«

»

Feb 20 2019

Imprimir esta Entrada

Armas climáticas: cielos tóxicos

Por Ezequiel Palacio

Vamos a imaginar un mundo narrado en el pasado por literatura de ciencia ficción y que nos introduzca en ese lugar en donde todo se vuelve distópico: la realidad. Un relato sobre lo que no sucede ni aquí ni ahora o justamente lo contrario.

Vamos a imaginar un mundo narrado en el pasado por la literatura de ciencia ficción. Vamos a imaginar a Aldous Huxley y George Orwell escribiendo esa literatura sobre composiciones visionarias vinculadas al quehacer artístico, reveladoras por su alto contenido singular de realidad. Trabajar el escepticismo, el descreimiento, es también una necesidad de nuestras sociedades. Porque nadie creería que Huxley y Orwell (y tantos otros), iban a componer tan detalladamente una idea sobre el control, la manipulación y el poder.

Pero aquí estamos, ensayando letras que traten de tirar agua sobre sucesos singulares que perjudican a las poblaciones desprevenidas. Hace unos días atrás, publicamos la nota Monsanto-Bayer: La entrega política de nuestros cuerpos. Allí hacíamos mención sobre particularidades históricas vinculadas al poder, la ciencia y la optimización de recursos económicos. Monsanto-Bayer es la síntesis científica que por medio de la manipulación genética promueve el control planetario de las semillas que nos alimentan.

¿Ciencia ficción?

Hoy se sabe con certeza que una semillita puede ser modificada genéticamente. Pero, ¿ y el grito en el cielo de los justificadores seriales (cereales), que dicen que el hombre no puede modificar lo que Diosito creó? Bueno, bueno… parece que no es tan importante para dios eso de modificar la genética de semillas que alimenten a la población mundial para optimizar dólares. Esas cosas ¿vió?

Tierra – Agua – Aire

Tierra

Seamos ordenados: por un lado, la modificación genética de semillas. Ocasionando envenenamiento de la tierra debido al uso de productos químicos que se necesitan para utilizar estas semillas. Resultado: poblaciones enfermas, con malformaciones genéticas, aumento de los niveles de cáncer, entre muchas otras enfermedades terminales, etc.

El desmonte de tierras en territorios latinoamericanos es un asesinato. Nos enseñan a ver de manera fragmentada, pero cuando levantamos la vista podemos ver que se trata de un desmonte que abarca millones de hectáreas.

amazonia-peruanaAmazonia peruana. 2018.

Desde el norte argentino (el Impenetrable resiste lo que puede) hasta el Amazonia, Bolsonaro, presidente electo en Brasil, misógino y xenófobo, le prometió a EE.UU la entrega de territorios vírgenes del Amazonia.

mazonia

La destrucción sistemática de los recursos naturales es un hecho. La biodiversidad acorralada por las topadoras del sistema financiero que sólo busca la rentabilidad. Lo que ocurre en el medio forma parte del llamativo vacío legal y la desidia programada de todas las instituciones gubernamentales y no gubernamentales nacionales e internacionales: el saqueo y la optimización de ganancias.

Agua

La contaminación del agua es también un asesinato sistemático. Desde el portero de edificio porteño, que baldea veredas desperdiciando agua potable, hasta el sistema extractivo a cielo abierto de las grandes corporaciones mineras. La utilización de millones de litros de agua para la limpieza de los minerales extraídos de las entrañas de la tierra. El agua es desviada de sus cursos naturales, provocando la alteración de la flora y la fauna, generando sequias como nunca antes vistas en territorios enormes. El agua utilizada para la extracción minera es vertida nuevamente a la tierra, sin el debido tratamiento, ocasionando la contaminación del suelo y subsuelo terrestre y posterior envenenamiento de las napas subterráneas.

Resultado: poblaciones enfermas y contaminadas; la alteración y modificación de todos los ecosistemas; la muerte y desaparición de flora y fauna nativa. Un saludito a la Barrick Gold canadiense que mediante el lobby político-económico obtiene la connivencia de los Estados que aniquila mediante el envenenamiento de sus aguas y el empobrecimiento de su economía, saqueando sus recursos mineros.

http://www.fundavida.org.ar/web2.0/barrick-gold-enveneno-el-agua-y-aperecieron-llamas-muertas/?fbclid=IwAR2qeZlofY930aTwoP8uYHBVAcocxxM2IA7foRYf3q54moj1Ok4veY18oIU

Las papeleras o pasteras (plantas industriales de tratamiento de celulosa para hacer papel blanco), tan resistidas hace años, ¿aún las recuerdan? Todo un aparato mediático dedicado a justificar que las pasteras ubicadas estratégicamente en el Rio Uruguay no generan contaminación. Los últimos estudios de los Asambleístas de Gualeguaychú, Entre Ríos, que vienen siendo acallados por los medios hegemónicos, demuestran el alto y cada vez mayor, nivel de contaminación del agua dulce de los ríos del litoral argentino.

https://www.elentrerios.com/actualidad/admitieron-haber-contaminado-el-ro-uruguay.htm

La extracción sistemática a cielo abierto o bien de extracción convencional de metales (oro, plata, cobre, bronce, cinc, hierro, plomo, estaño) son recursos NO RENOVABLES que tienen como destino sostener las economías poderosas del mundo: Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Holanda, Japón, etc. El “boom minero argentino” es una operación que desinforma y encubre el silencioso saqueo de recursos metalíferos no renovables, permitiendo sistemas extractivos depredadores y contaminantes, que están siendo denunciados en todo el mundo.

El delirio de una fiebre llamada oro

La “fiebre del oro” se inició durante la década de Carlos Menem y se ha mantenido y profundizado con los sucesivos gobiernos, creándose incluso una suerte de tercer territorio en la Cordillera de los Andes mediante el Tratado de Integración y Complementación Minera Argentino Chileno de 1997.

Argentina es el sexto potencial minero del planeta, guarda en sus sierras, mesetas y cordilleras, depósitos detectados de oro, cobre, plata, plomo, molibdeno, zinc, estaño, litio, potasio, níquel, cobalto, uranio y otros minerales.

¿El Colonialismo de antes también es Colonialismo ahora?

Lo escandaloso del caso argentino es que la legislación vigente evidencia una clara servidumbre colonial. Establece que la propiedad de las reservas mineras es de los Estados provinciales, pero les prohíbe explotarlas: están obligados a cederlas a las empresas privadas, transfiriéndoles las investigaciones geológicas y los descubrimientos realizados por el Estado. A esto se suma la falta de control público sobre los minerales que exportan, las excepcionales desgravaciones impositivas, las bajísimas regalías o los subsidios otorgados.

Contrariamente a lo que se hace creer, el oro, la plata, el cobre y más de sesenta metales más, se van al extranjero sin pagar nada; pero nos dejan pobreza, corrupción, una grave contaminación ambiental y comunidades divididas por la asociación o resistencia a la corporación minera. Sin embargo, semejantes atropellos han atravesado el Congreso Nacional, la Justicia y los organismos del Estado, sin haber provocado ni cosquillas en los medios de comunicación y las fuerzas políticas.

Resultado: recursos nacionales saqueados por empresas transnacionales dejando un sinfín de daños ecológicos irreparables no sólo de manera superficial, sino también de forma subterránea. El agua, la misma con la regamos las plantas o usamos para limpiarnos, cocinar, lavar platos, y beber… el agua que ya no podemos usar porque es veneno.

Aire

¿Conspiranoides? Lo suficiente como para encender las señales de alerta. Pero juguemos… estamos en ese limbo ficcional donde la literatura fantástica se hace realidad con los años. Si a la tierra la estamos envenenando, si al agua la estamos envenenando, bueno, por lo menos nos queda el aire limpio… ¿Ud. puede decir sin mayores conflictos éticos, que el aire que respiramos es un aire limpio? Anímese…

En el barrio donde vivo, uno de los frigoríficos más grandes de Latinoamérica, el Frigorífico Rioplatense, perfuma con olor a bosta, meo de vaca y carne quemada, en todo momento la villa, el barrio humilde y obrero y los countries de los adinerados por igual.

Respirar es un asco. En la vereda frente al frigorífico, una pastera hace el resto. Aire y riachos conforman una realidad letal para todo el barrio. A nadie le importa.

Tigre-Nordelta tiene vive una singularidad: La villa fue rodeada por los murallones de los barrios privados más caros del país. Los barrios humildes sufren, padecen el despojo de las políticas sucias del neoliberalismo. No encerraron la villa levantándoles muros sino que hicieron al revés. Amurallaron los barrios caros. Pusieron cercos electrificados perimetrales. Cambiaron el curso de los riachos internos. El agua de lluvia se escurre hacia afuera de los countries, o sea… hacia el barrio popular. La modificación del hábitat natural provoca inundaciones cuando dos gotas de agua se caen del cielo. Los riachos mugrientos por las fábricas, frigoríficos y pasteras, desbordan de inmediato. Bajo el agua hedionda y pútrida quedan los vecinos obreros y desocupados. Sin embargo, vienen sucediendo hechos más escandalosos. La contaminación del aire: Cielos tóxicos; Geoingenieria. La dispersión de partículas de aluminio y otros metales en el cielo. La consecuente modificación del clima.

¿Modificación del clima?

El mundo se está poniendo peligroso, no sólo porque lo estamos volviendo socialmente jodido, sino más bien, por la incesante provocación de sectores que manipulan los espacios de poder en su propio beneficio de clase. Ud. dirá… ¿modificación del clima, es eso posible?

La ciencia ficción nos introduce en ese mundo donde todo se vuelve distópico cuando se lo imaginan. Es sabido el uso de bombas para dispersar nubes y así evitar que provoquen aumento de la humedad y la consecuente lluvia. Para evitar la lluvia, se disparan bombas al cielo. La explosión separa las nubes y disipa de ese modo la formación de agua. Este procedimiento es común en zonas rurales donde el exceso de agua perjudica las siembras.

https://www.24con.com/nota/30557-no-llueve-porque-rompen-nubes-para-evitar-el-granizo/

https://actualidad.rt.com/actualidad/291712-conozca-cuatro-proyectos-geoingenieria-pretenden/amp?fbclid=IwAR29FPX_KIPMCrWfTToFtQzNliSspkfNC1zgZDf4U1zfa1aeJo1z_Om71G0

https://losandes.com.ar/article/view?slug=de-la-tormenta-al-sol-en-minutos-la-explicacion-al-fenomeno-que-sorprendio-a-mendoza

El mundo y las nuevas armas: HAARP – SURA – MERIDIAN

Para aquel o aquella que no haya buscado información al respecto creerá que hablamos desde la trama conspiranoide tan habitual de catalogar cuando algo nos sobrepasa. E.E.U.U lleva adelante el Programa Especial HAARP: HAARPsignifica “High Frequency Advanced Auroral Research Project”. En castellano sería, ‘Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia’. Pero antes, cuando la Guerra Fría acontecía, los Soviéticos activaron el proyecto SURA: Instalación de Calefacción Ionosférica. El Proyecto SURA genera emisión de señales de radio de muy baja frecuencia.

Durante la Guerra Fría, mediante la emisión de estas ondas, se generaba la interrupción momentánea de señales convencionales de radio, teléfono, televisión y satelital produciendo un golpeteo estático, que los yanquis denominaron: “el pájaro carpintero”. La intención era intervenir las señales de radio enemigas para conocer el paradero de tropas o posibles ataques. No obstante, la ciudad de California, en E.E.U.U entre 1987 y 1991, sufrió una sequía de dimensiones únicas en su historia. Casualmente en 1991 finalizó la Guerra Fría con la caída del muro de Berlín y el fin del mundo soviético y a su vez, la sequía en California.

En 2009, los chinos pusieron activo el Proyecto Meridian. Que básicamente, investiga la implicancia y los efectos que produce en la ionosfera la emisión de señales de radio de muy baja frecuencia.

https://www.eldiario.es/desalambre/granja-nubes-Tibet_0_843065909.html

Como estamos en el terreno de la literatura que roza con muchos límites, vamos a permitirnos esta licencia para imaginar algunas situaciones posibles, pero deteniéndonos puntualmente en una o en varias,¿ quién sabe?

La modificación del clima es un arma conocida como Arma Climática

¿Recuerdan que Monsanto ayudó y mucho en eso de las Armas Químicas? Ejemplo el Agente Naranja. Bueno no nos volvamos locos… aunque tampoco seamos ingenuos: Los impulsores de la geoingeniería ocupan posiciones estratégicas en el gobierno de Estados Unidos. El propio secretario de estado, Rex Tillerson, quien además es director ejecutivo de la petrolera Exxon Mobile, es un declarado pro-geoingeniería. ¡¡Ay, Ay!! ¡¡¡Vaca Muerta!!!

¿Y la instancia bélica conocida como Armas Biológicas? ¿Antrax, Fiebre N1H1, ébola, etc.?

Repaso cumplido

Si miramos hacia atrás, cuando los chinos inventaron y manipularon la pólvora, Gengis Kan y sus herederos conquistaron toda China, Persia, Paquistán, parte de Rusia, Polonia e iban por la conquista de toda Europa. La pólvora… eso que parecía magia y modificar el clima, eso que parece absurdo, tienen algo en común: sirven para matar.

La piedra, el cuchillo, el hacha, el arco y flecha, la pólvora, las balas, misiles voladores enormes, bombas nucleares, armas químicas, biológicas y sí… ¿por qué razón vamos a negar la existencia de las armas climáticas? ¿Es descabellado? ¿Absurdo? ¿Ridículo?

¿Alguien alguna vez imaginó o creyó posible la existencia de un arma que, arrojada desde un avión, al hacer impacto formara un hongo de polvo atómico y que su onda expansiva aniquilara toda forma de vida posible en miles de kilómetros a la redonda y perdure durante varias generaciones de nacidos sea animal o vegetal? Hiroshima y Nagasaki. Algunos fueron incluso testigos televisivos de la noticia.

Quien quiera dudar que dude

La historia bélica de la humanidad nos permite sospechar con mucho peso, sobre la existencia de las armas climáticas. Vamos a escuchar con habitual frecuencia este fenómeno llamado “cambio climático”. E.E.U.U rompe pactos y compromisos vinculados al mundo de la ecología. Su presidente diciendo que no existe el cambio climático, sino que es el propio devenir del planeta lo que sucede. Sin embargo, no hay que ser tan escépticos, debemos hacernos cargo de nuestra propia negligencia y asumir los riesgos de nuestros sistemas sociales y de vida.

El altísimo nivel de consumo y descarte de plásticos, nylon, aceites pesados, combustibles no degradables, metales, polipropilenos, pilas, baterías, cauchos, hierros. Toneladas gigantescas de basura generada día tras día, formando montañas enormes de desperdicios, donde los pobres van a buscar comida. Islas gigantes de botellas de plástico y otros derivados flotando en los océanos donde la biodiversidad marina encuentra la muerte. Entonces, siguiendo esta lógica de análisis, para “ver” una guerra climática no falta casi nada. Quizás haya que abrir bien los ojos nomas…

Hay indicios: los más arriesgados dicen que Katrina, el huracán fue una manipulación. El mundo científico, levantó la voz denunciando ante organismos internacionales este evento climático como un instrumento de la manipulación climática. Las sequias, los incendios forestales. Los tsunamis. Terremotos. La desaparición de territorios en manos de corporaciones deforestadoras. El fenómeno de la Geoingenieria no es nuevo. Hace más de 25 años que se vienen generando estudios de laboratorio y de campo. Básicamente nos quieren vender la tecnología de la Geoingeniería como un bienestar único para la humanidad.

 https://www.eldiario.es/clm/geoingeneria-silenciosa-paliar-cambio-climatico_0_512699568.html

La aspersión de los cielos con nanopartículas de aluminio, por ejemplo, evita que todos los rayos solares atraviesen la atmósfera, y de este modo se contribuye científicamente a contrarrestar el calentamiento global, el derretimiento de los hielos o la desaparición de los arrecifes corales marinos. Los rayos solares rebotan en las partículas de aluminio y son reflejadas hacia arriba, evitando de este modo… bla bla bla Resultado: las partículas de aluminio que son rociadas en los cielos caen sobre nosotros. Respiramos aluminio. Las plantas, los insectos, el agua, los animales. Mirar el cielo es cada más llamativo. Las nubes siempre fueron acumulaciones de humedad. Luego condensación y ¡¡pum!! La lluvia.

Las nubes y sus formas conocidas

nubes

En la actualidad, en nuestros cielos podemos encontrarnos con formaciones nubosas cada vez más extrañas y frecuentes.

nubes-2

La tierra se resquebraja. Los ríos envenenados. El aire contaminado. La estupidez humana no conoce límites. La racionalidad se somete ante la impostura de la optimización de dólares. Las consecuencias son siempre primero de los que menos pueden defenderse. La implementación de un nuevo armamento militar no parece ser tan elocuente. Modificar el clima ya es un hecho. Y como nunca los territorios fueron afectados. E.E.U.U sufre incendios forestales como jamás en su historia. Siempre es más fácil echarle la culpa a un demente adorador del fuego.

Pero como dijimos al comienzo… esto es sólo ficción. Literatura de ciencia ficción.

FUENTE: Agencia Paco Urondo

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=24674