«

»

Abr 24 2013

Imprimir esta Entrada

Un balance medioambiental desde Argentina

 

Por Dr. Daniel Cassola

Desde el año 1970 todos los 22 de abril se celebra el Día de la Tierra. El objetivo de la fecha es concientizar y advertir sobre problemas como la sobrepoblación, la contaminación, la preservación de la biodiversidad, entre otras preocupaciones medioambientales.

Pasados unos días de esta importante fecha lo que nos proponemos hoy es realizar un balance de la situación medioambiental en Argentina. Para ello queremos plantear, a modo de disparadores, los siguientes interrogantes:

UNO. ¿El Estado cuenta con funcionarios preparados en el área de Medio Ambiente? Si repasamos los últimos tres secretarios del área nos encontramos con que a la abogada Romina Picolotti la echaron en 2008 por denuncias de corrupción en su contra. Su sucesor, Homero Bibiloni, abogado especialista en derecho administrativo fue despedido luego de perder las causas por las papeleras del Río Uruguay y de ser multado por no avanzar con la limpieza de la cuenca del Riachuelo. Actualmente el cargo lo ocupa el ex intendente de Berazategui Juan José Mussi, médico de profesión y sin ninguna experiencia previa en el área de Medio Ambiente.

DOS. El boom de la soja en el mercado internacional provocó el avance del desmonte, la plantación de transgénicos y el uso de agrotóxicos. Por este motivo se destruyeron el 80 por ciento de los bosques nativos, arbustales y pasturas naturales del país. En paralelo, la organización medioambiental FUNAM considera que “sigue ausente en Argentina una política de desarrollo agropecuario balanceado y sustentable, mientras predomina en cambio la expansión salvaje de monocultivos transgénicos que reducen peligrosamente la diversidad de productos, incentivan los desmontes, destruyen los suelos, y contaminan con plaguicidas el ambiente y las personas”.

TRES. Argentina no cuenta con estadísticas precisas de morbilidad (registro de enfermedades) y de mortalidad por causas ambientales (por contaminación química, por contaminación microbiológica de agua, suelos y alimentos, por contaminación del aire urbano, por contaminación radiactiva, por contaminación no ionizante, entre otras). Esta falta de estadísticas impide conocer el impacto real de la industrialización, de muchos productos de consumo, del uso de plaguicidas, de la energía nuclear, y de otras fuentes de riesgo. La ausencia de estadísticas de salud es el mejor incentivo para que se radiquen en Argentina industrias peligrosas y megamineras, y siga desconociéndose el impacto que produce la mala gestión pública del ambiente.

CUATRO. No hace falta destacar la importancia del agua como recurso vital. Sin embargo hoy, las “fábricas de agua potable”, o sea las montañas, están asediadas por proyectos megamineros que pueden hipotecar el futuro de las cuencas hídricas. Además, los cursos de agua son utilizados como proveedores ilimitados de líquido, y como basurales abiertos para desechos industriales, urbanos y agrícolas.

CINCO. Sigue sin aplicarse la evaluación de impacto ambiental en la mayor parte de las obras, radicaciones y decisiones, públicas y privadas. Y cuando se realizan es usual que contengan gravísimos defectos e imprecisiones. Por otra parte, el Estado sigue siendo uno de los actores que menos utiliza la evaluación de impacto ambiental, incluso cuando es obligatoria por ley. Una muestra viva de lo anterior fue vivido por la población que resultó afectada por las inundaciones de principios de mes, facilitadas por obras que saturaron las posibilidades de desagote.

En esto cinco puntos se condensan gran parte de los problemas medioambientales que afectan hoy al país. Seguramente habrá más, la idea es que esto sea solo un punto de partida. El área de Medio Ambiente es crucial para afrontar los desafíos del futuro. Ante la creciente demanda de recursos se implementan técnicas como el fracking para la obtención de energía o el uso de organismos modificados genéticamente para satisfacer la producción de alimentos. ¿Son estas innovaciones una solución para hoy pero un problema para el mañana?

Finalmente, ¿Estamos preparados para cuidar nuestro hogar, nuestro Medio Ambiente?

asdf

DÍA DE LA TIERRA

 

“En Medio Ambiente Argentina es un país en rojo”

Lo sostuvo Raúl Montenegro, biólogo, presidente de la Fundación Para la Defensa del Ambiente (FUNAM).

“En cuanto al Medio Ambiente Argentina es un país en rojo. Como nuestro país se ha transformado en una nueva colonia productora de semillas transgénicas no existe un balance de un 50 por ciento de ambientes nativos y otro 50 por ciento de asentamientos humanos y productivos. Esto se da sobre todo en provincias que tienen suelo apto para plantar commodities”, comentó el especialista.

“Hay una combinación entre intereses creados y desconocimiento. El Gobierno también gana con la soja. Para que se produzca un kilo de porotos de soja se necesitan dos mil litros de agua. Donde se produce soja se vacía el agua y deja una cantidad muy grande de plaguicidas. Además de quedar en el suelo llegan a las personas y a las aguas subterráneas”, añadió Montenegro.

“Los plaguicidas o, mejor dicho, biocidas no solamente matan plagas sino que también rompen el sistema hormonal de los humanos, lo que facilita la contracción de una serie de enfermedades. En embarazadas, por ejemplo, puede ser abortivo”, agregó el biólogo.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=5267