«

»

Oct 19 2013

Imprimir esta Entrada

LAS ZONAS ROJAS DE LA INSEGURIDAD EN CHACO

El Gran Resistencia y Sáenz Peña

 

El Gran Resistencia y Sáenz Peña padecen una especie de tsunami delictivo en los últimos años, según las cifras de delitos denunciados y comprobaciones de oficio que registrara el área de estadísticas del Superior Tribunal Justicia. Las tasas delictivas en esos dos grandes conglomerados son muy superiores a la media provincial y reflejan la realidad social de exclusión de un gran número de familias con necesidades básicas y sociales insatisfechas, situación que se agrava por la falta de oportunidades para encarar proyectos de desarrollos familiares de vida, por la falta de puestos de trabajo, por la pobreza e indigencia de amplios sectores, y por la especial situación que atraviesan los adolescentes y jóvenes menores de 24 años que mayoritariamente -por vía de las adicciones al alcohol y a las drogas- se vuelcan a las inconductas sociales, a la violencia y al delito, que se profundiza por la insuficiencia o falta de planes y de programas de políticas sociales activas y de seguridad orientadas a la prevención social del delito y de promoción de la seguridad pública.

En cambio, se observa la ausencia de políticas eficaces en materia de prevención primaria y se suma el funcionamiento deficitario de una policía desbordada, incapaz de controlar las tasas de criminalidad récord que se dan en el Chaco. La falta de políticas de seguridad sustentables y perdurables, los movimientos pendulares en la administración del personal de seguridad, la ausencia de un plan estratégico y el desfinanciamiento, entre otros males, provocaron un daño enorme a la seguridad pública. Las medidas tomadas fueron ineficaces o insuficientes para controlar y reducir los indicadores de inseguridad, que fueron creciendo hasta llegar a tasas de delitos nunca registradas. Errores de todo tipos fueron debilitando el accionar de la policía, al ampliarse las zonas con mermas importantes de vigilancia preventiva, haciendo que las respuestas operativas fueran totalmente precarias para frenar el recrudecimiento del accionar delictivo, que se reflejaron en las altas tasas de delitos registradas en los conglomerados con mayor cantidad de habitantes de la provincia. 

En 2012 los delitos denunciados aumentaron 16% en el Gran Resistencia

Los indicadores de criminalidad muestran un crecimiento sostenido de los delitos. En el Gran Resistencia y en Sáenz Peña se concentran casi el 70% de los delitos registrados en la provincia. En el área metropolitana, la frecuencia de hechos delictuosos aumentó el 16% en 2012 (37.000 delitos estimados) respecto del 2011 (32.000 delitos). La estimación se expresa con redondeo en miles para diferenciarla de las cifras exactas informadas para el total provincial y otros conglomerados, de modo que puede haber alguna diferencia menor, y se realizó tomando como base el número de causas originarias del fuero penal de la primera circunscripción del poder judicial, proyectada en función del coeficiente de población del conglomerado del Gran Resistencia.

La tasa de delitos del año 2012 en el área metropolitana -medida por el cociente entre la cifra anual de delitos y la población que surge del Censo 2010- alcanzó 925 delitos estimados por cada 10.000 habitantes, mientras que en 2011 fue de 800 hechos. La media provincial de 2012 fue de 631 delitos por cada 10.000 habitantes, según las estadísticas del poder judicial. Esto marca a las claras la gravedad del cuadro de situación en materia de inseguridad y de la tendencia alcista de los delitos en el mayor conglomerado de nuestra provincia, producto -entre otros factores- de una disminución en el nivel de seguridad.

En base a las cifras estimadas de delitos denunciados y comprobaciones de oficio del fuero penal para el año 2012, se puede proyectar el total de delitos ocurridos en el Gran Resistencia en base a encuestas de victimización, que explican que dos de cada tres delitos no se denuncian (cifra negra). Bajo estos parámetros, el nivel de delitos ocurridos se elevaría a 111.000 hechos en el área metropolitana, mientras que el total de delitos que se produjeron en el Chaco puede estimarse en 200.000, comprendiéndose los denunciados y los no denunciados. Esto significa que en el Gran Resistencia se produjo aproximadamente el 56 % del total de los delitos ocurridos en Chaco. Con este dato, también se puede calcular el impacto sobre la población afectada por la criminalidad en términos de victimización familiar, considerando a los familiares directos de la víctima (familia tipo, integrada por cuatro personas). Bajo este supuesto, se puede estimar en 444.000 las personas afectadas en 2012 por los delitos ocurridos en el Gran Resistencia, proyectado a partir de los hechos denunciados más los no denunciados, sin considerar repeticiones a una misma víctima. Entonces, es posible comprender que desde esta perspectiva el 100 % promedio de las familias que habitan en el área metropolitana fueron sometidas a delitos.

En Sáenz Peña la tasa de delitos se duplicó en el 2011

Los hechos delictuosos investigados en las causas tramitadas en los tribunales del fuero penal saenzpeñense demuestran que en 2011 se duplicaron los delitos respecto del 2010, al pasar de 4.319 hechos a 9.377 hechos, con una variación interanual del 117%. Mientras la tasa de delitos de 2010 fue de 432 hechos por cada 10.000 habitantes, en 2011 fue de 938, lo que es un dato escalofriante que refleja que se produjo una explosión delictiva sin precedentes. A pesar de que en 2012 se registró una disminución del 15% de la tasa de delitos (7.983 causas judiciales), sigue siendo muy alta porque significa alrededor de 800 delitos por cada 10.000 habitantes en el último año, o sea un 26% por encima de la media provincial (631 delitos por cada10.000 habitantes en 2012).

En base a las cifras de delitos denunciados y comprobaciones de oficio registradas por el poder judicial, para el año 2012 se puede proyectar el total de delitos ocurridos realmente, que se estima en 24.000 hechos, comprendiéndose los delitos denunciados más los no denunciados, según encuestas de victimización. Por lo tanto, se puede proyectar el impacto sobre la población afectada por la criminalidad en términos de victimización familiar, considerándose a los familiares directos de la víctima. Bajo este supuesto, se puede estimar en 96.000 las personas afectadas en 2012 por los delitos ocurridos, sin considerar repeticiones a una misma víctima. Y si relacionamos el número total de personas afectadas por la victimización familiar respecto del total de población de Sáenz Peña (estimada en 100.000 habitantes), el nivel de delitos afectó el año pasado en promedio a casi el 100% de las familias, fenómeno similar a lo que ocurrió en el Gran Resistencia.

* Publicado en SOLOCHACO en la edición del 19/10/2013: http://solochaco.com/index.php?option=com_content&view=article&id=6399:el-gran-resistencia-y-saenz-pena-las-zonas-rojas-de-la-inseguridaden-chacocatid=120:instituciones&Itemid=664

* Publicado en CHACOMUNDO en la edición del 20/10/2013: http://chacomundo.blogspot.com.ar/2013/10/las-zonas-rojas-de-la-inseguridad-en.html

* Publicado en DIARIO NORTE en la edición física del 21/10/2013

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=7006