«

»

Sep 04 2012

Imprimir esta Entrada

INESPERADAS Y FRUCTIFERAS CONFESIONES PORTUARIAS

Puerto Barranqueras

El administrador del Puerto de Barranqueras, Roberto Benítez, defendió su gestión. Dijo a Chaco Día por Día que en el 2011 el puerto movió 600.000 toneladas de productos, cuando en realidad apenas operó 30.000 toneladas en el muelle fiscal dado que lo demás movimientos fueron de areneras y de cerealeras privadas que no operaron en la zona portuaria, que no ocuparon personal ni utilaje del puerto. Benítez también ponderó las inversiones. Afirmó que están en marcha y adelantó que se llamará a licitación pública para el dragado del riacho. Sostuvo que no se oculta ninguna información, sino que todos es comprobable.

 

Comenzó a admitir

Es positivo que el administrador comenzara a admitir que el puerto tiene graves falencias. Hasta ahora no lo había hecho; por lo tanto, se ha dado un avance interesante. Reconoció que hace más de 10 meses que no se draga. En realidad, el plazo es mayor y comprende parte del segundo semestre del año pasado. Por añadidura, tácitamente está de acuerdo que el puerto no opera en toda su potencialidad desde hace bastante tiempo. Por lo tanto, produce considerables pérdidas.

El puerto es una unidad muy deficitaria, con instalaciones y utilerías obsoletas y ociosas que inciden en el escaso movimiento portuario, lo que naturalmente acarrea costos que generan un déficit creciente en su débil economía. De cualquier manera, es importante que el administrador haya reconocido implícitamente que el puerto no funciona bien y que continuará funcionando mal durante bastante tiempo más. Por lo tanto, el gobierno provincial debería rediseñar el manejo y funcionamiento del puerto, aunque aquellos que conocen el tema, especialmente los expertos, plantean su inviabilidad porque el gradual deterioro e ineficiencia que acumula obedece a múltiples causas que serán difíciles de ser revertidas, aunque vengan las inversiones privadas anunciadas que nunca llegaron. Para que el puerto funcione aceptablemente se necesita de un gran financiamiento que sea muy bien organizado, que sea continuo y constante, de la mano de un excelente y moderno know-how.

Crisis en el utilaje y en el dragado

Algunos sectores vitales del puerto están amortizados. Como no fueron sustituidos al finalizar sus vidas útiles, forman parte de las instalaciones deficientes o inútiles que contribuyen al predominio de lo serios problemas operativos. De las antiguas grúas, la mayoría de ellas herrumbradas por la falta de uso desde hace varios años, solamente operan dos que mueven pocas toneladas. Las nuevas grúas adquiridas son importantes, aunque fueron mal emplazadas. Continúan sin ser nacionalizadas; por falta de recursos no se pagaron las tasas correspondientes por lo que continúan en tal situación desde que fueron importadas. Por tal razón, no deberían ser utilizadas; sin embargo, cuando se la emplazó se abrió el anclaje en el pié del guinche porque no resistió la prueba de carga. Se produjo una desviación de medio centímetro cuando verticalmente levantaron un vagón con cuarenta toneladas de arena. Además, parece inseguro el pié de muelle donde fueron emplazadas las dos grúas nuevas. La bajante del riacho permite observar los pilotes de hormigón que muestran ciertos deterioros que ponen en evidencia la posible fatiga de los materiales utilizados para su construcción. Aprovechando que el pié de muelle está totalmente expuesto por la bajante, debería efectuarse un relevamiento integral de la estructura de apoyo y sostén.

Otro error de inversión fue la compra del tractor porta contenedores dado que su funcionamiento insume 80 litros de euro diesel por hora, por lo que su utilización es casi inviable. Tampoco debería utilizarse, aunque se lo está haciendo, dado que no ha sido nacionalizado. Las cuatro barcazas de 700 toneladas que se compraron son inservibles. No cuentan con habilitación de Prefectura porque carecen de tapas. Están sin uso, fondeadas. Tres de ellas en el muelle de la Junta de Granos y la restante en el muelle del Puerto de Barranqueras. Figuran a nombre del Colono S.A. Ha sido una pésima inversión.

La embocadura del riacho está estructuralmente afectada por el avance de un banco de arena con vegetación, que progresa frente a la punta norte de la Isla Santa Rosa. Buena parte del resto del canal de ingreso está invalidado por otros bancos de arenas que son visibles por la bajante del río. Los buques medianos y grandes ya no ingresan por la embocadura. La desembocadura del riacho también se ha estrechado, lo que dificulta las entradas y las salidas de los buques y de las barcazas. Deben desarmarse los convoyes, lo que produce grandes dificultades operativas y pérdidas económicas. El dragado ha resultado un gran negocio. Casi nunca funcionó bien. Si se quiere comprobar las irregularidades, una batimetría serviría para ello.

Las inversiones imaginarias

Un breve balance pone al descubierto que las inversiones anunciadas no se concretaron. En octubre de 2008 se publicaba que exportadores invertirían 70 millones. Se anunció que Trade Baires montaría una terminal multipropósito que generaría 50 puestos de trabajo, lo que no se concretó. En octubre de 2009 se publicó que regresaban operadores. Que la terminal biocentral recibió un galpón. Dijeron que se apostaba a consolidar un transporte fluvial permanente. Prometieron una gran operatoria comercial utilizando el corredor bioceánico. Todo quedó en anuncios. En enero de 2009 se difundió que la multinacional Louis Dreyfus invertiría en el puerto. Comprometieron comercializar mercaderías para el mundo. Hasta ahora tampoco se concretó. En febrero de 2.012 el gobierno habló de que se había reflotado el puerto gracias a las inversiones realizadas. Publicaba que con un incremento de las cargas, además de asegurar la fabricación de 20 barcazas en Tandanor, se generaría una capacidad de transporte mensual de 100.000 tns, con lo cual la operación sería de alrededor de 1 millón de toneladas con barcazas propia. La constante es que todas fueron inversiones imaginarias, que no tapan la realidad.

Movimientos

Basta mirar el puerto para reconocer que no son reales los datos y números informados por el administrador. Sería óptimo que hubieran movido 600.000 toneladas en el 2011; pero no fue así. En el muelle no se cargaron y no se descargaron esa extraordinaria cantidad de toneladas de productos. Pero como se continúa repitiendo este dato erróneo o falso, correspondería que se brinde un detalle de tipos, clases y cantidades de cada mercadería que se movió en el puerto en el 2.011 para totalizar las 600.000 toneladas. Deberían discriminar los productos por rubros y cantidades, comprendiéndose unicamente los que fueron movidos con utilajes del muelle fiscal. De esta manera se desnudaría el error o la falsedad de la información repetida hasta ahora por la administración del puerto.

La prueba reveladora

En el muelle de la Junta de Granos se encuentra amarrada una barcaza que cargó cereales y que no puede salir al Río Paraná por la falta de profundidad del Riacho Barranqueras. Hace varios días que está inmovilizada.

El buque Puerto Posadas dio vueltas por la zona sin poder descargar el combustible en el muelle de YPF. Esta nave no pudo descargar. Se acercó al muelle principal del puerto. Solo pudo llegar a 20 metros del amarre. Después no pudo girar por el escaso radio de ancho del riacho. Debió navegar marcha atrás, con el consiguiente riesgo y daño que ello causa en hélices y otros elementos del barco.

 

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3058