«

»

Ago 08 2012

Imprimir esta Entrada

“Algunos quieren un Far West en el Interfluvio pero no lo permitiremos”

Juan Manuel Pedrini, ministro de Gobierno

 

Juan Manuel Pedrini, ministro de Gobierno

El ministro aseguró que hay sectores interesados en que la zona sea liberada para la violencia. Lo dijo en el marco de la denuncia que realizó un delegado del gobierno en el lugar quien aseguró haber sufrido amenazas de muerte por parte de un forestal.

El ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini, aseguró que hay sectores interesados en que el Interfluvio sea un “Far West”, en medio de las tensiones que mantienen hace más de una década los aborígenes y criollos que residen en esa zona. Sin embargo, señaló que el gobierno profundizó su presencia en el lugar para evitar que esto ocurra.

El clima hostil que se vive en el Interfluvio Teuco-Bermejito tuvo un nuevo pico de tensión este sábado cuando un empresario forestal de Castelli, de nombre Dino Larregina, fue denunciado porque habría amenazado de muerte al Coordinador de la Unidad Ejecutora, Luis Manzini, cuando este último se encontraba realizando sendos operativos para detener la tala ilegal de bosques en la zona.

En diálogo con RADIO CIUDAD, Pedrini confirmó la existencia de esta denuncia y señaló que ahora está en manos de la justicia determinar las responsabilidades. “A una zona de por sí complicada, aparecen personas foráneas, armadas y amenazantes, la situación de complejidad aumenta”, señaló el ministro.

En este sentido, afirmó que hay sectores que quieren mantener la situación de tensión en la zona. “Algunos quieren hacer una suerte de Far West en el Interfluvio, que no lo vamos a permitir de ninguna manera”, señaló. “Tiene que respetar al delegado del gobernador que es el señor Manzini. De amenazas y patoteros ya estamos cansados”, remarcó.

La zona del Interfluvio Teuco – Bermejito está habitada por campesinos indígenas y criollos, quienes son víctimas de un conflicto por tierra de muy larga data. Un área de 150.000 hectáreas fue otorgada en propiedad a la asociación indígena Meguesoxochi, por el gobierno de la Alianza, con más de 600 familias criollas dentro de dicha superficie. Desde entonces la Meguesoxochi reclama que las 150.000 hectáreas sean liberadas de criollos, ante este reclamo el gobierno de la Alianza puso en marcha un plan de reubicación de criollos que fracasó.

Por otra parte, y ante la denuncia de que en la zona ya se talaron más de mil toneladas de algarrobo, reconoció la existencia de tala ilegal pero consideró que la cantidad de madera extraída irregularmente es inferior a la denunciada.

“Que hubo una tala indiscriminada de árboles en la zona, de algunos sectores, creo que es cierto y yo mismo lo denuncié en algún momento”, afirmó. “Pero no creo que se haya llegado a esa cantidad”, aclaró el ministro.

“Hubo una tala indiscriminada hasta que empezó a intervenir la Dirección de Bosques y la Policía de la provincia. Ellos mismos reconocen que el señor Manzini junto con la Dirección de Bosques lograron medianamente encaminar esta situación, tal vez de ahí el nerviosismo de algunos sectores empresariales. Se derivó mayor personal policial en la zona con instrucciones precisas de no dejar pasar camiones con madera sin guía, y también intervienen en un operativo conjunto Gendarmería y Policía Federal. Hoy la situación es totalmente distinta”, aseguró.

“En la zona hay odios ancestrales que quitan objetividad a la cuestión”, sostuvo Pedrini, al tiempo que remarcó: “Hay una mayor intervención del Estado, se avanzó muchísimo. La Dirección de Bosques está trabajando muchísimo en ordenar la tala de bosques. Los refuerzos policiales son muy importantes en el lugar para que no salga madera sin guía. Hay mucha gente interesada en seguir echando leña a este conflicto”, sostuvo.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=2947