«

»

Sep 24 2013

Imprimir esta Entrada

LUCES Y SOMBRAS DEL PODER JUDICIAL: cooperativas, mutuales, financieras y casas comerciales cobran intereses abusivos

A las revelaciones y gestiones encaradas por el Defensor del Pueblo, que puso en conocimiento de la comunidad las extraordinarias ganancias que obtienen algunas cooperativas y mutuales -que no son tales porque no están guiadas por los principios de solidaridad y ayuda mutua- se sumó el Procurador General Jorge Canteros, quién dijo “estas seudo cooperativas empezaron a facilitar dinero a corto plazo, sumas pequeñas y con intereses bajos. Hoy la realidad que tenemos es que un alto porcentaje de los empleados públicos están endeudados con estas cooperativas, con tasas mucho más altas que las que cobra el Banco del Chaco y hay gente que tiene su sueldo comprometido y cada vez está más endeudado”.

Juicios express

El objetivo principal de cualquier servicio express radica en atender eficientemente las necesidades de los clientes, satisfaciendo ampliamente sus expectativas. En este probable marco pudieron crearse los juzgados monitorios en Chaco, que funcionan beneficiando a las cooperativas y mutuales denunciadas por el Defensor del Pueblo y por el Procurador General del Superior Tribunal, pero también a financieras y casas comerciales que operan como financieras encubiertas, aplicando altas intereses usurarios, de tal modo que el deudor termina pagando varias veces el crédito que contrajo o el producto que compró. Generalmente estos deudores pertenecen a los sectores sociales populares y menos instruidos, que por vía del crédito acceden a la compra de ciertos bienes y servicios. Tienen escasa capacidad de control en las operaciones que realizan. Ignoran el mundo de las tasas y de los intereses. Son presas fáciles de los acreedores e impulsados por el consumismo, por las viejas carencias y por las necesidades insatisfechas.

En octubre de 2007 la cámara de diputados de Chaco sancionó la ley 6002, a través de la cual se creó el ultra rápido proceso monitorio, que en la práctica comienza con el dictado de la sentencia por lo que ha sido repetidamente cuestionado por su dudosa constitucionalidad. La ley fue promulgada el 13 de noviembre de 2007 y entró en vigencia cuando se pusieron en funcionamiento los juzgados civiles y comerciales 11, 12 y 13. Actualmente, los tres juzgados están abarrotados de expedientes. Es enorme la cantidad de juicios iniciados. Según la ley 6002 los demandados cuentan con cinco días para defenderse. La sentencia es la primer resolución que dicta el Tribunal, o sea que es el primer movimiento del expediente. Con la sentencia se disparan las medidas precautorias para ejecutar el crédito. Lo más usual consiste en que se embarguen los sueldos del deudor, a través de los descuentos automáticos cuando son empleados públicos. Esto se produce debido a la forma en que operan las financieras, incluidas las encubiertas que funcionan en las casas comerciales, que se dedican a la venta de electrodomésticos, electrónicos, motos y automotores. Por la extrema voracidad de los acreedores, generalmente se produce la morosidad de los clientes que no pueden o dejan de pagar porque el crédito contraído termina siendo impagable. El paso siguiente es el juicio de cobro, que mayoritariamente se concentra en no más de seis estudios jurídicos.

El Estado también hace sus negocios

Los organismos del Estado demoran en depositar las retenciones que provienen de los embargos trabados sobre los sueldos de los demandados cuando son trabajadores públicos. Depositan en forma muy tardía, promediando de dos a seis meses de retraso. Trasciende que “trabajan” la plata embargada; otros mencionan la burocracia estatal para justificar la demora. En cualquier caso, la notable morosidad del Estado perjudica a los deudores que deben pagar más intereses Los organismos más incumplidores son la policía del chaco, el ministerio de educación y le siguen otros.

Los acreedores más activos

Entre las cooperativas y mutuales más activas en el mercado local sobresalen la Coop. de Vivienda, Consumo y Servicios Sociales, la Coop. Nuevo Siglo, la Coop. Palmares, la Coop. Bicentenario, la Coop. Patriota, la Coop. Arraigo, la Coop. Chaco, y otros; entre las mutuales, se destacan la Asociación del País, Asoc. Servicios Asistenciales, Asoc. Zona de Protección y otros más. Respecto de los bancos, el más litigador es el Columbia. Le siguen el Patagonia y el Santander Río y otros de esta plaza. Todos operan con pagarés. Son muy pocas las hipotecas. Las compañías que más abarrotan y colapsan los tres tribunales monitorios son Credinea y Carsa, entre otras. La mayoría de los deudores son empleados públicos provinciales. Según la última inspección realizada por el Superior Tribunal de Justicia, se encuentran en trámite más de 14.000 causas por cada juzgado, lo que no solo es un dato alarmante sino que pone al descubierto la ejecución de la especulación financiera en el mercado del préstamo de dinero y en las ventas comerciales tradicionales.

Los reyes de las ejecuciones

De los títulos de carácter ejecutivos que contempla la ley 6002, el rey es el pagaré. Esto es así por su facilidad y flexibilidad comercial. Algunas casas comerciales endosan los pagarés a favor del Banco de Valores para recuperar liquides monetaria inmediata. Al momento de ejecutarlos los “levantan”, cancelando los endosos. Así recuperan los pagarés y los ejecutan, como ocurre con algunas casas que son líderes comerciales locales. Son escasos los cheques, hipotecas, leasing, ejecuciones de alquileres y tarjetas de créditos.

Los formularios de pagarés son variados. Algunos figuran totalmente impresos, como parte de los papeles de comercialización. El deudor solo firma y aclara. Otras entidades financieras y casas comerciales utilizan formatos tradicionales, que son rellenados. Es común verlo borroneados, remarcados y completados con distintos elementos escritores (lapiceras), presentando diferencias de colores y de trazos. Respecto a su parte grafica, algunos cuerpos de pagares son de reducidas dimensiones, pudiendo apreciarse algunos cortes irregulares a tijera, lo que permite suponer su antigua pertenencia a un texto mas grande. En algunos formularios de pagaré puede apreciarse el cambio de signo monetario de peso a dólar. De todos modos, variando las distintas hipótesis, como casi nunca el demandado ejerce su defensa técnica los documentos no se someten a pericias documentológicas. Esto posibilita que la sentencia quede firme en cinco días y que el acreedor avance en la ejecución con el camino totalmente despejado.

Es común en los tres juzgados monitorios que los demandados se presenten en mesa de entrada. Manifiestan que pedirán una re-financiación de su deuda. Son escasos los reconocimientos de los pagos extrajudiciales en los expedientes. Muchas veces se formulan nuevos convenios de refinanciación, que dan origen a la firma de otros pagarés, que terminan también siendo ejecutados. Uno de los casos más llamativos es la de una persona de existencia física, que se supone que es usurero, que tiene cientos de expedientes en trámite. Se formularon muchas denuncias por estafas. Ha intentado que los expedientes vayan al archivo. Otra situación irregular que se venía dándose es que dos estudios jurídicos demandaban a personas con domicilios en el interior de Chaco, Corrientes y Santa Fe, cuestión que se atenuó producto del aumento de los valores de las tasas judiciales.

Intereses usurarios y más intereses

Generalmente los intereses pactados son del 3 % mensual. También existen otros, que se elevan del 60 al 70% anual. En algunos casos, el acreedor impuso el 100% anual. En todas las situaciones es evidente que los intereses son exorbitantes o usurarios. Se suma la costumbre financiera de acumular el capital con los intereses compensatorios, haciéndolos figurar en el pagaré como si fuera capital. Es común que las financieras y casas comerciales agreguen intereses moratorios, que generalmente equivale al 50/60 % del compensatorio, con lo cual la deuda crece geométricamente. Debido a este sistema, muy bien organizado, muchos demandados prefieren pagar su deuda ante el juzgado mediante embargo de haberes, reduciéndose los intereses aunque insuficientemente. La reducción que efectúan los tres tribunales monitorios son interesantes, pero insuficientes. Fijan intereses al 28 % anual, muy superior a la tasa testigo que utilizan los restantes juzgados, que es el que establece el Banco de la Nación Argentina.

Cuando ejecutan judicialmente el pagaré fijan nuevos intereses, para lo cual rellenan el título con un porcentaje (de intereses) que hacen figurar en el pagaré. Operan de esta forma alcanzando extraordinarios niveles de rentabilidad, que no tiene su contrapartida equilibrada en el dinero dado en préstamo o en el producto vendido. O sea que multiplican los intereses y lo cobran “legalmente” mediante el uso de la estructura judicial. Luego, durante el trámite del juicio nuevamente se repite -en muchos casos-el fenómeno de capitalizar los intereses (anatocismo). Esto se concreta cuando se practican las planillas de liquidación, en las que por mecanismos simples o complejos llegan a tales resultados. En el grave problema de la liquidación de planillas sobresalen tres o cuatro estudios jurídicos. Los excesos se producen por la extraordinaria cantidad de causas en trámite que impide o, por lo menos obstaculiza, un control apropiado por parte del Tribunal dado que esta actividad demanda aproximadamente de 45 a 60 minutos para examinar cada planilla, tiempo del que no dispone el personal. Por lo tanto, el control es insuficientemente y no se detectan todos los errores o irregularidades.

La contracara de los juicios express

Una de las contrapartidas de la falsa primavera de los juicios express es la situación de colapso de la justicia laboral del Chaco. En la primera circunscripción es extraordinaria la congestión de causa, que holgadamente supera la capacidad operativa de los tres juzgados laborales existentes, a pesar de los esfuerzos del personal. Se han triplicado o más los tiempos que demanda el dictado de providencias simples o de mero trámite. Para que un expediente ingrese a la grilla de casos en estado de dictarse sentencia, se debe esperar muchos meses. Los juicios laborales, que se presumen deben ser rápidos para protección de los derechos de los trabajadores, terminan siendo largos procesos en donde los demandantes deben pagar los platos rotos porque quedan sometidos a trámites interminables. La creación del juzgado del trabajo Nº 4, repetidamente prometido por las autoridades, sigue en espera. Según publicaciones, el poder judicial fijó con prudencia y realismo las prioridades para confeccionar el proyecto de presupuesto 2014. Entre los objetivos definidos no aparece la puesta en funcionamiento del cuarto juzgado laboral. La situación de la justicia laboral en Sáenz Peña no es mejor. Cuenta con un solo tribunal. Son persistentes y permanentes los reclamos para que se habilite un segundo juzgado del trabajo. En aquella ciudad el monopólico manejo de causa en un tribunal y por un grupo reducido de estudios jurídicos también genera preocupación. A pesar de ello, tampoco está entre los objetivos del 2014 la creación del segundo juzgado de trabajo en Sáenz Peña. Finalmente, la construcción del edifico para el juzgado multifuero de Misión Nueva Pompeya, que será competente en El Impenetrable, avanza a paso de tortuga. Una persona que desea ejercer su derecho y que vive en Fortín Belgrano debe recorrer 406 kms polvorientos para llegar a los Tribunales que funcionan en J.J. Castelli. Figura entre las prioridades del presupuesto 2014

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=6760