«

»

May 23 2019

Imprimir esta Entrada

Reserva indígena de las 10.000 hectáreas en Miraflores: Mandela visitó al Consejo de Tierra

Durante la Semana Santa el CENTRO MANDELA visitó al Consejo de Tierras de Miraflores. El encuentro se produjo en el paraje Central Norte para escuchar a las comunidades indígenas  en el conflicto territorial que se WhatsApp Image 2019-05-20 at 08.13.23 (2)vive en la zona a partir de la recuperación de la Reserva Indígena de 10.000 hectáreas que protagonizan familias qom y wichí organizadas en ese Consejo.  La reunión se realizó en el marco de la recorrida que hizo el coordinador Rolando Núñez por las localidades de Presidencia Roca, Villa Río Bermejito, Castelli, Tres Isletas y Miraflores.

 En el encuentro estuvieron presentes varios referentes de la comunidad y Tomás Benedetto, abogado que acompaña y asesora a la organización indígena. Núñez se presentó y comentó que traía “un mensaje de las compañeras y compañeros del CENTRO MANDELA para todos. Como expuso Tomás y decía Carlos (Benedetto), seguimos este tema a través de ellos. Tomás nos ha explicado, con los papeles, la historia de las 10.000 hectáreas y el derecho a la recuperación del territorio. La última vez que me visitó Carlos Benedetto  hablamos de esto y él estaba bastante enojado por la incomprensión del Gobierno en la búsqueda de soluciones. Nos dijo que teníamos que venir y acá estamos”.

Recuperación territorial, presiones y amenazas

Posteriormente, los referentes del Consejo de Tierra, entre los que se encontraban Francisco Segovia, Augusto Soria y Ariel Sánchez, expresaron su agradecimiento por la visita y contaron las principales preocupaciones de la comunidad. En primer lugar, Segovia relató la historia de la recuperación territorial que iniciaron en mayo de 2018, retomando la lucha de sus abuelos y padres por el reconocimiento de las 10.000 hectáreas otorgadas en 1932 por el gobernador Mac Lean a los caciques Leiva, Alegre y Soria para que su comunidad fuera  trasladada de la zona de Zaparinsqui a lo que hoy se conoce como Miraflores.

Por otra parte, Segovia agregó preocupado que el conflicto con los criollos que se sienten damnificados es cada vez más grave. “Ojalá que salga bien para el aborigen y para el criollo también, que sea la igualdad para todos, y que la Justicia sea igual hacia nosotros y hacia ellos. Pero lamentablemente no está siendo como debe ser. Hay artículos, hay leyes para el derecho aborigen, pero esas leyes no se están cumpliendo. Esperemos que el Gobierno nos ayude, nos resuelva el problema”, apuntó.

WhatsApp Image 2019-05-20 at 08.13.27Ariel Sanchez, por otro lado, explicó las diferentes situaciones que llevaron a la comunidad a recuperar su territorio. Mencionó la serie de maltratos que viven, la sucesión de papeles con reclamos presentados a distintos organismos del Estado como el Instituto de Colonización y la Comisaría, que siempre permanecieron sin respuesta, como también la discriminación que sufre en la asistencia sanitaria y los abusos por parte de los criollos de la zona que indebidamente consiguieron títulos de propiedad.

En ese sentido, señaló que hay criollos que matan los animales de las familias de la comunidad qom y wichí, y que producen con un modelo agroindustrial que requiere del desmonte y la utilización de agrotóxicos, que lentamente envenenan a todos. A su vez, siembran sobre los cementerios y lugares sagrados de la comunidad. “Estoy acompañando, pero mi familia está con miedo, porque escucharon que me están buscando y en cualquier momento me van a agarrar. Yo no hago nada, estoy reclamando mi derecho nomás”, destacó Sanchez con respecto a las amenazas que vienen sufriendo.

Augusto Soria, otro de los referentes del Consejo de Tierra, nieto del caique Soria, indicó que la comunidad se encuentra peleando, en la lucha y corriendo riesgos. Por eso pidió ayuda al CENTRO MANDELA para la difusión del caso. “Hay amenazas. No hicimos la denuncia. Nosotros no estamos amenazando con armas porque sabemos que esta tierra es nuestra”, recalcó.

Otras deudas y reclamos vinculados con la recuperación territorial

Soria agregó que ““La comunidad aborigen vivía en la ruta y por eso le dieron las viviendas. Si no era por la lucha, nosotros no teníamos las viviendas. Ahora nos están matando. No hay medicamentos, se robaron la leche de la gente. La gente humilde, no sólo los aborígenes. La comunidad aborigen puso el pecho, seguro Dios nos dio fuerza.  Siempre pedimos la mano de Dios para que nos de fuerza y nos entreguen la tierra, que es de la comunidad”.

Por último, Fidela Soria, nieta también del cacique Soria, expresó que “cuando crecimos, ahora yo tengo 37 años. Nos dimos cuenta que estas tierras nos pertenecen, las 10.000 hectáreas. Nos estamos dando cuenta porque ya no queda más tierra porque acá las 10.000 hectáreas están totalmente llenas de gente criolla que tiene propiedad. Y nosotros nada más estamos, como si fuera que no es nuestro, siendo que la tierra es de nosotros. La gente criolla vino y no sé quién le vendió, el Instituto de Colonización, no sabemos. Pero está quedando poquito, de ahí nosotros nos damos cuenta”.

WhatsApp Image 2019-05-20 at 08.13.58 (2)Como agente sanitaria, Fidela contó las amenazas que sufrió por parte de criollos violentos,  que le cortaron su beca por cuatro meses al enterarse que estaba apoyando el reclamo indígena y la recuperación territorial. Esto dio pie para un debate sobre la pésima situación sanitaria en la zona.

“Mi comunidad es muy discriminada. En el puesto no hay nada. No hay medicamentos ni leche, no hay nada. No hay la leche por mes que corresponde a los chicos, tampoco de los chicos de bajo peso. En el puesto no tenemos nada, ni camilla ni balanza para pesar los bebés ni para controlar el talle y medida encefálica. Tampoco tenemos para controlar la presión. Yo estoy nomás. Pero me exigían que tengo que estar en el hospital de Miraflores. Le dije a la directora que quiero trabajar en mi puesto sanitario y que haga un techo porque hace dos años que no tienen techo. Ahí me cortaron el sueldo. Hace poquito le pusieron techo al puesto. Estamos ahí pero no hay nada”, dijo Fidela.

También apuntó que hay mucha gente que tiene tuberculosis, chicos de baja talla y desnutrición, así como madres con problemas de neumonía y anemia, y que cuando hay niños recién nacidos que tienen el análisis positivo de Chagas no les dan el tratamiento.

Todas estas situaciones son alarmantes y la comunidad manifestó que se encuentra en estado de abandono por parte del Estado. La recuperación territorial para la comunidad es parte de la solución al problema del hambre, la falta de trabajo y las violaciones sistemáticas y estructurales de los derechos humanos.

Tomás Benedetto, abogado que acompaña a las comunidades, hijo de Carlos Benedetto y miembro de organizaciones que históricamente acompañan la defensa de los derechos humanos y del derecho indígena, como la JUM, APDH y AADI, reflexionó que “cuando se observan todos los problemas que tienen las comunidades nos damos cuenta que es por la falta de territorio. Años de vida han perdido reclamando algo que les correspondía. Ahora existen otras herramientas para que las comunidades indígenas vayan pensando en su propia definición de territorio. Eso será otro proceso. Que la solución no sea la creación de estos municipios como centros de vida, que en realidad empiezan a generar más conflictos porque abarcan más territorio”.

PUEDE LEER MÁS:

Miraflores: por la Reserva de las 10.000 hectáreas las comunidades indígenas reclaman que se cumplan los acuerdos históricos: http://www.centromandela.com/?p=25228

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=25449