«

»

Abr 24 2013

Imprimir esta Entrada

Inesperada confesión que se viola la tutela judicial efectiva

Polémico blindaje judicial a Ceshma SA

Shopping: “La empresa se siente vulnerable y quiere certezas”

23/04/2013 Así lo señaló el representante legal de la empresa que pretende construir el Resistencia Mall, Horacio Mansilla. Defendió la “anticautelar” que presentó la firma para evitar su eventual paralización y señaló que la misma se tomó para darle “certezas” a los inversores.

El representante legal de la empresa que pretende construir el Resistencia Shopping Mall, Horacio Mansilla, defendió la “anticautelar” que presentó la firma de capitales correntinos con la cual logró un blindaje judicial para evitar su eventual paralización y señaló que la misma se tomó para darle “certezas” a los inversores.

“La empresa se siente vulnerable en cuanto a que luego de obtener todas las autorizaciones y a poco de iniciar públicamente empieza a sufrir una serie de descalificaciones por los medios”, explicó Mansilla en declaraciones a Radio Universidad.

“La empresa decidió así acudir a la justicia diciendo al juez que tenían este problema teniendo en cuenta que un proyecto de esta magnitud no puede verse paralizado por medidas o planteos una vez que se obtuvieron todas las autorizaciones y pasos legales. Y por eso se presentó una medida cautelar y se ordenó que esta fundación (Encuentro por la Vida) se abstenga de turbar o realizar cualquier acto que implique perturbar la realización de este proyecto”, añadió.

Cabe recordar que el Juez Civil y Comercial N°21, Julián Flores, hizo lugar a una medida cautelar de no innovar en favor del empresa Ceshma SA y su proyecto Resistencia Shoping Mall. La acción apunta directamente a evitar que la Fundación Encuentro por la Vida plantee una medida judicial que impida la edificación del centro comercial que se pretende construir en avenida Sarmiento al 2400.

En su fallo, fechado el 5 de abril, el Juez Flores hizo lugar a la medida cautelar de no innovar interpuesta por Ceshma SA y decretó que la Fundación Encuentro por la Vida deberá “abstenerse de realizar cualquier acto u omisión que implique la perturbación o impedimento en la ejecución (construcción, desarrollo y operación) del proyecto “Shopping Resistencia Mall” -aprobados por la Administración Pública Provincial y Municipal-, hasta tanto se resuelva la Acción de Amparo que se promueve simultáneamente con esta medida”.

Dos años

Mansilla recordó que la empresa Ceshma SA inició hace más de dos años los estudios preliminares para poder concretar el proyecto de construir un centro de compras, servicios y entretenimientos en avenida Sarmiento. “Esto fue por los carriles burocráticos a nivel provincial y municipal, se recorrieron todos los organismos con competencia en el tema. Y sobre finales del año pasado el Concejo Municipal aprobó el uso y localización del proyecto”, indicó.

“A poco de iniciar la obra la empresa se encuentra con una serie de cuestionamientos provenientes de esta fundación que entendemos que no son exactos, son equívocos y estas organizaciones que tiene una presumida respetabilidad ponen en duda la legalidad del proyecto”, señaló.

“La empresa se siente vulnerable en cuanto a que luego de obtener todas las autorizaciones y a poco de iniciar públicamente empieza a sufrir una serie de descalificaciones por los medios y bueno, la empresa decidió acudir a la justicia diciendo al juez que tenían este problema teniendo en cuenta que un proyecto de esta magnitud no puede verse paralizado por medidas o planteos una vez que se obtuvieron todas las autorizaciones y pasos legales. Y por eso se presentó una medida cautelar y se ordenó que esta fundación se abstenga de turbar o realizar cualquier acto que implique perturbar la realización de este proyecto”, afirmó Mansilla.

Respecto de la interpretación que realizó del fallo el titular de la Fundación, Ramón Vargas, quien aseguró que la sentencia le prohíbe directamente hablar del tema, el abogado aclaró que la medida del Juez Flores no tiene ese alcance. “Acá no se censura, no es ese el objetivo. Acá lo que se plantea es que una empresa ha obtenido una autorización para desarrollar el proyecto. Ya está autorizado. Las opiniones que se den son respetables. A partir de ahí lo que no se puede hacer es impulsar acciones tendientes a obstaculizar un proyecto que ya está autorizado”, sostuvo.

“No nos parecía que se podía iniciar la obra así nomás porque se corría el riesgo de estar cuatro o cinco años, como ocurrió con el hipermercado Carrefour de la Ávalos, donde después nadie se hace cargo de las demoras ni de los inconvenientes generados. Los inversores quieren algún tipo de certeza de que esto se va a poder empezar y se va a poder terminar”, indicó.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=5290