«

»

Jul 25 2013

Imprimir esta Entrada

Afirman que la caza furtiva en La Fidelidad atenta contra animales en peligro de extinción

Podría convertirse en el África de Argentina, dijeron desde Red Yaguareté.

Lo dio a conocer la Red Yaguareté, que lleva adelante un trabajo de investigación en La Fidelidad en busca de los rastros del yaguareté. En el lugar hay unas 20 cámaras que fotografían a la fauna. De 2391 registros de las mismas, el tapir se encuentra a la cabeza con el 37%; también detectaron al puma, oso hormiguero, aguará guazú, guazuncho, gato montés, entre otros.

La Red Yaguareté dio a conocer algunos resultados preliminares de su trabajo de relevamiento dentro de La Fidelidad, donde señalan, “es el Reino del Tapir’. Los investigadores, con apoyo de la Subsecretaría de Recursos Naturales de Chaco, han colocado 20 cámaras trampa en distintos puntos del predio, mediante las cuales han detectado una abundancia de Tapires como no existiría en ningún otro sitio de la Argentina.

Efectivamente, de 2.391 registros de fauna efectuados por las cámaras, el Tapir se encuentra a la cabeza con el 37% indicando una abundancia que no se ha observado en otras zonas del país, incluso aquellas en donde esta especie también es abundante, como la selva salteña. Realmente nos asombró la cantidad de tapires que encontramos, si bien ya habíamos observado en forma directa una abundancia significativa, con las cámaras trampa pudimos ver realmente la gran cantidad que habita La Fidelidad*, indican los investigadores.

Las cámaras trampa son dispositivos que se colocan en el monte y que toman una foto al pasar un ser vivo con calor corporal delante suyo, activadas por un sensor, de esta forma se pueden detectar especies que a simple vista son esquivas y además, durante las 24 horas a lo largo de varios meses.

Las cámaras han estado colocadas entre fines de enero y hasta fines de junio. También detectaron una abundancia muy significativa de maján o pécari labiado, pécari de collar o morito, puma, oso hormiguero, aguará guazú, guazuncho, gato montés, gato onza, entre otros. Los más escasos han sido el Tatú Carreta y el chancho quimilero, con muy pocos registros, aunque presentes al fin. Sin embargo, a pesar de toda esta abundancia.

el yaguareté es hasta ahora el gran ausente ante las cámaras, no fue fotografiado en ninguna oportunidad, aunque si se encontraron huellas que confirman que aún está presente en la zona. Desde la Red Yaguareté opinan que si bien el sitio es claramente apto para albergar a esta especie, la gran actividad de caza que existe en la zona atenta contra su asentamiento permanente, y por lo tanto, es vital restringir la caza furtiva en toda La Fidelidad y alrededores para ofrecer a los últimos yaguaretés chaqueños un sitio seguro donde establecerse.

Estamos ante la gran oportunidad del Chaco, si La Fidelidad es resguardada de la depredación humana, será el África de Argentina, pues no hay otro sitio que permita observar semejante cantidad de fauna mayor y en especial, que aún albergue al Tigre americano, que sin dudas, será el gran desafío de conservación: que La Fidelidad se convierta en un sitio seguro para él, señalan desde la Red Yaguareté.

Mientras, los investigadores continúan buscando al Tigre Criollo en La Fidelidad, con la esperanza de salvarlo de la extinción, pues consideran que con optimismo, en toda la región chaqueña apenas si sobrevivirían unos 20 ejemplares, y menos de 250 en todo el país. La Fidelidad es su gran oportunidad.

FUENTE ORIGINAL: www.diarioprimeralinea.com.ar

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=6142