«

»

Oct 08 2012

Imprimir esta Entrada

ARGENTINA: Manipulación de datos en el INDEC y su impacto en la medición de pobreza e indigencia

En una conferencia de prensa realizada en la sede del Consejo Directivo Nacional de ATE, se presentó un nuevo documento elaborado por la Comisión Técnica integrada por los trabajadores del INDEC. El estudio es sobre la manipulación de datos en relación a la medición de la pobreza e indigencia en el país.

Los trabajadores del INDEC han venido denunciando desde el 2007 la manipulación de las estadísticas públicas, el desmantelamiento del organismo y el hostigamiento a sus trabajadores. En ese contexto, la Comisión Técnica de ATE-INDEC ha elaborado numerosos documentos para desnudar la magnitud de esa manipulación. Se presentó ahora un nuevo documento referido a los datos de Pobreza e Indigencia. Al comenzar la conferencia de prensa, el Secretario General del CDN, Julio Fuentes, puso énfasis en la importancia del Instituto para nuestro país y agregó: “Es un deber estar acá, defendiendo lo que para nosotros es el rol del Estado en la Argentina, que es dar a luz el dato crudo de la realidad, la verdad. Si no se le dice a la población en qué situación estamos, es difícil que la sociedad pueda defenderse. Frente a un Estado que le miente a la gente, nosotros los trabajadores venimos a decirles la verdad”.

Por su parte, Marcelo Rosenzveig, Delegado General de ATE en el organismo, manifestó: “Hace cinco años y nueve meses, cuando desembarcó la intervención en el INDEC, decíamos que si tocaban un programa como el IPC, íbamos a tener repercusiones en áreas como la pobreza y la indigencia. Venimos a plantear, una vez más, que teníamos razón”. El delegado además dijo: “Queremos hacer una reflexión, respecto al tema de los seis pesos con los que supuestamente pueden vivir cuatro integrantes todos los días: La prensa no tomó esos datos de un informe nuestro, sino de los datos de la intervención. También, que se habla mucho del FMI: Nosotros siempre dijimos que no queremos saber nada con los fondos buitres, con las consultoras privadas y mucho menos con el FMI. Al FMI lo trajo la intervención cuando, hace dos años, cinco universidades, entre ellas la UBA, realizaron un informe lapidario sobre la situación del INDEC.

Cynthia Pok, ex directora de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) explicó: “El objetivo del presente documento es mostrar, contrariamente al planteo de la intervención, la magnitud de la pobreza e indigencia en esta etapa. También la magnitud de la manipulación: Desaparecen metodologías, precios, canastas regionales y pobres. El documento reseña cómo se enfoca la pobreza e indigencia. La medición implica dos valores y un método. Los valores son la canasta básica necesaria y los ingresos de la población. El método implica que en cada hogar se haga una medición en función de la edad, sexo y la cantidad de personas. Se fija entonces el tipo de canasta para cubrir la pobreza o indigencia, y el ingreso que se necesita para ello”.

Pok además dijo: “Cotejamos los ingresos que publica la intervención en la web, con la canasta que venimos trabajando en el INDEC desde siempre. Para la pobreza e indigencia, armamos tres alternativas. Una, con la canasta tradicional, pero con precios corregidos. Ésta indica que frente al dato oficial de la intervención que dice que hay 6,5% de pobreza, la nuestra indica 18%. En términos de indigencia, el 1,7% indica el índice oficial, y 4% el nuestro. Con una canasta más inclusiva, la pobreza en vez de ser 6,5%, es de 37,4%. Y la indigencia del 9,3%”.

“Para dimensionar estos valores de porcentaje de pobreza, estamos hablando de cifras similares a las poblaciones de la ciudad de Córdoba y Buenos Aires sumadas. Este es un ejercicio moderado, con la estructura de la intervención, los ingresos de la intervención, pero con correcciones. Tratada de la misma manera, pero con una canasta más inclusiva, estaríamos hablando de 9.429.000 de pobres y de 2.457.000 indigentes”, agregó la compañera.

“Quiero aclarar que estos resultados son para el segundo semestre de 2011. En el año 2011 las mediciones oficiales de los 31 conglomerados urbanos subestiman la cantidad de pobres e indigentes. Todas las estadísticas no oficiales duplican la indigencia y triplican la pobreza. En el Gran Buenos Aires, estas cifras ampliadas alcanzarían el nivel de pobreza de mayo de 1994. Estas prácticas que manipulan la información oculta poblaciones de riesgo. Por último, que Abal Medina se comprometió a frenar los hostigamientos contra los trabajadores del INDEC y su precariedad, herramienta que utiliza para condicionar a los trabajadores”, cerró Pok.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3295