«

»

Nov 16 2011

Imprimir esta Entrada

La institución policial está en crisis en todos su niveles

Rolando Núñez, del Centro Nelson Mandela

“La institución policial está en crisis en todos su niveles”

Así lo aseguró el titular del Centro Mandela, que criticó fuertemente la política de seguridad de la provincia. Pedrini realizó un pedido de disculpas públicas y adelantó posibles cambios en la fuerza. Críticas a la participación de Gendarmería en la seguridad para el Boca-River.

Rolando Núñez, titular del centro de Estudios Sociales Nelson Mandela, se sumó ayer a las declaraciones acerca de la represión policial en las afueras del estadio de Sarmiento ocurrida el domingo antes del clásico con For Ever. En diálogo con elDIARIO de la Región, Núñez relató que su entidad estuvo presente ese día en el lugar, previendo que haya dificultades, para atestiguar el accionar policial. También cuestionó el uso desmedido de la fuerza, pero destacó que hay una falla institucional en el tema. Además, resaltó que “echar al jefe policial no sirve de nada y no soluciona los problemas”.

“La institución policial está en crisis en todos sus niveles”, fue la primera frase que soltó Núñez al ser consultado por este medio. En un análisis pormenorizado, detalló que “en los últimos años recrudeció la corrupción y la violencia con la que se manejan, lo que hace que tengamos una policía ineficiente”. Así, destacó entre las principales problemáticas al “ingreso desmedido de agentes sin la capacitación adecuada; los bajos salarios de los agentes, que tienen que completar con adicionales o, en algunos casos, hechos de corrupción; y el ingreso de personas sólo por el hecho de tener padrinazgo policial o político. Todo esto en el marco de la falta de una política pública de seguridad”.

LA REPRESIÓN

En referencia a la represión policial del domingo, que terminó con varios niños heridos, Núñez relató que “como se presumía que podía haber algún enfrentamiento, pusimos a dos personas del Centro a observar, en las colas de entrada a la cancha. Ellos nos contaron que los policías de la Montada estaban desbordados, muy nerviosos, y que también había muchos policías de civil en las inmediaciones. Además, que las personas sin entradas no fueron frenadas con controles antes”. Luego, consideró que “la Montada como tal no existe: es la policía Rural, que está preparada para combatir el abigeato y otro tipo de delitos, y no sabe cómo reaccionar ante este tipo de eventos urbanos, por lo que se los veía muy nerviosos”. En ese sentido, resaltó que las fallas más importantes fueron en la planificación y la conducción del operativo de seguridad.

Fue entonces cuando insistió en la falta de controles sobre la policía, y aseguró que “desde el gobierno no hacen nada al respecto, no tienen una política de seguridad”.

FALTA DE CONTROLES

Por otra parte, Núñez insistió en “la falta de controles que hay en la fuerza, que posibilita la existencia de la corrupción y violencia”. “El Órgano de Control Institucional (OCI) no sirve, tiene que haber control interno y externo”, reflexionó.

Luego, consideró que los ejes más importantes a cambiar son los controles en el ingreso a la fuerza; la capacitación a todos los agentes; el pago y condiciones apropiadas de trabajo a los uniformados “que tienen un atraso salarial impresionante”; y una mayor disciplina dentro de la institución.

Sin embargo, ante este panorama complicado, consideró que “no sirve echar al jefe de policía, porque los que vienen son más jóvenes e inexpertos. Este es un problema que se da por las sucesivas purgas que tuvo la policía”.

No a la Gendarmería

Rolando Núñez también se mostró preocupado por el anuncio del gobierno de la contratación de efectivos de Gendarmería Nacional para la seguridad del superclásico del 25 de enero. “No tiene por qué intervenir Gendarmería en una cuestión provincial”, consideró el titular del Centro Nelson Mandela, al tiempo que destacó que “los problemas entre las hinchadas tienen que ser atendidos y prevenidos por una Policía formada especialmente para esos acontecimientos”.

Desde el gobierno habían anunciado la presencia de 600 policías y 400 gendarmes para controlar la seguridad del superclásico de verano, que se jugará el 25 de enero en el Centenario.

Además, consideró que con esa medida “se está empezando a incluir a una fuerza nacional a controlar la seguridad de las calles de la provincia”.

Pedrini: disculpas y cambios

Luego de que el gobernador criticara con dureza la represión policial que se dio el domingo, que dejó como saldo varios niños heridos, el ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini, presentó su renuncia, que no fue aceptada por el gobernador. “Puse mi renuncia a su disposición, como estuvo desde el primer día, a partir de los acontecimientos que son de dominio público”, señaló.

“Entiendo el malestar del gobernador por lo que pasó. Fue un error muy grande. Lo que no se pude permitir es tirar por la borda todo el esfuerzo que hace el gobernador por posicionar a la provincia como un lugar de realizaciones de eventos deportivos y culturales de altísima calidad”, agregó a modo de disculpas por sus declaraciones del día anterior.

Además, adelantó que en el próximo mandato Capitanich buscará fortalecer el control civil sobre la policía provincial y sostuvo que el objetivo es “fortalecer la subsecretaría de Seguridad con nuevas direcciones que nos permitan un mayor control civil sobre las fuerzas de seguridad”.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=395