«

»

Ago 28 2013

Imprimir esta Entrada

Tras casi un año de lucha, falleció un bebé que nació con malformaciones

 

 

¿Otra víctima silenciosa de los agrotóxicos?

 

28/08/2013 Durante su gestación, Gonzalo More estuvo expuesto a las fumigaciones de agroquímicos en la zona rural de Gancedo, lo que habría desencadenado su actual cuadro de salud. Este viernes falleció tras sufrir una descompensación.

Gonzalo More, de 11 meses, nació con una malformación cráneo encefálica. Durante su gestación, estuvo expuesto a las fumigaciones de agroquímicos en la zona rural de Gancedo, lo que habría desencadenado su actual cuadro de salud. Este viernes, tras pasar por varios centros sanitario falleció en una ambulancia mientras era trasladado al Hospital de Pinedo.

Alejandra Gómez, de la Red de Salud Popular “Ramón Carrillo”, confirmó la mala noticia a través de un correo electrónico. “Nos avisó Raquel, la mamá de Gonzalo, que el viernes 23 el bebé se descompensó después de estar tres semanas en su casa. Luego de once meses de internación en distintos lugares le habían dado el alta. Ante esta descompensación llamaron a la ambulancia y mientras lo estaban llevando para el Hospital de General Pinedo su corazoncito dejó de latir”, escribió.

“Lo comparto/imos porque conocimos de cerca a Pedro, a Gonzalo y a Raquel;  que pese a las distancias, a todas las necesidades que tienen, a que tenían que dejar a sus otros niños solos, etcétera. Ellos estaban ahí junto a Gonzalo día y noche”, relató.

 

La historia de Gonzalo

 

El caso de Gonzalo fue uno de los que tomó el diario Clarín para reflejar la situación de los pueblos argentinos que sufren las consecuencias de los agrotóxicos. “Riesgo inminente de óbito”, decía el último parte médico de Gonzalo, eufemismo que indicaba que el bebé de 2 meses y 27 días podía morir en cualquier momento.

 

En su diagnóstico, entre una marea de términos médicos, se leía “malformación cráneo encefálica”. Gonzalo fue gestado en uno de los tantos pueblos de Argentina expuestos a las fumigaciones de agroquímicos sin control en el que las estadísticas oficiales marcan numerosos casos de malformaciones.

 

Pedro More, su papá, vive en uno de los bordes del pueblo de Gancedo. “Acá fumigan constantemente con aviones y con los tractores, que llaman ´mosquitos´. Dan la vuelta sobre las casas. En el pueblo hay más casos como el de mi hijo. Y somos siete mil habitantes. Esto de los venenos empezó en los ´90 y cada vez tiran más. Nosotros teníamos plantas de frutas que se han secado y las frutas ya no crecen”.

 

Un informe de mayo de 2012 del Ministerio de Salud de la Nación confirma la sospecha de More. En las poblaciones expuestas a las fumigaciones con agroquímicos, ya sea aéreas o terrestres, hay un 30% más de casos de cáncer que en otras de zonas no expuestas. Las malformaciones en estas zonas se cuatriplicaron en diez años.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=6455