«

»

Ago 24 2012

Imprimir esta Entrada

“No es posible el consenso entre el zorro y las gallinas”, advierten ambientalistas

Fundación ambientalista Encuentro por la Vida, advierte que propuesta del gobierno para ampliar Consejo del Ambiente con sectores económicos y productivos “no es inocente”.

Ramón Vargas

 A través de un comunicado que lleva la firma del presidente de la Fundación Encuentro por la Vida, Cultura y Democracia Ambiental, Ramón Vargas, la entidad ambientalista señala que la necesidad de ampliar la composición del Consejo Provincial del Ambiente, como plantea el gobierno, con la incorporación de representantes de sectores económicos y productivos, “cambia sustancialmente” los principios establecidos por la ley.

Además, observa que la anunciada inauguración de un Parque industrial en Barranqueras, “que no cuenta con ningún estudio de impacto ambiental”, quedará al lado del futuro Hospital de Barranqueras.

A continuación se trascribe el texto del comunicado.

En cumplimiento de la ley nº 3694, en la que se establecen los “Principios rectores para la preservación, recuperación, conservación, defensa y mejoramiento ambiental”, el Ministerio de Planificación y Ambiente ha iniciado un proceso para la reactivación del Consejo Provincial del Ambiente, que dejó de funcionar en el 2006.

A la fecha se han realizado dos reuniones (el 5 de junio y el 6 de agosto) y para el día de hoy está citada la tercera reunión, aunque la misma fue postergada para el 3 de septiembre.

En ambas reuniones, los funcionarios provinciales del Ministerio de Planificación y Ambiente han insistido en la necesidad de ampliar la composición de dicho Consejo, integrando al mismo a los sectores económicos y productivos, con el argumento de fortalecer el “desarrollo sustentable”, cambiando sustancialmente los principios establecidos en dicha ley.

La propuesta no es inocente y solo persigue el objetivo de crear la ficción de un “espacio de participación democrática”, donde estén todos los sectores, como si fuera posible el consenso entre el zorro y las gallinas.

El propio Gobernador, al asumir como deuda pendiente el tema ambiental, ha reconocido implícitamente la ausencia de una política ambiental que se está agudizando en este segundo mandato, por más ambientalista y sustentable que intenta poner como fachada las decisiones de su gobierno.

La política se mide en los hechos y no en el “discurso verde” que encubre una creciente desvalorización por la vida y salud de los habitantes de esta Provincia.

Un sinnúmero de decisiones son muestra acabada de nuestra afirmación. La reciente promulgación de la Ley de Biocidas, de la ley de Gestión de Residuos Urbanos Sólidos y las sucesivas violaciones a la Ley de Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo, no nos dejan dudas sobre la base conceptual del desarrollo económico insustentable que orienta su gestión.

Se anuncia la inauguración de un Parque industrial en Barranqueras, que no cuenta con ningún estudio de impacto ambiental y que quedará al lado del (también anunciado Hospital de Barranqueras).

En el Parque industrial de Puerto Vilelas, cuya audiencia pública fue obstaculizada por la presencia de una patota con batucada incluida, no se ha construido ni siquiera el cartel de publicidad de dicha obra y en la que Vetorial, ha iniciado sus “obras” con capital de la propia Provincia, dentro de una zona inundable y de alto riesgo hídrico.

Del mismo modo, se anuncia la instalación de un Shopping, en el valle de inundación del Río Negro, en contravención con el Código del Agua, la normativa vigente, el sentido común y el aprendizaje de tantas inundaciones vividas.

El Gobierno califica de extremismo todo intento de defensa de la vida y que postule el respeto a la Constitución, los Pactos Internacionales y las leyes, cuando son ellos los que están, antes que nadie, obligados a cumplirlas y hacerlas cumplir.

No nos oponemos a debatir y lo hacemos permanentemente, sobre la sustentabilidad o “desarrollo sustentable”, como indebidamente les gusta decir, pero ello requiere otro espacio distinto del establecido en la ley que fija los principios rectores de defensa del ambiente.

La propia ley actual de Ministerios (L 6909) en consonancia con la ley de los principio rectores (L 3694), establece que el Ministerio de Planificación y Ambiente debe: “Entender en las relaciones con las organizaciones no gubernamentales vinculadas a la cuestión ambiental y fortalecer los mecanismos de participación ciudadana” y para eso se crea el Consejo Provincial del Ambiente.

Cumplir y hacer cumplir la ley no es ningún “extremismo”, es el camino más seguro para la sustentabilidad y la participación democrática en la construcción de una política ambiental.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=2988