«

»

Abr 20 2019

Imprimir esta Entrada

Denuncia al Gobierno porque intentan echarla por negarse a firmar documentación “sin controlar”

La Directora de Desarrollo de Recursos Humanos de la Provincia y,  hasta hace poco, Directora General de Recursos Humanos subrogante, Mirian Colman, denunció que el Gobierno  quiere cesantearla porque se negó  Casa-de-Gobierno-2-696x522a firmar documentación pública sin que técnica y jurídicamente pudiera controlar. Aseguró que, producto de su negativa  desde  fines de marzo del 2018 viene siendo víctima de violencia, hostigamiento, persecución, acoso laboral y maltrato psicológico por parte de la Subsecretaria de Gestión Pública, Ibis Velia Monguet, a quien denunció    penalmente en Diciembre/2018. Desde el 4 de febrero de este año  Colman se encuentra con  licencia por prescripción médica dado su delicado estado de salud emocional.

Hace más de 29 años que Colman es empleada del Estado. Desde el 18/07/1994  es  Directora titular de Desarrollo de Recursos Humanos, y desde el 13/11/2015 subroga la Dirección General de Recursos Humanos, organismo que se encarga de  emitir informes técnicos y autorizar liquidaciones para  cargar las novedades mensuales  o rechazar los trámites relacionados con el personal de la administración central, organismos autárquicos, descentralizados,  subrogancias,  bonificaciones, transferencias, nombramientos, contratos de locación de servicios  y de obras, personal de gabinete, adscripciones, bonificaciones por antigüedad y certificaciones de servicios para tramitar jubilaciones, entre otros rubros sujeto a su control.

Su carrera no tuvo demasiados altibajos. Nunca sufrió sanciones  hasta que en marzo del año pasado  designaron a quien luego sería  su Jefa y su peor pesadilla,  la actual Subsecretaria de Gestión Pública, Ibis Velia Monguet, afirmó Colman.

Monguet fue nombrada como Subsecretaria en un cargo que se encontraba vacante hasta ese momento. Colman fue verbalmente informada de tal designación  por la Subsecretaria de  Legal y Técnica, hoy Ministra de Gobierno, Jéssica Ayala. “La Subsecretaria Monguet me  dijo que fue designada para ayudarme, cuidarme y respaldarme, según lo que le dijo el propio Gobernador. Yo ingenuamente me lo creí”, contó Colman.

 Firmas sin controles

 A los pocos días de asumir,  Monguet le dijo: ‘Mirian, quiero que firmes todo esto que está acá, sin control’. Yo tenía en esos momentos trámites referidos a  autorizaciones de liquidaciones de distintas índoles y jurisdicciones , en  la cual  yo debía  controlar , verificar y evaluar  si correspondía o no el pago de lo requerido en cada trámite, algo que implica mucha responsabilidad y que resulta totalmente incoherente   firmar sin previo control dado que una  autorización  es un pago de un beneficio, que implica mucho dinero  para el Estado Provincial. Ellos pretendían que  yo firme todo, sin control”, relató agobiada la empleada pública.

“Ese día que Monguet me hizo ese pedido  yo le dije ‘imposible’,  que no iba a firmar sin control porque  yo conocía perfectamente el trabajo que hago y la responsabilidad que implica,   a lo cual me responde ‘Pero es que acá no importa tu criterio, Mirian. Es más: nosotros -el gobierno- no  estamos de acuerdo con tu criterio de trabajo. Vos sos demasiado legalista, técnica y meticulosa y a nosotros eso  no nos interesa, y tenés  que entender que el criterio que se aplicará será el nuestro, el de firmar todo sin control, que salga como sea pero que se saquen todos los papeles. No importa como salga’”, comentó Colman.

“Entonces le respondí  ‘¿Vos querés que yo sea una firma papeles? De ninguna manera lo seré aunque me lo exijas vos, la Secretaria General de Gobierno y Coordinación y el mismísimo Gobernador.  No lo haré porque  yo no soy una firma papeles y nunca lo seré.  No me formé en este organismo técnico para eso, sino para analizar, evaluar y aplicar la normativa vigente. Si querés  poner una firma papeles acá, no hay ningún  problema. Yo doy un paso al costado (…) ahí me reiteró que se iba a aplicar la metodología  de trabajo que ellos tienen, que es firmar todo sin control”, sostuvo Colman.

Luego continúo con más ensañamiento la persecución, hostigamiento y acoso laboral, lo cual incluyó cambio de cerradura de su oficina, menoscabo administrativo por parte de personal que le debía responder jerárquicamente, vaciamiento de sus funciones, maltrato psicológico y que finalizó con tres  informaciones sumarias,  de las cuales  dos fueron por demoras de trámites “irreales y no demostrables”, y una información sumaria por sancionar a su secretaria por negarse a la entrega de un trámite requerido y  a ser convocada al despacho para hablar con su superior jerárquico inmediato, la Directora General a cargo.

“En consecuencia, las primeras informaciones sumarias concluyeron. A pesar de mi descargo, se me instruyó sumario administrativo por presuntas demoras en los trámites,  y el tercer sumario administrativo fue dispuesto  -sin previa información sumaria- por la Resolución Nº 198/2019, de la Secretaria General de Gobierno y Coordinación del 31/01/2019, que insólitamente fue ratificada por el Decreto Nº 329/2019, también dictado el 31/01/2019, que me dejaron al borde de la cesantía”, contó.

En paralelo, Monguet comenzó a ocupar los lugares, roles y facultades  administrativas que anteriormente le correspondían a Colman. Incluso, llegó al punto de llamar a un concurso para ocupar el cargo de Colman en la Dirección General de Recursos Humanos, impidiéndole que pudiera participar debido a los requisitos excluyentes que impusieron. Sin embargo,  a través de una medida cautelar, logró paralizar el concurso.

“Era estar todo el tiempo alarmada para ver qué me iba a pasar. Con los dos sumarios anteriores yo tuve dos crisis, de pánico y nerviosa, de los cuales una terminé  -en Mayo /2018- internada en el Sanatorio Chaco. Y  en  la otra crisis,  me sacaron en silla de ruedas de la oficina”, relató.

“Cuando empezó Ibis con la violencia laboral, con el acoso y la persecución comencé a ir al psiquiatra y psicólogo. Hace un año también estoy tomando Meridian 20 (utilizado para casos de depresión y los ataques de pánico) y para dormir tomaba Clonazepan”, relató.

Aumentazo de privilegio por decreto filtrado

 El último episodio que terminó por desmoronar, laboral y psicológicamente a Colman, fue el Decreto Nº 329/2019, del 31 de Enero de 2019, a través del cual  el gobernador  Peppo ratificó la Resolución  Nº 198/19 de la Secretaría General de Gobierno, ordenando la iniciación de un nuevo sumario administrativo (el tercero), con desplazamiento preventivo del cargo subrogado y de su cargo titular.

Esta vez, por la presunta filtración del Decreto  2983/18, del 17 de Diciembre  de 2018, a través del cual Peppo dispuso el pago de  una Bonificación por Responsabilidad Funcional del 30%  a las autoridades  superiores del Poder Ejecutivo  provincial. Además, en la Resolución que instruye  el sumario administrativo  se  acusó a Colman de revelar los recibos de sueldo de los principales funcionarios del gobierno con la preliquidación de haberes, hecho que fue catalogado como una vulneración de datos “confidenciales”.

“Se desprende que la agente mencionada (…) en uso de posición jerárquica como funcionaria pública, presumiblemente utilizando tanto su usuario y contraseña para operar en el sistema (accedió) a información confidencial que a posteriori resultó divulgada (y) que dada la gravedad de la situación planteada resulta de imperiosa necesidad determinar el grado de responsabilidad que cabría a la agente mencionada ante la falta de buena conducta en el desempeño de sus funciones”, indica la Resolución firmada por la Secretaria General de Gobierno y Coordinación,  que en ese entonces era María Serrano.

 “Me acusan que con mi clave se viralizó una información confidencial, cuando debe darse a conocer que hay aproximadamente mil usuarios en el Sistema P.O.N. De todos modos, es importante aclarar e informar a la ciudadania  del Chaco que un  Decreto del Gobernador no es una información confidencial, y que debe estar publicado en la página Oficial –SIUP- conforme lo establece la Constitución Provincial dado que todo acto administrativo del Poder Ejecutivo debe ser publicado. En el Estado no existe la información confidencial”, aclaró.

En esas penosas circunstancias,  Colman relató que la Dra. Monguet dispuso contratar un cerrajero para abrir la puerta  de su despacho. Designó al Sr. Orlando Godoy para que ocupara el cargo, dejándola sin escritorio, computadora  y los restantes elementos de trabajo que utilizaba como Directora General  y como Directora titular de Desarrollo de Recursos Humanos.  Colman agregó que se le prohibió a su personal para que realizaran los relevamientos de los trámites pendientes, y que no conforme  ejerció avasallamiento y desfuncionalizó  durante más de una semana al personal que trabajaba directamente con aquella (Colman).

Denuncia penal

Previo a esto, el 27 de diciembre de 2018, Colman había denunciado penalmente a la Dra. Ibis Velia  Monguet y “a quienes resultaren responsables por acción directa e indirecta” por “amenazas, incumplimiento ese   de deberes de funcionario público, mal desempeño de la función, abuso de autoridad, ejercicio abusivo de posición predominante, daño psicofísico, acoso permanente, tortura psicológica y presión psicológica”.

En su denuncia explicó que “no puedo acatar siempre lo que la Dra. Monguet pretende que se haga pues la responsabilidad será luego mía y esos actos administrativos podrán dar lugar a acciones legales en contra del Estado o mías”.

Colman también pidió a la Justicia que investigue el rol de Domingo Peppo en esta situación. “La investigación de estos ilícitos denunciados,  cabe también se realice en relación al Gobernador de la Provincia quien, al suscribir los Decretos irregulares que señalo a lo largo de esta denuncia. No puede ignorar la situación que se da en torno a esta cuestión habida cuenta de que se trata de circunstancias relacionadas estrechamente a su conocimiento. (…) Evidentemente,  él  apaña este ilícito accionar de Monguet resultando así corresponsable de tantas ilicitudes”, acusó.

La causa quedó radicada en la Fiscalía Penal 1. Asimismo, realizó el 3 de Julio de 2018   una presentación ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, en donde Colman denunció la “sucesiva producción de actos administrativos arbitrarios, ilegítimos, discriminatorios e irrazonables que perjudican el normal funcionamiento y avasallan funciones del único órgano técnico en la materia, como lo es la Dirección General de Recursos Humanos, a mi cargo”. Dicha denuncia hasta la fecha no tuvo respuesta alguna.

“Yo solo busco justicia, recuperar mi lugar y mi cargo titular con mis principales acciones (…)  Lo único que quiero es  justicia y que la sociedad  sepa las barbaridades e irregularidades que están cometiendo en esta gestión de Gobierno, sostuvo Colman.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=25070