«

»

Dic 28 2011

Imprimir esta Entrada

Rolando Núñez no encuentra razones del recorte a la superficie de La Fidelidad

 

La Fidelidad: aseguran que el recorte de 20 mil hectáreas no tiene sentido

Rolando Núñez no encuentra razones del recorte a la superficie de La Fidelidad.

El coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela asegura que los productores que pretenden reubicar en esos terrenos llevan años negándose al traslado por considerarlos improductivos. Cree que se burló la voluntad política de crear una reserva de 150 mil hectáreas.

La reciente expropiación de la estancia La Fidelidad, con el fin de destinarla a un parque y reserva natural, despertó el interés y el respaldo de los más diversos sectores. La norma fue sancionada por unanimidad legislativa la semana pasada y ya fue promulgada por el gobernador Jorge Capitanich. Sin embargo, el Centro de Estudios Nelson Mandela advierte “intereses poco claros” en el recorte de 20 mil de las 150 mil hectáreas totales, para la reubicación de pequeños productores. Esas 20 mil hectáreas habían sido expropiadas durante el gobierno del radical Roy Nikisch, para la reubicación de los no aborígenes que permanecen dentro de los límites de la Reserva Aborigen otorgada a la Asociación Comunitaria “Meguesoxochi”.
El coordinador del Centro Mandela, Rolando Núñez, cree que ese recorte de 20 mil hectáreas no tiene ningún sentido, ya que los pequeños productores que se pretende reubicar en esa fracción no están dispuesto a mudarse, ya que se trata de terrenos improductivos: “Donde están ahora tienen agua a 8 metros de profundidad, y los quieren mandar adonde es imposible encontrar agua a menos de 80 metros”, ejemplificó. Y dijo que, por esto, nunca fue autorizada la partida presupuestaria para cumplimentar la expropiación.
Núñez dice estar convencido de que los legisladores estaban en conocimiento de esta situación al momento de sancionar la expropiación, y lamentó que decidieran insistir en las condiciones de la reubicación, porque esto significará una demora en la aplicación de la ley. Además, paralelamente, dijo que esto significa un rotundo cambio de planes, ya que desde el primer momento el mismo gobernador Jorge Capitanich había remarcado que las 150 mil hectáreas de La Fidelidad serían convertida en reserva natural.

Capitanich se dejó influenciar

“Es evidente que la decisión institucional y política del Gobernador no fue respetada ni por su propio bloque”, dijo, y observó que en los días previos al tratamiento legislativo del proyecto un grupo de diputados, entre los que mencionó a Ricardo Sánchez, Martín Nievas y Juan José Bergia, los dos últimos oriundos de Juan José Castelli, “hizo lobby para preservar esas 20 mil hectáreas fuera de la reserva. Ellos deben saber con qué fin impulsaron ese fraccionamiento”, dijo, y agregó que “estas cosas le dan la razón al vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff, cuando dice que el Gobernador siempre cede a las presiones”.
Rolando Núñez cree que la expropiación, en estos términos, atenta contra el principal objetivo del proyecto: convertir a La Fidelidad en una de las áreas protegidas más extensas, algo que se había presentado como una de sus virtudes más destacables.


Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=538