«

»

Feb 11 2014

Imprimir esta Entrada

EXTERMINAN LAS RESERVAS Y LAS CORTINAS VEGETALES EN EL SUDOESTE CHAQUEÑO

Ya se publicó el informe técnico y los resultados del monitoreo integral correspondiente al mes de diciembre de 2013 de los cambios de uso de la tierra, incendios e inundaciones en el Gran Chaco Americano elaborado por la Asociación Guyrá Paraguay con el apoyo de iniciativa de Redes Chaco-Avina, alianza de ecosistemas y el programa WCSUSAID “Ka’aguy Reta” (Bosques y Desarrollo). La metodología que se utilizó para el monitoreo estuvo basado en la utilización de imágenes satelitales disponibles en base de datos de uso público y accesibles vía Internet. Los path y rows corresponden a las escenas que cubren el Gran Chaco en el informe de Guyrá Paraguay, disponible en su web.

El intenso avance contra el ecosistema en diciembre de 2013

Guyrá informa que en diciembre del año pasado se detectó un gran aumento en la superficie que sufrió cambio de cobertura en el uso del suelo del Gran Chaco Americano. Durante el 2013 sufrieron cambio de uso de suelos vía desmontes un total de 502.308 ha, mientras que en 2012 la superficie intervenida fue de 539.232 ha, lo que representa una leve disminución.

En diciembre en el Gran Chaco Americano se desmontaron 57.192 hectáreas (ha), muy superior a las 46.015 ha que se produjeron en el mes de noviembre. Se tiene, entonces, que en diciembre se desmontaron 1.845 ha por día, mientras que en el mes de noviembre fue de 1.534 ha. A modo de comparación, las 57.192 ha equivaldrían a cinco veces la superficie de la ciudad de Asunción y casi tres veces la ciudad de Buenos Aires.

Detalle de la deforestación detectada en diciembre/13 en Chaco por Departamentos

De las 57.192 ha de bosques que registraron cambio a uso agropecuario, durante diciembre 2013 Argentina registró el mayor porcentaje de deforestación, con 67% de áreas desmontadas, seguida por Paraguay con 30% y Bolivia con 3%. En el caso específico de Argentina, el promedio de deforestación fue de 1.241 ha por día. El distrito en el que se produjo la mayor superficie de desmonte en Argentina fue Pellegrini, ubicado en Santiago del Estero

Desmontaron reservas y cortinas forestales

Mapa con la distribución geográfica de las deforestaciones

La característica de los trabajos de desmontes que se detectaron en diciembre pasado en Chaco no se ubica mayoritariamente en zona amarilla del Ordenamiento Territorial de Bosque Nativo (OTBN), como venía ocurriendo en los meses anteriores. En esta oportunidad, los desmontes se ubicaron principalmente en el sudoeste chaqueño, zona que fue transformada en agrícola en los últimos quince años, pero con pequeñas superficies de bosques prediales que debían ser conservados. Por lo tanto, puede suponerse que los desmontes que se realizaron son aquellos que por la reglamentación forestal debían guardarse como reserva y cortinas forestales. O sea que se avanzó sobre el remanente final del monte, con consecuencias negativas inevitables para el ecosistema puesto que se producirá una mayor erosión eólica e hídrica de los suelos, además de la total insolación de los mismos, que a largo plazo agotará tales suelos porque allí se practicará una agricultura absolutamente insustentable. En Santiago del Estero ya se produjo esta historia. Desmontaron todo para la soja. Ya tienen temperaturas propias de las zonas desérticas. La amplitud térmica (día/noche) oscila en 20º en verano, dato objetivo que refleja el cambio climático local derivado de los desmontes, como factor central y condicionante. En Salta van por todo el monte. El norte grande inexorablemente camina a la desertificación por la prepotencia y voracidad de la agricultura industrial depredadora, con la vital y activa asociación de los gobiernos predadores. Se avizora un final catastrófico, pero se fortalece la resistencia social para impedir tal resultado aunque la relación de fuerza es abismal. Demos suponer, entonces la evolución de una mayor exclusión y pobreza de grandes sectores sociales, a los que se subsidiará el hambre como sistema de control para asegurar gobernabilidad formal y aparente. Las rutas, los ferrocarriles, los puertos, los puentes, las restantes infraestructuras son y serán los instrumentos materiales para acelerar este proceso de producción primaria extractiva, el tráfico y la exportación de sus productos, cuyas extraordinarias ganancias benefician a sectores extremadamente concentrados que son los grupos de presión que hoy condicionan al gobierno.

RESISTENCIA, 11 de febrero de 2014.-

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=8082