«

»

Feb 22 2013

Imprimir esta Entrada

La iniciativa del gobierno promueve más muertes y mutilaciones en cautiverio.

Se necesitan aproximadamente 1.200 colchones ignífugos para dotar de tales elementos a las comisarías, alcaidías y cárceles de Chaco, tomándose en cuenta el número de presos.  Desarrollo social aportó ocho máquinas de coser para iniciar un taller textil en la cárcel de mujeres que -según el informe oficial- se dedicará a confeccionar los colchones que la ley obliga que el Estado suministre instale en todos los lugares de detención.  Supongamos que desde hoy las presas comiencen a trabajar, aprendan a confeccionar colchones, cuenten con todos la materia prima y que el suministro futuro de todos los insumos sea continuo y garantizado, fabricarían tres unidades por día por lo que demorarán 400 días para confeccionar 1.200 colchones.  Como probablemente tengan derecho a descansar dos días por semana, demorarán 120 días más.  Como los insumos serán discontinuos, propio de la ineficiencia del sistema estatal, podemos agregar un factor que demorará el plazo de fabricación a dos veces y media del término posible, por lo que la fabricación de colchones puede demorar 1.050 días, en el supuesto de que no cambien los autoridades o los programas de trabajo, factores que son muy frecuentes y que interrumpen hasta las mejores iniciativas.  Por lo tanto, con el proyecto de trabajo del gobierno, no cabe duda que se producirán más incendios por quemas de colchones y más muertes y lesiones graves y evitables.

Recordemos que los colchones existentes en los lugares de detención no son ignífugos. Los incendios de colchones de poliuretano o goma espuma liberan determinados químicos que ocasionan consecuencias trágicas en la población carcelaria y el personal penitenciario. No solo el fuego es mortal, sino también y sobre todo, la combustión que generan estos colchones. En agosto de 2011, la legislatura chaqueña sancionó la ley 6859 por la cual se estableció la obligatoriedad de utilizar colchones ignífugos en todas las cárceles. La ley en cuestión tiene sólo dos artículos. En primero establece la “obligatoriedad de utilizar colchones ignífugos en todo establecimiento que tuviere por finalidad alojar a personas privadas de su libertad”. Mientras que el segundo determina que “la sustitución de los colchones existentes a la fecha deberá efectuarse en un plazo de seis meses, a partir de la vigencia de la presente ley”. Es decir que desde marzo de 2012 el gobierno viola ley y generó muchas muertes y quemados con secuelas severas e irreversibles. O sea que el gobierno continúa sin solucionar el grave problema instalado en los lugares de detención.  La única solución concreta consiste en la entrega de colchones ignífugos, en forma inmediata.  Esto evitará más muertes y quemados, que además de preservarles su salud y vida, en el plano económico en el que se maneja el gobierno hasta enero costos puestos que las indemnizaciones que paga el Estado son millonarias.

 

19 de Febrero del 2013

 

CON LA CONFECCIÓN DE COLCHONES IGNÍFUGOS, ESTÁ EN MARCHA EL TALLER TEXTIL EN LA DIVISIÓN ALCAIDÍA DE MUJERES

 

  fuente: nordestealdia.com

La División Alcaidía de Mujeres cuenta desde este martes con su propio taller textil, producto del aporte de ocho máquinas de coser realizado por el Ministerio de Desarrollo Social de Nación.

La División Alcaidía de Mujeres cuenta desde este martes con su propio taller textil, producto del aporte de ocho máquinas de coser realizado por el Ministerio de Desarrollo Social de Nación. El titular del Servicio Penitenciario Provincial, Gustavo Peña destacó el inicio de las actividades del taller ubicado en las nuevas instalaciones del recinto carcelario del barrio Don Santiago de la ciudad de Resistencia.

“Este nuevo e importante paso nos permite confeccionar los colchones ignífugos para todos los recintos carcelarios de la provincia bajo la órbita del Servicio Penitenciario Provincial”, aseguró el funcionario provincial. Por su parte, el subsecretario de Asuntos Penitenciario, Juan Carlos Goya remarcó las acciones tendientes a mejorar los niveles de vida de internos y trabajar en profundizar acciones en trabajo, educación y deporte: “Son acciones que forman parte del proceso de reinserción en el que se trabaja a diario”, enfatizó.

Participó también de la puesta en marcha la presidenta de la Cooperativas de la comunidad Quom, Olga Miño, la cual tiene a su cargo la unidad administradora de los talleres en la provincia. Junto a Peña, Miño y Goya, estuvieron además el presidente de la Asociación de Ex Detenidos Políticos de la Provincia del Chaco, Hugo Barúa y el coordinador del Polo Chaco Textil, Javier Teodoro Gincoff.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=4657