«

»

Ago 13 2014

Imprimir esta Entrada

Los gastos por camisetas serían la punta del iceberg en Chaco: evasión impositiva y desvío de fondos

Chaco está en estado de efervescencia. El escándalo por las astronómicas cifras en la compra de camisetas de la selección argentina sería sólo la punta del iceberg de una compleja trama de corrupción y manejos turbios en el gobierno provincial, que incluiría la evasión impositiva y el desvío de fondos destinados a trabajos rurales.

Este fin de semana, el gobierno de Juan Carlos Bacileff Ivanoff estuvo en boca de todos por la denuncia que hizo el Centro de Estudios Nelson Mandela, que no le pierde pisada a la administración: la organización apuntó a Lotería Chaqueña por la compra de 56.700 camisetas argentinas, antes del Mundial Brasil 2014, por la friolera de 9.122.862 pesos, sin licitación.

El coordinador del centro, Rolando Núñez, sostuvo que esa compra evidencia el “manejo superficial y de escasa transparencia” de los fondos públicos en Chaco. “Se nota la desproporcionalidad y lo innecesario de este gasto millonario del dinero público en camisetas de fútbol, si lo contrastamos con que el gobierno provincial destinó a los comedores escolares $ 2,80 por alumno en junio”, comparó.

El presidente de Lotería Chaqueña, Néstor Rolhaiser, confirmó la compra y justificó la operación en la cantidad de proveedores que tiene el gobierno, aunque no hubo licitación. “Con esta compra millonaria, se demuestra que la educación no es prioridad –contrapuso Núñez-, en cambio, el Estado chaqueño prefiere comprar remeras de mala calidad sobrevaluadas”. Las camisetas tienen la leyenda “Lotería Chaqueña, Gestión Bacileff Ivanoff”.

Pero este escándalo sería sólo la punta de un iceberg de desmanejos administrativos. En estos momentos, una investigación en curso tiene muy preocupados a los más altos funcionarios provinciales, al punto de que habría llegado a oídos del propio Jorge Capitanich en la Casa Rosada: la presunta evasión impositiva en exportación de granos por un monto de US$ 600.000.000.

Según pudo saber NOVA, habría un “ardid” montado en la propia Administración Tributaria Provincial (ATP), que comanda Ricardo Pereyra, para evadir granos. La metodología sería la siguiente: la soja que se cosecha en el territorio chaqueño saldría de manera irregular rumbo a Paraguay, a través de cuatro empresas con sede en Rosario. El monto de lo evadido en materia impositiva sería de US$ 600.000.000.

Luego, esa misma cantidad de soja vuelve a ingresar al país, ahora registrada y con otro precio. En esta maniobra estarían involucrados altos funcionarios de la administración.

Abanico

No es lo único. El gobierno provincial también estaría siendo observado por el supuesto desvío de $ 6.000.000 del programa silvopastoril, para el manejo de montes nativos. La administración recibió de la Casa Rosada la cifra de $ 20.000.000 para ese programa, de los cuales sólo se habrían repartido 14. De los 6 millones restantes, ni noticias.

Sin embargo, de esos 14 millones que fueron distribuidos a lo largo de todo el territorio provincial, entre funcionarios y legisladores se habrían repartido entre $ 750.000 y 1.000.000, con el presidente de la Cámara de Diputados, Darío Bacileff Ivanoff, a la cabeza, sin especificar destino. Todo de manera irregular. Ampliaremos.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=9474