«

»

Feb 07 2012

Imprimir esta Entrada

Editorial de NORTE: “La protección de los bosques nativos necesita más recursos”

Editorial

Director: Miguel Angel Fernandez

La protección de los bosques nativos necesita más recursos

 

La sanción de la Ley de Bosques Nativos, en el año 2007, significó un avance sin precedentes en materia ambiental para nuestro país, pero también un logro significativo de la participación de la sociedad civil en el reclamo efectivo de una norma de protección, puesto que la medida contó con el apoyo de cerca de un millón y medio de firmantes que la avalaron ante el Congreso nacional.

 

No obstante, su aplicación presenta varios obstáculos. Entre algunos puntos importantes para señalar, cabe decir que la mayoría de las provincias no dictó su propia ley -pese a que ya caducó el plazo establecido para que lo hicieran- ni completó su ordenamiento territorial para delimitar las áreas por conservar y que cada cinco años debe ser revisado según cómo avance la efectivización de la norma.

De hecho, su plena vigencia es tan parcial que la situación sigue siendo preocupante: Argentina ya perdió un 70 por ciento de sus bosques nativos, pero los desmontes no frenan.

Es el caso del Chaco, según reciente denuncia del Centro de Estudios e Investigación Social Nelson Mandela, donde a fines de 2010 -tres años después de la sanción de la ley-, se habrían desmontado o explotado más de 240.000 hectáreas, de modo que el saldo de monte a fines de ese período no superaba los 3,6 millones de hectáreas, en el mejor de los casos y, según asegura la organización, hasta la fecha se continúa apostando a más desmontes y a una mayor explotación para ampliar las fronteras agropecuaria, ganadera y forestal.

Cabe acotar, sin embargo, que el Chaco es una de las once provincias -junto con Chubut, Córdoba, Misiones, Formosa, Mendoza, Santiago del Estero, Río Negro, Salta, San Luis y Tucumán- que tiene la ley provincial correspondiente.

Otro punto importante en desmedro de las disposiciones establecidas para la protección de bosques nativos es que los fondos presupuestados por el gobierno nacional no son los que fija la norma que, durante 2008 y 2009, no contó con ninguna partida.

Recién en 2010 fue incorporada una mínima suma de 300 millones de pesos, sustancialmente menor a lo que dice la ley: al menos el 0.3 por ciento del presupuesto nacional, equivalente a unos 1.200 millones de pesos en lugar de 300. Además, una parte de estos fue reasignada para otros fines, como el programa Fútbol para Todos.

En 2011, ante la falta de aprobación por parte del Congreso de la ley de presupuesto nacional, se repitió la partida establecida el año anterior, con lo que el monto asignado volvió a ser significativamente inferior a lo estipulado en la norma.

La Fundación Vida Silvestre Argentina, Greenpeace y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales manifestaron su profunda preocupación frente a la insuficiente asignación prevista en el proyecto de presupuesto 2012.

Este dinero es importante para que las autoridades provinciales monitoreen los bosques. Si se lo percibiera en la cantidad establecida esto podría traducirse en camionetas, helicópteros, imágenes satelitales y otros medios de control.

Esta situación también deja en evidencia la poca voluntad del gobierno nacional para reconocer a quienes preservan estas reservas naturales y biodiversidad, en lugar de desmontarlos para obtener madera a bajo costo, extender la producción agrícola o realizar emprendimientos inmobiliarios.

Es preocupante que normativas de nivel nacional, que manifiestan un espíritu superador respecto del uso y propiedad de nuestros recursos naturales, se desdibujen o simplemente se ignoren.

Si a este panorama se le suma la connivencia de intereses privados con el poder político provincial o local, en detrimento de un patrimonio como los bosques nativos, que es de todos, ese instrumento legislativo es todavía una promesa.

Como integrantes de la sociedad civil decididamente involucrados en la defensa de los bosques nativos, a los ciudadanos les asiste el derecho de reclamar al Congreso de la Nación la modificación de la partida correspondiente en el presupuesto del año 2012, para dar cumplimiento con lo establecido en el artículo 31 de la Ley 26.331 y honrar la voluntad de los argentinos de conservar nuestro patrimonio forestal nativo

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=861