«

»

Abr 15 2019

Imprimir esta Entrada

Lavado III: sin cosecha de agua en Presidencia Roca por presuntos actos de corrupción

El intendente de Presidencia Roca, Jorge Batalla, incumplió con todos los compromisos asumidos con el gobierno nacional para la construcción de nueve reservorios de agua multipropósito sin que hubieran activado Batalla Capitanichlos apercibimientos previstos en el “Convenio Marco de Coordinación y Cooperación” con la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Jefatura de Gabinete de Ministros, en tiempos en que Jorge Capitanich ocupaba ese cargo.

El acuerdo firmado en 2014 por Batalla y el entonces secretario de Ambiente, Omar Judis, establecía el financiamiento para la construcción de 9 reservorios de agua multipropósito y obras complementarias, además de maquinaria, equipamiento para excavaciones, alambrado perimetral, obras de control y de descarga, además de un canal de aducción.

Se trata de un acuerdo que, junto a los estudios de factibilidad y campañas sobre la importancia de la obra, representaba un acuerdo financiero de casi 5 millones de pesos, que a valores constantes representarían en este momento unos 25 millones de pesos.

El acuerdo firmado por Batalla formó parte de la denuncia presentada ante la Justicia Federal por el ex secretario de Concejo de la Municipalidad, Facundo Sebastián Silvestri por presuntas irregularidades en la gestión de aquel, cuyo pico con ribetes de escándalo se produjo en la entrevista que el popular comunicador social Julio Wajcman realizara a Batalla en el programa de mayor audiencia de La Radio.

En esa entrevista el intendente de Roca sostuvo que fue Domingo Peppo el que le recomendó la contratación de las empresas de José Hiperdingger para la construcción de viviendas populares, que tampoco se ejecutaron o no fueron terminadas. Sin embargo y en forma directa, el propio gobernador Peppo desmintió al intendente. Después, la noticia dejó de ser noticia o pasó de largo sin pena ni gloria mediática, mientras siguen investigándose los presuntos actos de corrupción.

Pobladores de Roca prestaron declaración testimonial en la causa ante la Fiscalía Federal a cargo del Dr. Patricio Sabadini, quién cuenta con elementos suficientes y bastante sólidos para que requiera que Batalla sea investigado por la juez Federal 1, Dra. Zunilda Niremperger.

En la misma situación se encuentra el intendente de Pampa del Indio, Gustavo Karasiuk. En ambos casos falta que se concrete un paso, que será determinante, para el éxito de ambas investigaciones.

Como el Plan Girsu

Los reservorios debieron haberse construido en la localidad de Roca y en las colonias de los alrededores del pueblo; sin embargo, no se hizo ni una sola represa para cosechar agua para los pequeños productores. Sólo se compró una retroexcavadora con esos fondos.

En la denuncia se advirtió, además, que la Municipalidad había contratado a Vare Vial para la ejecución de los reservorios. Se trata de la misma empresa que había sido adjudicada para la construcción de la Planta de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) que tampoco fue terminada y que forma parte de una megacausa que investiga en Buenos Aires el juez Claudio Bonadío, que ha procesado a 31 intendentes del Chaco por posible fraude contra la administración pública nacional.

De acuerdo al Convenio para la construcción de los reservorios debían dar respuesta a la “falta de disponibilidad de agua por la sequía”. En el mismo texto se detalló que se acordó el financiamiento para la construcción de alcantarillas de mampostería y hormigón con compuertas, que deberían construirse sobre un canal de alimentación de manera que se regulara el funcionamiento del sistema de acuerdo a las necesidades de la población rural, como también la ejecución de rampas, alambrado perimetral para asegurar las represas y evitar la caída de personas y de animales.

A esto se añadió que cada reservorio debió ser construido con una capacidad de casi 13 mil metros cúbicos, con una superficie de casi 400 metros cuadrados. El Municipio debía aportar la mano de obra para la ejecución de cada una de las represas.

El propio municipio de Presidencia Roca debía establecer la ubicación de cada uno de los reservorios, y cada uno de ellos debió tener 70 metros de largo por 45 metros de ancho y una profundidad mínima de 3 metros, a lo que debía agregarse un terraplén de 3 metros de altura, con una base mayor de 15 metros y una base menor de 3 metros para almacenar -por lo menos- 22.000 metros cúbicos de agua de lluvia.

 

Presuntos fraudes sin sanciones

Todas las especificaciones técnicas indicaban la presunta seriedad del Convenio. Además, contaba con una cláusula que obligaba al Municipio a cumplir con las obras en un plazo máximo de 24 meses desde la transferencia y acreditación de los fondos enviados por Nación.

La adquisición de la retroexcavadora revela que efectivamente el Gobierno Nacional remitió los fondos pero la gestión de Batalla no cumplió con los demás trámites para construir los reservorios.

La Cláusula Quinta estableció las “obligaciones de la Municipalidad”. Lo concreto ha sido y es que el intendente Batalla es el “único responsable” de la implementación de los actos necesarios para la ejecución de las obras porque es el representante legal del municipio de Roca y responsable de rendir cuentas de los fondos transferidos por el Gobierno Nacional, que debió administrar de manera transparente.

La administración federal también está en deuda con la comunidad porque no efectuó los controles a que estaba obligada para detectar a tiempo y evitar el presunto fraude público. Tampoco aplicó los apercibimientos legales previstos en el Convenio, entre ellos la rescisión y caducidad de las transferencias, ni los reclamos administrativos y judiciales que también estaban perfectamente contemplados en casos de incumplimientos.

El agua aparece como una preocupación del intendente Batalla. En agosto de 2017, cuando los reservorios estaban en el olvido, el intendente de Roca visitó la obra del acueducto de siete localidades, llamado así porque estaba destinado a proveer agua a Roca, Pampa del Indio, Laguna Limpia, Las Garcitas, Colonias Unidas, Capitán Solari y Ciervo Petiso.

Frente a esa obra que no está concluida, Batalla se refirió a la mejora en la calidad de vida que posibilitaría el acceso al líquido vital. “El agua es vida y eso es fundamental para el desarrollo de una comunidad y para que los ciudadanos puedan garantizar el acceso a uno de los servicios básicos”.

Sin embargo, la gestión de Batalla viene siendo investigada por los incumplimientos en diferentes convenios firmados por el Municipio con el Gobierno Nacional, entre ellos el de los reservorios.

El espejo de la corrupción

El CENTRO MANDELA ya había advertido en diciembre del año pasado que en otros convenios relacionado con la construcción de viviendas se ejecutaron solamente 90 de un total de 246 viviendas (entre construcción y mejoramientos habitacionales) con fondos de los programas Federal de Integración Socio-Comunitaria y de Viviendas y Mejoramiento de Hábitat de Pueblos Originarios y Rurales.

Lo de Presidencia Roca no es una novedad, no sólo en el pueblo sino en toda la Provincia. Por el contrario, es un espejo de lo que pasó en Villa Río Bermejito, J.J. Castelli, Pampa del Indio y Tres Isletas, entre otros municipios, que dieron origen a denuncias que generaron investigaciones que se encuentran en distinto grados de avance.

PUEDE LEER MÁS:

Lavado III: todas las corrupciones en la Municipalidad de Presidencia Roca

Lavado III: Cómo y cuándo llegó el valijero a Presidencia Roca para hacer negocios

Lavado III: Peppo desmintió a Batalla por la contratación de Hipperdinger en Presidencia Roca: http://www.centromandela.com/?p=24261

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=25167