«

»

Sep 17 2012

Imprimir esta Entrada

Puerto de Barranqueras: una realidad que preocupa a todos

A pesar de los anuncios oficiales

La bajante ya no permite el arrime de embarcaciones al muelle. Los buques decarga solo ingresarían con la mitad de la capacidad de sus bodegas. La delicada situación, provoca pérdidas al sector productivo y el estado provincial.

Sin el objetivo de bucear en posibles errores y falsedades, y ante el estado actual de operabilidad que muestra el Puerto de Barranqueras debido a la pronunciada bajante del río Paraná, la asignatura pendiente de su puesta en marcha definitiva es acrisolada por algunas informaciones oficiales que trascendieron públicamente en los últimos 14 meses.

Dragados.

En el año 2009, el hidrómetro del Puerto de Barranqueras medía la altura del riacho en 1,90 mts. y la determinante – es decir, la altura necesaria para el transporte de cargas – era de 8 pies de calado. Hoy, con una marca de 2,50 mts., la determinante vuelve a dar 8 pies para buques y barcazas. Esto, determina claramente que durante los últimos tres años hubo una constante sedimentacion de limo por falta o ineficiencia de dragado o mantenimiento adecuado del riacho.

Anuncios que no se concretan.

El jueves 7 Julio 201, el interventor del Puerto de Barranqueras y el entonces presidente de la Cámara de Comercio Exterior del Chaco, Luis Ocampo, se reunieron en Buenos Aires con el titular de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación, Ricardo Luján.

En ese encuentro, el funcionario nacional – según lo consignó la prensa oficial – estimó que “la ampliación de la concesión, permitiría a Hidrovía S.A. encargarse del mantenimiento del riacho Barranqueras, la que podría estar definida hacia fines de año”. Asegurándose que “el gobierno nacional garantizó el dragado” en este curso vital fluvial para la economía chaqueña.

Actualmente, el cargo de Luján es ejercido desde hace algunos meses por el ingeniero naval y mecánico Horacio Tettamanti.

Pero también, en el atardecer del miércoles 29 Febrero de este año y en teleconferencia con la presidenta de la Nación, se anunciaba que el gobernador Capitanich “inauguró las obras de balizamiento, señalización y dragado que se ejecutaron en la Hidrovía Paraná – Paraguay”. Y que “estos trabajos permitirán la navegabilidad plena en el Puerto de Barranqueras”. En ese acto, el primer mandatario estimó que la estación fluvial chaqueña que “en el 2008 transportaba 200 mil toneladas, llegue en el 2012 a transportar 700 mil toneladas de cereales”.

Pasaron casi siete meses, y sin novedad del dragado.

Dos miradas diferentes.

En una nota publicada por CHACO DIA POR DIA el lunes 3 de septiembre, el administrador del Puerto de Barranqueras, Roberto Benítez, defendió su gestión y sostuvo que en el año 2011 el puerto movió 600.000 toneladas de productos. Dos días después, desde el Centro ‘Nelson Mandela’, le señalaron a través de un documento que, en realidad, éste apenas había operado unas 30.000 toneladas en el muelle fiscal, “dado que lo demás movimientos fueron de areneras y de cerealeras privadas que no operaron en la zona portuaria, que no ocuparon personal ni utilaje del Puerto”.

Benítez, en la nota referida, ponderó las inversiones realizadas por el gobierno en la estación fluvial afirmando que las mismas estaban en marcha. Pero también dijo que se llamaría a licitación pública para el dragado del riacho, algo que no se realizaba desde hacía 10 meses.

Y admitió que los cambios administrativos que se generaron en la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, a partir de su paso hacia la órbita del Ministerio del Interior, generó una demora en la realización del dragado que fuera anunciado – en teleconferencia con la Presidenta – en febrero de este año.

La recuperación del Puerto.

Todaslas miradas están dirigidas hacia la Casa de Gobierno porque sólo allí está la ‘llave’ que permitiría rescatar a la estación portuaria de su retroceso que lleva muchos años. Mientras algunos usuarios y expertos consideran una “inviabilidad” para su funcionamiento óptimo; otros consideran que -si se dispone de un alto financiamiento estatal o privado adecuadamente organizado – es posible su recuperación.

Pero, en este último caso, las obras – sí o sí – deben incluir todo el despeje de miles de metros cúbicos de bancos de arena con vegetación en la boca norte del riacho Barranqueras, junto con importantes obras complementarias de dragado a lo largo de su curso. Sin dejar de considerar, también, el ‘estrechamiento’ que también se da en la desembocadura sur y que dificulta la entrada y salida de buques y barcazas.

“Si el río no tiene ‘velocidad’ de norte a sur, el depósito incensante de sedimento no se detiene”, dijo con toda claridad un técnico holandés – hace pocos días – a un empresario chaqueño.

Señalan obras necesarias e inmediatas en el muelle.

En el documento del Centro Mandela del 5 de septiembre último, también se observa el actual estado estructural del muelle. “La bajante del riacho permite observar los pilotes de hormigón que muestran ciertos deterioros que ponen en evidencia la posible fatiga de los materiales utilizados para su construcción. Aprovechando que el pié de muelle está totalmente expuesto por la bajante, debería efectuarse un relevamiento integral de la estructura de apoyo y sostén”, reza el escrito.

Rodolfo “Pocholo” Mancuello

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3140