«

»

Jun 14 2012

Imprimir esta Entrada

LOPECITO EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS

El Centro de Geoinformación del Chaco cuenta con tecnología única en el país para el control de los bosques

 

 

 

La provincia del Chaco, en el país, es el distrito que mayor tecnología posee para la obtención de información de lo que sucede en todo el territorio, observándose casi cotidianamente lo que ocurre en cada metro de masa boscosa y detectándose cualquier irregular modificación que se produzca.

El Centro de Geoinformación, con base de operaciones en Sáenz Peña, es el lugar desde dónde se observa la situación del territorio chaqueño y, especialmente, las condiciones en las que se encuentran los bosques. “Desde el antiguo edificio de Cosecha, dónde se encuentra la Dirección de Bosques, manejamos las imágenes que nos provee la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) haciendo detección a base de imágenes”, menciona el ingeniero Walter Massad, responsable de coordinar el trabajo de geoinformación del Chaco.

Los principales objetivos del centro son los de detectar los desmontes ilegales y realizar un seguimiento de la evolución de los trabajos autorizados por los permisos que otorga la Dirección de Bosques que, es de recordar, están por ahora suspendidos hasta mediados de julio.

“En el Centro de Geoinformación del Chaco estamos utilizando un sistema que no está disponible en ninguna otra provincia y que es lo mejor que existe en tecnología para controlar los bosques; en este lugar tenemos lo último disponible en métodos de control y también contamos con un grupo humano capacitado con excelencia porque sin la gente no hacemos nada”, destacó Massad, que tiene un curriculum que pocos tienen a nivel nacional y que lo avala para trabajar con eficiencia en todo lo relacionado con imágenes satelitales. “Aquellos que nos critican no tienen fundamentos que avalen lo que puedan llegar a cuestionar porque en el Centro, como en ningún otro lugar del país, estamos capacitados y tenemos toda la tecnología para hacer el seguimiento de los bosques”, reclamó el profesional.

 

BUSQUEDA DE LA INFORMACION

En la búsqueda de desmontes ilegales que puedan estar realizándose, desde el Centro de Geoinformación “se realiza cada quince días un barrido en los que se controla el estado de la masa boscosa”. “La provincia periódicamente tiene un control mediante el barrido que permite una interpretación visual de lo que está pasando con los bosques y en las áreas de cultivo, lo que nos brinda información fehaciente de lo que ocurre en cada rincón del territorio chaqueño”, dice el ingeniero Massad.

Las imágenes que arroja cada barrido detectan los trabajos que se puedan estar realizando en suelo provincial y, si se observa modificaciones en el área boscosa, se comprueba si las imágenes corresponden a trabajos de permisos que los habilitan o si son ilegales.

“La segunda metodología de trabajo es la detección de cambios en las imágenes, lo que se realiza automáticamente al compararse la iconografía de fecha anterior con la tomada actualmente, generándose inmediatamente en la comparación la información sobre los cambios que pudieron ocurrir entre las dos datas”, detalló el profesional que coordina el grupo del importante centro. Con la información que arroja el barrido, se filtran los cambios que naturalmente se producen en una ambiente con vida y se reflejan en el informe las modificaciones que son obra del hombre que pueden o no estar autorizados.

CONTROL MILIMETRICO

La lectura satelital de lo que sucede sobre la superficie chaqueña además permite obtener información actualizada de la evolución de los trabajos silvopastoriles habilitados, evitando que los mismos se conviertan en desmontes encubiertos.

“Desde las oficinas, ubicadas en Sáenz Peña, se realiza el monitoreo de los permisos otorgados, lo cual se logra porque el productor al solicitar autorización para la realización de trabajos debe informar las coordenadas del predio que será intervenido”, señaló el ingeniero Massad.

El interesado en realizar un silvpastoril o cualquier otra modificación en la masa boscosa, al momento de pedir el permiso, debe aportar detalles georeferenciados del lugar del trabajo. “Con el polígono informativo podemos identificar exactamente el espacio dónde se efectuará un trabajo y, mediante el despliegue de los datos sobre las capas de permisos silvopastoriles o de desmontes, identificamos mediante la superposición de las imágenes la situación de cada una de los permisos, detectando cualquier irregularidad que pueda generarse por descuido o con intención”, mencionan los profesionales involucrados en el barrido de la información generada por las imágenes satelitales.

En el caso de que se detecten irregularidades, como por ejemplo que las imágenes detecten que se están sacando más árboles que lo permitido, el Centro de Geoinformación eleva de inmediato un informe a la Dirección de Bosques que será la responsable de enviar los profesionales que, en terreno, inspeccionen las deficiencias observadas y accionen en consecuencia.

INFORMACION ÚTIL

El Centro de Geoinformación trabaja en coordinación con la Dirección de Bosques, y la información que allí se obtiene está a disposición para salvar las dudas que existan sobre la realidad del territorio chaqueño. Inclusive integrantes de Greenpeace, a mediados del año pasado, estuvieron en las oficinas de trabajo del organismo estatal, oportunidad en la que los profesionales que allí se desempeñan les explicaron detalladamente cómo se realiza el barrido de la provincia. Y en esa oportunidad, los miembros del grupo ecologista se retiraron conformes con lo observado, aseguran desde el Centro.

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=2558