«

»

Dic 31 2018

Imprimir esta Entrada

Chaco: excéntricas prioridades del Gobierno en el año que termina

El año que termina deja contrastes. Será igualmente recordado como el peor de todos desde al menos el 2001. La paradoja es que los pronósticos para el 2019 son todavía más sombríos. Es peor el brutal ajuste que se hará sobre las consecuencias que ha tenido este 2018 que el que se hizo en el declive de las condiciones económico-sociales como ocurrió en el año que se despide.

¿Cuáles son esos contrastes? El Centro Mandela reveló antes del fin se semana que las insostenibles condiciones de atención sanitaria en el paraje Comandancia Frías movió a las instituciones sociales y políticas a avanzar en la ocupación de un Hospital nuevo, terminado y sin uso, que esperaba la inauguración y el corte de cintas.

En tanto, se atendía en condiciones indignas a la población en la casita que había construido el mismo gobierno para que sirva de habitación a los médicos y profesionales que desarrollan su tarea en esa alejada zona del norte provincial.

¿Qué hacía un hospital nuevo y terminado con las puertas cerradas? Y cabe también preguntarse ¿por qué llevó tanto tiempo la construcción de ese pequeño hospital que tenía prevista su terminación en 4 meses?

Recordó el Centro Mandela que el gobernador Peppo habló de esa obra en su discurso de inauguración del período de sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados en el mes de marzo. A mediados de año, debió haber estado terminada. Sin embargo, en junio, el primer mandatario reconoció que los trabajos -que ya estaban avanzados en un 80%-, estaban paralizados por falta de fondos.

De un presupuesto menor a 5 millones, el faltante había sido 1 millón para terminar todo dentro de los plazos legales previstos.

Se trata de una exigua cifra comparada con todo lo que se llevó la corrupción que afectó al mismo gobierno y que justamente en marzo provocó las detenciones de Horacio Rey, ex poderoso secretario General de la Gobernación y otros funcionarios.

________________________________________________________________________________________

PUEDE LEER MAS:

El Impenetrable: por el colapso de la “Casita sanitaria” ocuparon el nuevo Hospital de Comandancia Frías

________________________________________________________________________________________

Además, a días de terminar el año el gobierno cortó las cintas para inaugurar el pomposo edificio de Lotería Chaqueña. Esa obra nunca se paralizó. Los hechos marcan las prioridades y la sensibilidad del gobierno que cumplió tres años.

Acostumbrados a movimientos de todo tipo dentro de la administración de los recursos públicos, detraer un millón de pesos de la corrupción o de otras obras debió haber sido un golpe de teléfono, en un gobierno con ideas y con sensibilidad.

Pero el céntrico edificio de Lotería es más visible que el modesto hospital de Frías, sus pacientes y su población. Un organismo se dedica a los juegos de azar, el otro a la atención a la salud.

De nuevo, prioridades.

Desde el robo de la leche que surgen evidencias de la falta de compromiso de las autoridades de Salud Pública. Ese escándalo que todo el poder se empeña en atribuirle a un par de perejiles, una becaria y un comerciante de la avenida Sabín, ha revelado sin embargo, que en el manejo de los insumos para los sectores menos protegidos, la atención hasta ahora ha sido más bien obra de la casualidad más que de las políticas de gobierno.

Aún si se descartara un hecho grotesco de corrupción como el poder quiere y los investigadores apuntan, que no le hayan robado todo al Ministerio de Salud ha sido más bien una actitud de prudencia de los ladrones que de responsabilidad y control de parte de las autoridades.

Otro tema. La Asociación Chaqueña de Solidaridad con el Diabético (ACHASODIA) denunció una semana antes de que termine el año que Salud Pública se había quedado sin provisión de insulina. La respuesta, como en el caso de la Leche Robada se articuló de nuevo con la Fiduciaria. “Lo hemos reclamado, pedido, exigido por carta documento al señor Ministro de Salud y no hemos conseguido más que una compra mínima a través de Fiduciaria del Norte (método que escapa al circuito administrativo habitual que ojala sea transparente)” dijo la Asociación y lo señalado entre paréntesis es la desconfianza que la utilización de este método provoca en ellos.

Se trata de un insumo básico que escasea en Salud Pública como la leche. ¿Puede este Ministerio garantizar que sólo sea una cuestión de desabastecimiento por falta de presupuesto? Y si así fuera, otra vez: prioridades.

Unos días después tanto la atención de la Salud Pública provincial dio vueltas al país con un video de médicos en un quirófano operando sin servicio de energía. Iluminados por celulares.

En Salud los profesionales y trabajadores saben que esto no es algo nuevo. Por el contrario, es habitual y afecta no sólo al quirófano. ¿Es posible imaginar lo que provoca un corte de luz en un respirador artificial? ¿Saben las autoridades que eso se reemplaza por un “bolseo” a mano para seguir insuflando aire en los pulmones de los pacientes “desconectados por el corte”?

Pero la reacción oficial ahora apunta a saber quién grabó el video o quién lo puso a disposición de todos en las redes sociales. Por tercera vez, prioridades.

Las preferencias de este gobierno están en las antípodas no sólo de las que debieran ser por su responsabilidad institucional, sino también de las propias que promete y comunica diariamente. Ni se recuerdan las promesas de campaña. De lo se habla aquí es de lo que se dice que se hace.

Por ejemplo, se ha alimentado en base a una estadística nacional que la provincia del Chaco es la que “paga menor importe por las facturas de luz” en el contexto nacional. Apenas está en el octavo lugar entre las diez primeras, pero además, ¿nadie se ha detenido a pensar la relación ingresos/tarifas? Mucho menos el anticipo de las autoridades de Secheep sobre el tamaño de los aumentos que se avecinan en 2019.

Esos mismos medios que militan las prioridades que el gobierno provincial quiere comunicar se han dado el lujo de entrevistar al secretario de Información Pública, Aldo Almirón, haciendo retrospectiva sobre el año que termina sin hablar una sola palabra de la causa Lavado I.

¿Es sólo el gobierno responsable de lo que sucede? Es posible entender que es el principal, pero está claro que no es el único. Feliz Año Nuevo.

Fuente: CHACO HOY

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=24332