«

»

Sep 25 2012

Imprimir esta Entrada

Alcaidía: sólo por horas, trasladaron de urgencia al joven con problemas mentales

Se trata de Alejandro Flores, que padece esquizofrenia y estaba recluido en la Alcaidía. El Juzgado de Ejecución Penal N° 2 dispuso su internación en la Comunidad Terapéutica de La Eduvigis. Se cumplió la orden pero por la tarde volvió a ser trasladado a la Alcaidía por motivos que se desconocen.

 Luego del caso denunciado por el Centro de Estudios Nelson Mandela acerca del joven de 20 años que padece problemas mentales y esquizofrenia y se encontraba recluido en la Alcaidía de Resistencia, el Juzgado de Ejecución Penal N° 2 resolvió su traslado “de urgencia” hacia la Comunidad Terapéutica La Eduvigis en el interior provincial a través del Oficio 308/12. No obstante, anoche el abogado de la familia, José Ballesta, informó a Primera Línea que lo volvieron a trasladar a la Alcaidía, sin que se sepan aún los motivos de la decisión.

 Cabe recordar que Flores tiene una orden judicial de internación que consiste en una medida de seguridad curativa y educativa, que no era respetada porque se encontraba recluido en la cárcel sin contar con la asistencia adecuada. Esto provocó que los representantes legales del Centro Mandela presentaran un hábeas corpus en el Juzgado de Ejecución Penal N° 2 a cargo del doctor Juan José Cima para que se lo saque de allí de forma inmediata.

Finalmente, la audiencia se realizó el jueves pasado, en la cual el Centro Mandela planteó que quienes cometieron el acto lesivo fueron la Justicia y el Servicio Penitenciario y solicitaron ampliarlo también a un representante jerárquico, ya que el caso de Flores no sería el único caso de alguien recluido donde no corresponde.

 Ayer, a menos de una semana de que se haya presentado dicha denuncia, se pudo resolver la situación del joven de 20 años que también padece de una adicción a las drogas.

 A la audiencia asistieron: el comisario inspector Jorge Ramón Ibarola (1º jefe Alcaidía de Resistencia) del Servicio Penitenciario Provincial; el oficial principal Walter Ariel Bagatoli (2º jefe Alcaidía de Resistencia), representante legal Isaac Wichnivetzky, la licenciada María Paula Lobelos (psicóloga del SPP), Rosario Lanteri (médica clínica de Alcaidía), Alejandro Moisés Flores junto a su madre Antonia Acosta patrocinados por el abogado José Ballesta.

Los representantes del Servicio Penitenciario leyeron un informe donde manifestaron que estaba siendo contenido por la asistente profesional de psicología y la médica, pero se supo que Lobelos no lleva el tratamiento de Flores, sino una persona de apellido Moreno Rosseti, (que renunció hace poco tiempo atrás). Tras esto fue asistido por Oriana Fleitas y Lobelos manifestó que solamente tiene conocimiento del caso a través de los ateneos que realizan los profesionales.

 En tanto que la asistencia psicológica de Flores era brindada dentro de la Alcaidía, pero carecía de una atención psiquiátrica, por lo que era derivado al hospital Perrando, lo cual también significaba el incumplimiento del tratamiento.

 Según se pudo saber, se había pensado que Flores podría ser trasladado a un centro neuropsiquiátrico recientemente inaugurado en Barranqueras para dar cumplimiento con la medida de seguridad curativa y educativa: no obstante, ayer cerca del mediodía finalmente se resolvió su traslado a La Eduvigis, lugar en el que estuvo solamente algunas horas, disponiéndose luego su traslado a la Alcaidía nuevamente.

Otros casos más

El caso de Flores se dio a conocer apenas hace un par de semanas, tras la denuncia efectuada por el Centro Mandela y que tuvo su resonancia no solamente porque el joven no debería estar allí, sino también por dejar en evidencia las deplorables e inhumanas condiciones en las que se encontrarían los internos.

 Se debe mencionar también el reciente informe que elaboró el Comité Contra la Tortura y los Malos Tratos en el cual se dan cuenta de las pésimas condiciones edilicias de la Alcaidía de Resistencia.

 De hecho, se supo que él estuvo presente durante el incendio producido el 26 de junio pasado dentro del Pabellón N° 6 de la Alcaidía y hace dos semanas atrás su madre denunció que se encontraba en las celdas de castigo.

En el juzgado donde se presentó el habeas corpus, el SPP reconoció que hay cinco personas más alojadas al igual que Alejandro Flores.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3194