«

»

Sep 02 2012

Imprimir esta Entrada

Alertan que el puerto de Barranqueras maneja pocas operaciones y es deficitario

El Centro de Estudios Nelson Mandela a través de un documento salió a advertir los problemas estructurales del puerto de Barranqueras, que dejan al descubierto el “mal funcionamiento y su carácter netamente deficitario”.

En este sentido el coordinador del centro de estudios, Rolando Núñez, explicó que “al día de hoy el puerto carece de operatividad que merezca ser considerada a pesar de que el nivel del riacho Barranqueras es casi óptimo si atendemos que el hidrómetro marca 9/10 pies de calado, que representan 3 metros de profundidad. Sin embargo, el puerto de Barranqueras tiene 8,5 pies en su muelle, lo que comprueba la inconsistencia del sistema de dragado”.

Alerta que la situación es aún más grave en el muelle de Cargil que “apenas cuenta con 6 pies de profundidad en su muelle, lo que hace que 5 barcazas no puedan salir a la vía superior. La Junta Nacional de Granos apenas cuenta con 8 pies y el muelle de YPF está con idénticas complicaciones operativas”.

Ante este panorama Nuñez sostiene que “queda en evidencia las grandes fallas del sistema de dragado en el Riacho de Barranqueras. De esta manera, se expone al Estado provincial a una situación concreta de conspirar contra los intereses vinculados con la salida y la llegada de los productos que son indispensables para generar y mantener actividades y rentabilidades en las actividades productivas del sector privado, aunque diariamente el gobierno pondera millonarias inversiones en infraestructura y en instalaciones para promover la economía local”.

Los cuestionamientos

Hace un mes en un informe denominado “Puerto Muerto” el centro de estudios hablaba de las complicaciones y daba cuenta que “el administrador del Puerto Barranqueras ensayó la defensa de su gestión, con un esquema que ha sido verdaderamente pobre. El puerto funciona mal, tiene muy baja productividad y genera un fuerte déficit público que financiamos los chaqueños”.

También alertaba que “el sistema de dragado es altamente deficitario y extremadamente costoso a pesar de los escasos resultados logrados a mediano y largo plazo, sin que consideremos para ello las bajantes del riacho. Todo esto se sintetizó en el escaso volumen de productos operados en el puerto, que ha puesto en descubierto los vacíos de la publicidad y de la propaganda oficial”.

Pocas operaciones

El documento explica que el mal funcionamiento del sistema de grúas pasa a segundo plano si se considera que desde hace bastante tiempo que “casi nada se opera en el puerto” porque en el muelle fiscal, salvo la cerealera privada allí instalada y que ocupa un espacio para otras actividades propias, “no se comercializan mercaderías en volúmenes significativos. Esto es así por más que el gobierno niegue esta realidad”.

Asimismo afirma que “infructuosamente trató de defenderse el administrador señalando que el dragado se ejecuta y se administra correctamente. Esto no es así, el dragado ha sido un constante engaño. Es una falencia de esta administración y de las anteriores, extendiéndose la irregularidad desde el traspaso de los puertos a las provincias. Sin embargo, todos los gobiernos se llenaron la boca hablando de las bondades del dragado que hacían, pero la realidad muestra que poco a poco el puerto es cada vez menos operable”.

Los datos

Núñez también puso en duda los datos que se aportan respecto del movimiento en el puerto asegurando que “basta mirar el puerto para reconocer que no son reales los datos, números y medidas relacionadas con las supuestas bondades del dragado que señala el administrador como realizado durante su gestión. Salvo la empresa cerealera privada que está en el playón, el puerto está muerto. No mueve casi nada. Es totalmente deficitario desde el punto de vista económico y financiero”.

“Los comercializadores de carbón tuvieron que llevar su carga al puerto de Corrientes por la bajante del río y por falta de calado para operar con las consiguientes pérdidas que ello ocasionó”.

Las inversiones

Por otra parte reconoce que “a las dudosas inversiones efectuadas y anunciadas, se suma el proyecto de ley remitido por el Poder Ejecutivo para contraer un endeudamiento de 125 millones de pesos destinados a la capitalización de la Compañía Logística del Norte (Colono SA), para comprar 180 vagones, 3 locomotoras, 3 buques remolcadores y 55 barcazas para brindar servicios de transportes de productos desde las plantas acopiadoras hasta la terminal de carga ubicada en el complejo de Puertos de Barranqueras y Vilelas”.

“En definitiva, se podrán planificar millonarias inversiones, o por lo menos anunciarlas, aunque luego no se concreten, para que el puerto tenga una logística adecuada.

Pero si la vía navegable no está en condiciones y no se planifica una correcta gestión, el puerto continuará sin funcionar en todo su potencial. Si a ello agregamos que está sobre un brazo que implica desarmar convoyes de barcazas para operar, con el consiguiente mayor costo y demora, será imposible un eficiente funcionamiento del puerto”.

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=3053