«

»

Oct 08 2012

Imprimir esta Entrada

El Centro Mandela sostiene que la desocupación real es de dos dígitos

Según el Indec es del 0,4%

 

 

El Centro de Estudios Nelson Mandela difundió un documento en el que analiza las cifras oficiales sobre desempleo y pobreza, y allí considera que la desocupación real en la provincia no es inferior al 1% como afirman las estadísticas oficiales procesadas por el Indec en base a datos recogidos enel Gran Resistencia, sino que se ubica en una cifra de dos dígitos. “Estimamos que existen 84.000 personas desocupadas, lo que constituye un real fenómeno colectivo que motoriza la exclusión y la marginalización social. La tasa de desocupación efectiva sería mucho más alta si no estuviera atenuada por el crecimiento constante del empleo público, los programas sustitutivos de empleo y planes sociales especiales, dirigidos fundamentalmente a las familias cuyos jefes no tienen trabajo regular y permanente, en blanco o en negro”, afirma la ONG que coordina Rolando Núñez.

Retraso salarial

Según la organización, en el Chaco “en el curso de los últimos años se ha producido una extraordinaria expansión del empleo público, que hizo que el Estado chaqueño sea el gran empleador. Mensualmente perciben sus ingresos 104 mil personas o más, considerándose el estado provincial y los municipios, comprendiéndose al personal de planta permanente y el personal transitorio, que son los contratados de servicios, contratados de obra, jornalizados, conveniados con Nación y becarios”.

“En 5 años la Presidente CFK incorporó al Estado 54 mil agentes, según refieren los medios nacionales. En 4 años de gestión, Capitanich hizo ingresar al Estado provincial un número estimado de 20.000 agentes, mayoritariamente temporarios. La comparación parece odiosa, pero es útil porque pone al descubierto el modelo de gestión local, y que se tomó al Estado comobolsadeempleoy devolución de favores”, plantea.

A esto suma un retraso sala¬rial que expone señalando que desde la salida de la convertibi¬lidad en 2002 los ingresos por coparticipación federal se incre¬mentaron el 1.039 %, según la ejecución de recursos que informara la Contaduría General del Chaco. En el mismo período, el sueldo mínimo vital y móvil (SMVM) aumentó el 1.235 % (pasó de $ 200 a $ 2.670). En igual lapso, el sueldo básico del maestro de grado aumentó el 869 % ( pasó de $ 222 a $ 2.151), y el sueldo básico del agente de policía aumentó el 655% (pasó de $ 199 a $ 1.503)”.

“Resulta evidente, entonces, que la situación de conflictividad permanente de los trabajadores del sector público, con huelgas y movilizaciones que afectan a todos lo s poderes y organismos del Estado, no derivó fundamentalmente de la falta o de la insuficiencia o de la reducción de los recursos públicos. Por el contrario, lapolíticay los programas de nuevas asignaciones de los recursos a otros fines, objetivos o propósitos ha generado la política de ajuste salarial y de conflictividad generalizada en Chaco, que se sumó a la falta de conducta presupuestaria que hizo que creciera incesantemente el gasto público improductivo”, añade.

En cuanto a los beneficiarios de planes sociales en la provincia, dice que “es un dato incierto para la opinión pública, pero se estima que la cifra oscila en 68.000 personas, que figuran como ocupados para el Indec, con lo cual alteran sustancial- mente la tasa de desocupación”.

Pobreza e indigencia

El Centro Mandela también cuestiona las mediciones del Indec sobre pobreza e indigencia, en función de que las estadísticas oficiales hablan de sólo un 5,6% de pobres entre los habitantes de la provincia, algo que la ONG califica como “ver¬daderamente increíble porque no tiene la menor posibilidad de reflejar la realidad”.

“A junio de este año estima¬mos que el 32 % de la población de Chaco se encontraba por debajo de la I ínea de pobreza y el 11 % por debajo de la línea de indigencia. Para llegar a tales valores tomamos en cuenta la tasa de desocupación real y abierta, los montos promedios de de las sumas que pagan por los planes sustitutivos de em¬pleos y de los restantes progra¬mas especiales, los promedios de los salarios de los sectores públicos y privados, que traba¬jan en blanco y en negro y, por último, los valores reales de la canasta básica familiar (línea de pobreza) y la canasta alimenta¬ria (línea de indigencia), a valo¬res promedios de góndolas y servicios tarifados a precios por consumos promedios”, indica el informe citado.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3304