«

»

Sep 25 2012

Imprimir esta Entrada

Bioquímico hizo una dura radiografía de la Salud en el Impenetrable

Falta de agua, pocos médicos y caminos intransitables

José Chervaz, bioquímico que se desempeña en El Sauzalito contó las vicisitudes que tiene que atravesar a diario en esa zona del Chaco. Criticó la falta de agua potable, la escasez de profesionales de la Salud y las promesas incumplidas.

“El Impenetrable es un lugar muy duro, se ven cosas que no están en los libros”. José Chervaz, trabaja en Salud Pública, es bioquímico, pero también hace las veces de chofer, ayudante de partos y todo lo que haga falta en el hospital de El Sauzalito, en la punta norte del Chaco. Lamentó la falta de agua potable en un lugar que está pegado al río y señaló que El Impenetrable siempre fue un trampolín para todos los políticos que pasearon sus promesas por ahí, pero que nunca se traducen en una solución de fondo a los problemas.  “Si bien yo soy nacido en San Martín, toda mi vida, desde los 10 años viví en Villa Ángela, la plata para poder estudiar salió del trabajo de mis padres en Villa Ángela. Y uno siempre lo que quiere es devolver a la comunidad esto prestando mis servicios. Me fue negado y quería desarrollarme en lo que estudié porque me gusta, me apasiona la salud pública más que lo privado, entonces me dijeron que presente mis papeles y si estaba de acuerdo en venir a El Sauzalito, que pruebe porque era difícil”, contó Chervaz en declaraciones a Fm En Contacto, de Villa Ángela.

 “Me largué, me vine. Estuve seis meses solo, aislado, viviendo en una pieza donde ponen a los tuberculosos acá en el hospital con la promesa siempre que para los profesionales habría casas para venir a esta zona, nunca lo hubo hasta los 6 meses que después vino mi familia, mi hija vino con un año y mi esposa”, relató. “Es un lugar muy duro, se ven cosas que no se ven en los libros, se hace de todo, desde manejar una ambulancia, laboratorio, asistir en los partos, etcétera”, señaló.

 En cuanto a su trabajo, Chervaz comentó que el centro de atención más cercano “está a 110 km por caminos que son muy poco transitables. Para tener una idea: hace 25 años atrás habían 4 o 5 docentes, 4 médicos, y bioquímico, una odontóloga; hoy 25 años después hay cerca de 400 docentes, tres médicos, dos bioquímicos y dos odontólogos, es decir, salud pública cero prioridad. Eso es poco. Realmente hace falta. El hospital es lo único que tenemos, yo me atiendo en el mismo hospital donde trabajo y hay veces que no podes solucionar los problemas y estás a 300 km para derivaciones que cuando llueve se hace imposible salir”, indicó.

 “Duele que siempre sea del centro a la periferia, y nosotros estamos muy en la periferia, entonces las cosas siempre llegan o tarde o no llegan, eso es una inequidad que a mí me molesta mucho”, añadió.

Falta de agua, a metros del río.

Teniendo el río Teuco a pocos metros, la situación que cuenta es casi increíble. “Yo estoy viviendo a cuatro cuadras del río Teuco, un río enorme. La planta de agua está a 50 metros del Río, pero nosotros no tenemos agua”, sostuvo.

 “A nosotros nos trasladan agua en camiones, en unos tanques, el que puede se hace una cisterna, eso tiene una incidencia directa en el sistema de salud, porque las diarreas que se producen son producto del agua, si vos das agua potable teniendo un río a metros del pueblo, la incidencia de los casos de diarrea serían mucho menos lo que bajaría los costos de salud pública. Pero bueno son cosas que yo no las puedo entender, y hay que vivir acá con todo eso, son cosas difíciles de explicar”, afirmó.

Épocas electorales.

“Cuando hay épocas electorales vas a ver desfilar radicales, peronistas, vienen a sesionar, a ver los defectos de los otros para sacárselos en cara, es más de lo mismo, pero pasado eso nunca más se interesan”, lamentó Chervaz. “Fue el caso de la comisión de salud de los radicales que antes del 2010 los tenías todos los días y después desaparecían, como pasan también con los funcionarios de la rama de salud pública, no viven en el lugar, entonces estar a 700 km y venir una vez cada tanto, no es igual, otra cosa es vivir acá, hacer uso del hospital de acá”, contó.

 “Creo que si se atenderían acá, comerían y tomarían lo de acá, la salud pública no estaría como está, pero como no lo usan entonces siempre la prioridad va para otro lado y se hace política con todo”, cuestionó.

 Para Charvez, El Impenetrable “es un trampolín político” para muchos dirigentes, sobre todo en épocas electorales. “Lástima que usan necesidades extremas, así también los pueblos originarios, pero no hay ninguna solución de fondo en las cosas, siempre son soluciones para tapar un hueco para evitar que se desparrame a nivel periodístico, a nivel nacional, pero es más de lo mismo, por eso da mucha bronca cuando vos sos partícipe y usuario del sistema”, contó.

 “Tendría que haber de 7 a 10 médicos acá para que funcione bien, hay 3. Es imposible que funcione bien esto cuando no hay parte humana, inversiones que no van acompañadas de la parte humana”, remarcó José.

 “En Castelli pasa lo mismo, un hospital inmenso, grandísimo, una obra extraordinaria, que eso va a quedar, pero hay que sumarle la parte profesional. Para sumarle la parte profesional, hay que pagar lo que merece cobrar un profesional, más cuando tiene una especialización, dice Chervaz en un reclamo que se extiende a toda la provincia del Chaco, incluso en Villa Ángela mismo”, expresó.

 Charvez denunció que hay muchas promesas incumplidas para los profesionales que se desempeñan en El Impenetrable. “Los profesionales que estamos en El Impenetrable, yo hace dos años que soy de planta, no cobramos zona desfavorable, no cobramos insalubridad, y es el tercer llamado a concurso que hace Chaco en todo el país prometiéndole todos los beneficios que son derechos adquiridos, pero no vienen porque están cansados de las mentiras”, indicó.

 “Los políticos vienen una hora, en vehículo oficial, nadie pone su vehículo acá, entones así es fácil. Hay que sentirse parte del lugar, hacerse carne para que las cosas mejoren, pero a 700 km con aire acondicionado, es todo mucho más fácil”, señaló.

 Además destacó que “sin hablar del atraso profesional que tiene uno acá, porque salir a hacer cursos es más que difícil, yo estoy en la edad de hacer el máximo esfuerzo para dejar algo a mi familia, yo le pongo todo, todos mis conocimientos, porque como les hago el análisis a un desconocido, a un aborigen, le hago el análisis a mi hija, porque me tocó varias veces y con lo que hay y te termina doliendo porque somos chaqueños, porque somos parte del Chaco, parte de la Argentina, y siempre se mira para este lado con otra visión, siempre tratando de sacar algún tipo de rédito,” concluyó Chervaz desde el Sauzalito.

Fuente: Villa Ángela Hoy

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3202