«

»

Oct 10 2012

Imprimir esta Entrada

EL APAGON NO FUE CULPA DE LA SUPER ARAÑA

Por Marcelino O. Leiva

Para orgullo de nadie, el Chaco fue una vez más tapa en todos los medios de prensa, mostrando otra faceta de la crisis que atraviesa nuestra provincia y el país. Somos noticia por el desastre de los que dominan y no por los logros del pueblo

La gestión Capitanich está signada por la impronta de los negocios en la decisión y la temeridad en la ejecución. Solo le interesa las ganancias .de los empresarios amigos del poder y los funcionarios que “recaudan para la corona”, caso los titulares de las empresas deportivas, de energía y el ministro de infraestructura, cajero de los negocios del gobierno.

Esta nueva frustración en un partido del circo farandulero que se montó para poder ponerle el broche con el desembarco inmediato de la presidente al día siguiente, tendrá un alto costo económico que deberemos pagar. Se estima que el espectáculo montado costó inicialmente, al estado chaqueño alrededor de 5 millones de dólares. Pero lo que aun no podemos saber es cuanto habrá que pagar en indemnizaciones a los empresarios de los canales de TV, y demás medios periodísticos acreditados, por las ganancias que no pudieron percibir debido a la no realización del partido.

El fracaso puso en descubierto la temeridad, rayana en el aventurerismo, con que actuó el gobierno. .En su afán de cosechar réditos políticos y económicos, expuso el patrimonio provincial, que ahora se verá seguramente acosado por juicios para el cobro de las indemnizaciones de los empresarios que compraron el fallido espectáculo. También está en peligro el patrimonio del Club Sarmiento, en cuyo nombre Capitanich contrató con la gerenciadora del evento como presidente. Para mal de los chaqueños, no tenemos información respecto de que garantías económicas asumió como gobernador y que como presidente de Sarmiento.-

El apagón no fue un accidente , Fue un final anunciado. Una consecuencia lógica de la inescrupulosidad y osadía para los negocios que rige toda la actividad del gobierno y sus socios empresarios, Se mezclaron lo más granado de los intereses antipopulares: los funcionarios políticos, con el gobernador Capitanich a la cabeza; los responsables de la AFA (gerentes encargados de los negocios de los grandes clubes del país); y las grandes empresas vinculadas al espectáculo futbolístico como la televisión en cadena . Cada uno se preocupó de sacar el mayor provecho económico de la oportunidad de tener 20.000 personas cautivas en el estadio y una transmisión para millones que se vería en toda la Argentina y en 90 países más. Y actuaron con coherencia comercial. Ahorraron un peso aquí y otro allí, donde se pudiera, para que los costos fueran los menores y las ganancias crecieran. Unos hicieron a medias y otros controlaron a medias, se “ahorró” en todo. También en la calidad, sección y resistencia de los cables conductores utilizados. y el resultado fue que todo se vino abajo.-

El cable adecuado que reunía todas las condiciones de seguridad, valía por Ej U$ 100. El cable utilizado se facturó como el mejor y se pagó la mitad para garantizar en U$ 50% mas las ganancias . Cables y materiales de cuarta “facturados” a precios de primera calidad.-

El gobierno quiso aplicar en este partido la misma metodología que utiliza para el funcionamiento del estado provincial con el ahorro que hace con los “becados”, contratando personal precarizado,, o con sueldos en negro y de bajo costo, con los contratados en salud, educación, documentación rápida, registro civil, desarrollo social etc.

Acostumbrado a “ahorrar” con el trabajo mal pago del personal, a quienes con engaños y ardides les exprime y explota casi indefinidamente hasta que estallen, también quiso ahorrar para asegurar sus ganancias con la provisión de materiales de dudosa calidad para la transmisión de energía. Se olvidó que la máquina no da plusvalía. Las máquinas funcionan con una resistencia fija, exacta. Si se lo sobrecarga o supera su capacidad, se planta, para inmediatamente o se destruye pero no funciona más.

Los organizadores sólo piensan en ganancias rápidas, y por eso todo salió mal. Burdamente plantearon que la culpa la tuvo un trabajador, o una araña pollito. Nunca se hicieron cargo.. Nada dicen de la decepción que produjeron en una parte importante de nuestro pueblo, que buscaba en este partido un momento de alivio y alegría en este tiempo de miseria y dolores.

Muchos se sorprendieron de la pasividad y la tranquilidad con que enfrentamos esta nueva frustración a la que nos sometió el gobierno. Pero deben saber que el vaso se está llenando. Por abajo está todo claro, todos sabemos quienes son los responsables verdaderos de esta situación. Nos vamos encontrando, superamos las diferencias y el aislamiento, sumamos fuerzas. La organización de los trabajadores y el pueblo que cada vez es mayor, es la verdadera solución en el deporte y en la vida toda. Poner por delante los intereses y las necesidades de las mayorías y no las ganancias de unos pocos funcionario y empresarios sin escrúpulos.

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3337