observó que las lagunas del predio y las restante de la zona estaban desbordadas, y que la superficie aledaña estaba encharcada o saturada de humedad.

El permiso autorizado por la Dirección de Bosques

El predio que se va a intervenir está ubicado en la región que presenta una marcada pendiente que acelera la erosión hídrica, en cercanía de la Laguna Salada, que forma parte de la cuenca hídrica que alimenta a la cuenca del Salado, que cada tanto se colmata y colapsa, provocando grandes inundaciones o anegamientos. Presenta condiciones químicas adversas, por la prevalencia de sales. Las condiciones físicas también son negativas. Según el mapa de riesgos, en el predio se observa que las limitantes son los encharcamientos. Por lo tanto, la eliminación de monte, arbustales o invasoras en el predio acentuará los efectos negativos de cada uno de los factores adversos. Lo recomendable es forestar con especies tolerante a las condiciones adversas del lugar y conservar las colonizadoras para restaurar el monte. De esta manera se podría recomponer el notable desbalance ambiental de la región, para lo cual la Dirección de Bosques debería revocar el permiso que otorgara.

Gancedo, la Chernóvyl del Chaco

Durante muchos años, de manera casi continua, a nivel de gobierno se tomaron decisiones que afectaron profundamente la sustentabilidad del ecosistema del sudoeste chaqueño. El caso que nos ocupa puede ser una muestra más de decisiones extremas aplicadas en el área territorial ampliada, con epicentro en Gancedo, en cuyo entorno ya no queda monte nativo.
Gancedo es la Chernovil del Chaco, rodeada de 8.000 hectáreas o más que están cultivadas con soja. Las fumigaciones áerea o terrestre, contaminan y enferman a la población de esa localidad, como ocurre con otras del sudoeste, generando un notable desbalance ambiental, sanitario y social, con resultados muy negativos en todos esos planos, que no han sido investigados producto de la decisión política de los gobernantes, a pesar de que ya no se niega que los agrotóxicos son los factores principales que generan patologías recurrentes en las familias de Gancedo, Charata, Pinedo, Santa Sylvina, Coronel Du Grathy y las restantes localidad del sudoeste chaqueño, que son pueblos fumigados.

RESISTENCIA, 12 de septiembre de 2014

PUBLICADO EN:

– Diario PRIMERA LÍNEA, edición física del día 14 de septiembre, sección OPINIÓN, pág. 17

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=9709