«

»

Jul 04 2012

Imprimir esta Entrada

Seguridad: Núñez cree que la implementación de la nueva ley caerá en un proceso caótico

Estamos ante un proceso caótico”, dijo el coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, Rolando Núñez, al gra- ficar su parecer sobre la situación de la seguridad en la provincia cuando el Gobierne comienza a implementar la nueva Ley de Seguridad Pública.

Ayer asumieron cuatro funcionarios que completaron el gabinete de Seguridad de la Provincia: el subsecretario de Asuntos Policiales, Aldo Asano; el subsecretario de Seguridad Vial Juan Manuel Chapo; el subsecretario de Seguridad Pública y Participación Comunitaria Mauro Flores, y el subsecretario de Asuntos Penitenciarios Juan Carlos Goya.

“No conozco la trayectoria de los nuevos funcionarios en materia de seguridad pública, por lo que no tengo opinión formada al respecto, pero da la impresión de que no tienen experiencia”, dijo, y advirtió que “estamos en una situación complicada”, y que la puesta ep vigor de la ley atravesará “una transición compleja”.

Núñez cree que el Gobierno tiene dificultades para avanzar en aspectos vitales para implementar la ley, desde la reglamentación de la norma, para lo que entiende que no hay técnicos ni civiles ni policiales en condiciones de abocarse al tema. Según su parecer, las modificaciones hechas en la provincia a la propuesta original del especialista Marcelo Saín alteró el esquema: “El proyecto de Saín proponía un mando civil para la Policía y eliminaba las figuras del jefe y del subjefe, pero de las negociaciones posteriores surgió un esquema mixto, en el que la Secretaría de Seguridad comanda una Policía que además tiene jefe y subjefe”, explicó.

Con este esquema, Núñez cree que “el secretario de Seguridad es el jefe de la Policía pero no es visto como tal por la propia fuerza; mientras el jefe es visto como tal pero no lo es; y el subjefe ni siquiera tiene función”. Paralelamente, observó que se in¬crementó aún más la complejidad de la cadena de mando con la designación de un “jefe operativo” de la fuerza, que tampoco estaba contemplado en la propuesta de Saín.

Implementación traumática

“No existe capacidad para establecer un funcionamiento operativo compatible, y hay una gran confusión en torno a la ley, sobre todo por la superposición o desplazamiento de funciones”, resumió, y opinó que.”esta situación pudo haber sido subsanada si se planeaba implementar los cambios propuestos de manera gradual, menos traumática”.

Núñez cree que el Gobierno precipitó la aprobación de la ley de seguridad y su implementación con el afán de “ser la primera provincia en cambiar de modelo”, y observó que esto derivará en una sucesión de inconvenientes que no aportarán al cumplimiento de los objetivos. “El Gobernador pide resultados todos los días, y las cosas no vienen bien. Estamos ante un proceso caótico, empezando por la Policía, que está sin conducción”, dijo, y avisó: “En estas condiciones lo único que puede venir es más inseguridad”. En este sentido, concluyó que “en seguridad los errores siempre perjudican a la sociedad que está a merced de la delincuencia y muchas veces paga costos irreparables”.

 

 

Para Policías Autoconvocados, fue arriesgado designar a personas sin experiencia en seguridad

 

 

Respecto a la designación del dirigente gremial empresarial Aldo Asano como titular de la Subsecretaría de Asuntos Policiales, dependiente de la Secretaría de Seguridad que dirige Javier Oteo, y la asunción de Mauro Flores al frente de la Subsecretaría de Seguridad del Chaco, el secretario general de la Asociación de Policías Autoconvocados, Livio Fernández, manifestó que ambos necesitarán mucho apoyo porque “es arriesgado designar a personas sin experiencia en seguridad”.

En este sentido, el representante consideró que el actual crecimiento del delito en la provincia acrecentó la demanda de protección por parte de la ciudadanía, quien pide con mayor insistencia que se instrumenten políticas integrales de seguridad. “Estas designaciones demuestran claramente que el Gobierno apostó por la juventud, resignando el requisito de la profesionalización como base de la reforma que se quiere realizar para combatir el delito de mejor manera”, expresó Fernández.

Según analizó, esto es consecuencia de la deficiencia en lo inherente a la formación de cuadros especializados en materia de seguridad pública, lo cual recordó que ya había sido señalado desde el Ministerio de Gobierno. “Lo peligroso es que tanto Asano como Flores estarán obligados a realizar un aprendizaje acelerado porque las demandas son muchas y la exigencia es mayor por el nivel de crisis que atraviesa la fuerza policial no sólo en Chaco sino en todo el país”, analizó.

 

 

Voto de confianza

Por otra parte, el titular de Policías Autoconvocados dijo que todo cambio siempre genera expectativas, nuevos desafíos y oportunidades y que sólo con el correr de las semanas recién se podrá realizar una evaluación seria acerca del rendimiento y la efectividad de ambos funcionarios en sus cargos. “Siempre es bueno dar un voto de confianza en estas situaciones y deseamos que Asano y Flores puedan llevar adelante todas las medidas que optimicen el rendimiento de las fuerzas de seguridad”, finalizó Livio Fernández.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=2569