«

»

Ago 14 2012

Imprimir esta Entrada

Denuncian que el 80 por ciento de la frontera agropecuaria está en manos de mil productores

Desde el Centro de Estudios Centro Mandela

Según se dio a conocer, se observó en primer lugar una reducción importante en la cantidad de productores: de los 30 mil que llegó a tener Chaco, solamente quedan hoy 5200 en dicha franja. El mayor porcentaje se refiere a los grandes grupos económicos que mantienen su negocio con la aplicación de agroquímicos.

El coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, Rolando Núñez, denunció que el 80 por ciento de la totalidad de la frontera agropecuaria de la provincia se encuentra en manos de apenas mil grandes productores, que se apoderaron del sector, gracias al sistema agroeconómico aplicado en Chaco de manera progresiva.

Esto sería una de las principales causas por las que el gobernador Jorge Capitanich promulgó la ley de biocidas, desconociendo las argumentaciones presentadas referidas a las consecuencias que trae a la salud de la población la aplicación de agroquímicos en los campos sin respetar las distancias correspondientes.

Núñez dijo que ya se están manejando los datos provisorios correspondientes a la campaña agrícola 2011-12, la cual indica que hay una extensión de un millón seiscientas mil hectáreas de esta producción, en medio de un escenario de sequía y de contingencias negativas para los productores. Esta misma prolongación “está marcando cómo es el sistema de producción del Chaco donde la concentración del sistema de producción está en muy pocas manos”, refirió.

En efecto, en primer lugar se observó una reducción Importante en la cantidad de productores, porque de los 30 mil que llegó a tener Chaco, solamente quedan 5200 y del total de la frontera agropecuaria, un millón trescientas mil hectáreas, es decir el 80 por ciento, lo desarrollan mil productores. El resto se reparte entre quienes lo utilizan para la supervivencia, que generalmente quedan fuera de las estadísticas.

“La inequidad se está dando por la exclusión de productores, lo que se da año a año, y con el correr del tiempo observaremos un modelo típico australiano o neocelandés, con campos despoblados”, comparó, en un hecho que “no tiene precedentes”.

Para Núñez, la promulgación de la Ley de Biocidas evidenció la inclinación del poder Ejecutivo por los intereses económicos sectores productivos caracterizados dentro del modelo primario en el cual se priorizan los paquetes agrotecnólógicos, y la aplicación de los agroquímicos. “Esto es un retroceso muy fuerte y quedó claro que se protegen los intereses económicos, antes que la salud pública” agregó.

Sin embargo, el coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, aseguró que es posible dar una vuelta atrás al modelo actual, ya que “los pueblos no son suicidas”.

Por esta razón adelantó que buscarán nuevamente realizar una audiencia pública para deslegitimar la reciente ley, a pesar de que recordó que en las dos anteriores ya fueron claros acerca de las consecuencias que provocaría.

Campos desolados

Por otro lado según explicó, el paquete agrotecnológico no demanda mano de obra, por lo que allí también radica la desaparición de productores que trabajen la tierra y la concentración del mercado en pocas manos.

“Este modelo agropecuario es toda una comparsa, porque lo único que se requiere es de una maquina de siembra directa; un tractor, el carromato, una avioneta con los insumos: una camioneta que trabaja en un campo en 15 días y se traslade al campo siguiente, donde no hay casas, ni población”, finalizó.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=2962