«

»

Ene 18 2012

Imprimir esta Entrada

Núñez: “Entregaríamos tierras para una producción monopólica”

Núñez: “Entregaríamos tierras para una producción monopólica”

Miércoles, 18 de Enero de 2012 18:33

Rolando Núñez, coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela

El coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, Rolando Núñez, explicó por qué se oponen a la intención del Gobierno de entregar 400 mil hectáreas a una empresa saudí para la producción de soja. Dijo que el daño social y ambiental sería irreversible.
“El año pasado hicimos dos entregas una vez que leímos el memorándum de entendimiento que firmó el Gobernador con la empresa Saudí y en esta oportunidad retomamos el análisis del tema a partir de los anuncios hechos por el propio Gobernador cuando volvió de sus vacaciones y que puntualizaron en el avance de este proyecto y al posibilidad de que envíe el mismo a la Cámara de Diputados para oficializar este entendimiento. Eso motivó que saquemos este documento a la opinión pública”, explicó en declaraciones a radio Libertad.

“Hay dos dudas desde octubre de 2010 cuando hablaron de este posible megaemprendimiento. En ese momento hacían referencia a 221 mil hectáreas que entregarían en arrendamiento a esta empresa saudí sin que localizaran perfectamente dónde se localizaría en emprendimiento, pero hablando de entre Comandancia Frías, Taco Pozo y Fuerte Esperanza. Obviamente que cuando escuchamos nosotros esa declaración del propio Gobernador, dijimos que no era posible en ese lugar, porque ahí hay dos reservas grandes de las 320 mil hectáreas, reserva indígena, que está en este momento en proceso de delimitación, sobre todo en los límites que corresponden al Teuquito”, manifestó.

“Luego, pasó bastante tiempo, volvieron a la carga con este emprendimiento y hablaron ya de 40 mil hectáreas, 48 mil hectáreas, algunos hablaban de 38 mil hectáreas y ubicaban el posible emprendimiento en cercanía de la localidad de Las Hacheras, que está a 30 kilómetros al norte de Miraflores por el camino costero hacia Pompeya y a 30 kilómetros a su vez al sur de La Fidelidad. Nosotros conocemos el lugar, no veíamos viable tampoco esa ubicación porque en definitiva, son suelos absolutamente inapropiados para el desarrollo de la Agricultura aún con riego artificial”, dijo.

“Una empresa saudí produciría de manera integrada productos primarios, hablan de alimentos, pero creemos que es fundamentalmente soja para ser entregado monopólicamente al Gobierno de Arabia Saudita, dentro de la política alimentaria de ese país, que de paso está bueno decirlo, tiene una monarquía autoritaria devastadora contra los derechos humanos”, señaló.

“El fundamento de este negocio cerrado es que la ejecución del proyecto estaría a cargo del banco estatal de Arabia Saudita y sería un financiamiento por ejecución, mientras que los estudios de factibilidad los tiene que pagar la provincia del Chaco, con recursos, algunos préstamos, que tiene que de alguna manera respaldar el Estado nacional, que sabemos que no está de acuerdo con este tipo de emprendimientos y menos con prestar una caución en este sentido. Luego de esa segunda etapa, muy difusamente y confusamente lograr localizar el emprendimiento saudí en Las Hachearas, a la vuelta del Gobernador ya surgió con claridad que se estaba hablando de 400 mil hectáreas, aunque no se señaló la localización a través de fuentes más o menos serias, tomamos nosotros la información de que estaría ubicado al norte oeste de La Fidelidad, en lo que sería el interfluvio chaqueño, que es la Mesopotamia formada por el Bermejo, el Bermejito y el Teuquito. Si la extensión fuera de 400 mil hectáreas, lo cual sería una locura localizar una empresa extranjera para que la explote monopólicamente, el emprendimiento llegaría directamente a esta localidad conocida como Wichí o el ex Pintado que fue desaparecido como población producto de los avances del río Bermejo, ahora Wichí y El Pintado es una sola localidad”, explicó.

“Nosotros sabemos y conocemos perfectamente las características morfológicas de los suelos, la flora, la fauna, como también la ocupación por muchas familias que son pequeños productores minifundistas que se dedican fundamentalmente a la actividad de ganado caprino, con economía de subsistencia, pero que, en definitiva, hace que se hayan arraigado hace muchos años en esa zona”, contó.

“Hay tres o cuatro problemas fundamentales. El primero es que le entregaríamos tierras a una empresa extranjera para una producción monopólica que, la verdad, es que no se entiende. A lo mejor sale como comodato gratuito o como arrendamiento simbólico, porque no está contemplado en la Ley de Tierras ni en el sistema constitucional este tipo de figuras, por eso creo que el proyecto de ley que está anunciando el Gobernador, uno de los cuales ya está desde el año pasado, habla de comodato, arrendamiento o una figura de concesión. Yo creo que lo van a entregar sin cargo. La capitalización del Estado vendría por la obra de infraestructura, de caminos, de electrificación rural, de riego artificial, pero me parece que están desconociendo reglas básicas y fundamentales que regulan el funcionamiento de la tierra, de la flora, de la fauna y de las condiciones de vida en ese territorio, porque de lo contrario no se puede hacer un megaemprendimiento de esta naturaleza en ese lugar. Esto demanda desmontes en territorio que tiene suelos de clase 6 y 7, que no son aptos para la agricultura, abajo van a encontrar una especie de talquillo y ese suelo se protege únicamente por la cubierta vegetal que es el monte nativo, de manera que si desmontamos caminamos hacia un sistema que va a ser alterado en todo su ecosistema y biodiversidad. A su vez, para abajo, mirando con el régimen de comprensión de los entornos, La Fidelidad también va a ser afectada y todo el ecosistema de la zona, porque la Mesopotamia es el único sistema de humedales estacionales que nutre todo el régimen de la región conocida como El Impenetrable del lado chaqueño y el norte oeste profundo de Formosa”, manifestó.

“Creo que el emprendimiento está en esa visión liberal, extractivista, de gran escala, con grandes inversiones, con fideicomisos y financiamiento que uno nunca termina de comprender. El Gobierno debería tener muchísima prudencia y reflexionar a fondo para desactivar este tipo de situaciones, porque si vemos lo que pasó en otros lugares del país, estos megaemprendimientos están siendo muy resistidos por las comunidades”, dijo.

“Esto es compatible con el pensamiento y la ideología económica y financiera que tiene el Gobernador y quienes siguen su escuela, pero vamos a poner todas las pilas para que esto no se lleve adelante, porque de lo contrario va a tener enormes e irreversibles consecuencias sociales, sanitarias y ambientales”, advirtió.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=611