«

»

May 14 2019

Imprimir esta Entrada

La Subsecretaría de Recursos Naturales sostuvo que no controla los desmontes porque no tiene fondos suficientes

DSC0318

La Subsecretaría de Recursos Naturales del Ministerio de la Producción justificó su inoperancia en la escasez de fondos y de personal para efectuar controles preventivos y evitar desmontes con intervención de la Dirección de Bosques.

En Chaco, donde los desmontes ilegales y las explotaciones forestales son moneda corriente, los fondos recaudados por multas, permisos de desmontes, habilitaciones, inspecciones, recategorizaciones de campos y aforos, que posibilitaron el aumento de la recaudación propia del Ministerio de la Producción, deberían facilitar los controles preventivos y sancionatorios para evitar que se continúen ejecutando los ataques contra el monte nativo.

Fondos para estimular la falta de controles

img003El 80% de los fondos recaudados por el Ministerio de la Producción se destinan a conformar un fondo estímulo para pagar a los agentes una “asignación mensual especial de 32.117,93 pesos”, incluyéndose a los directivos y organismos descentralizados, en tanto sean de planta permanente y que tengan más de dos años de antigüedad. No lo perciben los contratados o los empleados del Ministerio que están adscriptos a otras jurisdicciones.

Este importante monto se acumula al salario habitual, lo que desvirtúa el argumento de que no existen fondos para realizar los recorridos preventivos, evitar las deforestaciones y las inspecciones sancionatorias.

El Ministerio de la Producción tiene 531 empleados, de acuerdo a los cargos que figuran en el Presupuesto de 2019. Se estimó en un 42% de los ingresos totales previstos en la Provincia para el gasto salarial de toda la administración pública provincial. Este porcentaje que está superado en el Ministerio de la Producción a través del pago de la “asignación mensual especial establecida por Ley 2998-I.

Es claro y evidente que el Ministerio debería generar excedentes en su propio presupuesto, por encima del gasto salarial, para atender controles preventivos y sancionatorios de uno de los dos flancos más débiles de la gestión de Domingo Peppo, que son los desmontes.

Sin embargo, el Subsecretario de Recursos Naturales, Luciano Olivares, argumentó en la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, durante una reunión con organizaciones sociales y ambientalistas, que su organismo no tiene recursos para el control preventivo para desalentar los desmontes y las explotaciones forestales, mayoritariamente clandestinos durante los últimos años.

Privilegios y más desmontes clandestinos

La Ley Nro. 2398-I (Antes Ley Nº 7709), que creó el Fondo Estímulo, establece que los trabajadores del Ministerio de la Producción percibirán el 80% de todo lo que esa cartera recaude por cualquier concepto y naturaleza, entre los que figuran las habilitaciones, multas, permisos e inspecciones, que competen a ese Ministerio o a sus dependencias, y que a la fecha tienen una determinada asignación o finalidad especial.

Según el monto consignado por la Resolución 0390, del 9 de abril pasado, que fue firmada por el ministro Marcelo Repetto en un momento en que se multiplican las críticas contra la gestión del Gobernador Peppo por el acelerado avance de los desmontes y de las explotaciones forestales en zona protegida, según el mapa del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, se podría estimar que se destinan a los trabajadores unos 17.000.000 de pesos mensuales. Si ello representa el 80% de lo que mensualmente recauda el Ministerio, el 20% restante importarían aproximadamente 4.250.000 mensuales, que deberían destinarse a un mejor funcionamiento diario de la cartera para dotarla de eficacia.

Sin embargo, de acuerdo a la Resolución 0390, a partir del mes de abril y hasta el mes de septiembre de este, de los fondos recaudados para el cálculo del fondo estímulo se excluyó la partida correspondiente a la “Tarifa Sustitutiva de los Convenios de Corresponsabilidad Gremial Forestal y Foresto Industrial”.

Del total de los más de 100 mil millones de pesos que corresponden al Presupuesto 2019 de Chaco se estima que 1.081.324.000,04 de pesos se deben destinar al funcionamiento del Ministerio de la Producción. Un cuarto de esos fondos deben asignarse al funcionamiento de la Subsecretaría de Recursos Naturales. Según datos oficiales, le corresponden a esta área 284.280.000,29 de pesos, de los cuales al final del mes de abril se encuentran ejecutados el 23,45%, es decir 66.670.000,59 de pesos.

Pese a que la actividad en el sector público no es igual durante todos los meses, lo ejecutado hasta el momento implica un gasto cercano a los 17.000.000 de pesos por mes, a los que debe adicionarse los 4.250.000 pesos mensuales correspondientes a los ingresos recaudados.

A lo dicho, se agrega que la Dirección de Bosques está conformada de personal de planta permanente a los que se suman muchas decenas de contratados, que cobran salarios muy bajos. Varios de los otros, que perciben grandes ingresos mensuales, cobran por doble ventanilla. Aquí aparece la Fiduciaria del Norte, que nuevamente gestiona para generar opacidad en el manejo y destino de los fondos públicos. Los inspectores e ingenieros habitualmente no cuentan con permisos para salir de recorrida preventiva o sancionatoria. Para que ocurra esto también se argumenta la falta de fondos, por lo que el territorio chaqueño prácticamente está libre de controles.

El avance de los desmontes

Los desmontes no avanzan más a propósito de las trágicas inundaciones por lluvias que predominan en todo el territorio. Pero cuando mejore el clima, los sojeros y los explotadores forestales continuarán atacando el monte nativo, especialmente en las zonas protegidas. Seguirán sacando madera de ejemplares abatidos sin guías o utilizándose guías truchas, justamente por la falta de controles, en un sistema perverso que posibilita la destrucción acelerada del ecosistema.

Se ha llegado al extremo de que los camiones que transportan madera no están inscriptos, por lo que no pueden tramitar guías de transporte. Campea un verdadero festival de “chimbeo de madera”, que principalmente se desarrolla durante la noche. La casilla del norte, que supuestamente se montó para controlar la circulación de madera, es un verdadero colador programado. Allí se cobra 3.000 pesos por día, por lo que todo se asemeja a un gran fraude.

Hasta ahora no es posible conocer el total recaudado por el Ministerio de la Producción, a valores actualizados. En la página del Ministerio de Hacienda y Finanzas de Chaco figura publicado lo recaudado hasta el año 2011, como última actualización de los ingresos de origen provincial. Sin embargo, de acuerdo a la información recopilada, siempre de fuentes oficiales, podría estimarse en 20.000.000 de pesos mensuales los fondos destinados sólo a la Subsecretaría de Recursos Naturales, destinado exclusivamente para su funcionamiento a pesar de que su estructura de personal es muy reducida, que se contrapone con el caudal de personas que trabajan en la Dirección de Bosques, muchos sometidos a presiones para que ese organismo continúe siendo una comercializadora de desmontes.

Dado el fracaso, casi total, del sistema de controles y el daño ya provocado al ecosistema en Chaco por el avance de la frontera agrícola y ganadera sin monte, que siguió a los desmontes, el interrogante que el Gobierno se plantea es ¿Quién tendría que tener en el futuro la fiscalización ambiental, específicamente en lo relativo a preservar el saldo que queda de monte nativo en Chaco y la confección de un programa de desarrollo agrícola y ganadero amigable con el ecosistema, de frente a un Ministerio de la Producción que prioriza la productividad y un Ministerio de Planificación y Ambiente que es una cáscara vacía de gestión ambiental?

La opinión moderna está señalando que el último control contra los ataques al monte debiera estar a cargo de un tribunal constitucional, que en Chaco no ha sido creado. De esto debe deducirse que continuarán los desmontes y las explotaciones forestales clandestinas o aparentemente legales, que sumados generaron un notable desequilibrio y desbalance ambiental en todo el territorio chaqueño.

________________________________________________________________________________________

PUEDE LEER MÁS:

Con el acuerdo del gobierno chaqueño continúan los desmontes en zona protegida

Fuerte cuestionamiento de Somos Monte contra el Gobierno por el avance de las grandes empresas sojeras contra el monte chaqueño

Para el Gobierno de Chaco el freno al desmonte no es prioridad

________________________________________________________________________________________

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=25384