«

»

Jun 15 2012

Imprimir esta Entrada

UN RARO PRESIDENTE DE FIESTAS VS. GREENPEACE

Greenpeace: su actitud con fama y poder

La actitud y los refranes tienen que ver con la realidad: “Dime con quién anda y te diré quién eres” ó “hazte de fama y metete a la cama” ó “un botón basta para muestra” y así hay cientos de refranes o como decía mi abuelo: “Para protestar hay que estar”.

Cuenta por ahí la historia reciente, que Greenpeace se hizo de la “fama” “andando” de la mano de un poderoso grupo empre¬sario europeo para protestar en todo el mundo en contra de la modificación genética en las semillas (transgenización) bene¬ficiando con la protesta a ése grupo que comercializa pestici- das y mientras tanto se olvidó de “estar” adonde más tarde iba a protestar.

Sí Greenpeace hubiera nacido en 1912 y su actitud seria como ahora ¿Que serta el Chaco hoy? todo monte, con una pobreza económica paupérrima que ni ellos estarían acá ahora. No estaríamos organizando la 22° fiesta nacional del algodón y ¿Qué hubiéramos festejado en el centenario de Sáenz Peña?

¿Sabrán en Greenpeace que para el desarrollo humano y la vida misma hacen falta recursos provenientes de la tierra? como los alimentos y la producción agrícola-ganadera que como la algodonera produjo recursos económicos indispensa¬bles y sacó adelante a nuestra provincia y hoy gracias a que no estaba Greenpeace en 1912- el Chaco puede exhibir con orgullo su producción de algodón, soja, girasol, maíz, etc.etc, agregan¬do la excelente producción en ganado mayor y menor.

Sin embargo no todo es negativo, con otra actitud y en el marco de la Fiesta Nacional del Algodón, el día 4 de mayo vimos el algodón en tiempo real en el INTA Sáenz Peña, una excelente muestra expo-dinámica que nos dejó impactados por el empe¬ño de sus técnicos , la calidad de nuestros suelos y la bonanza del clima (aunque este año hubo pocas lluvias) que muestran claramente la posibilidad de que el “oro blanco” sea un cultivo rentable y sustentable a favor de mejorar la calidad de vida de los chaqueños y ahí, razonable y normal¬mente estuvimos: el gobierno, los técnicos, los ciudadanos comunes, todos los hacedores de un Chaco pujante. Porque recordemos que hay tres ciases de personas: las que hacen que ocurran las cosas; las que no hacen nada para que ocurran y las que no saben lo que ocurre. Nosotros estuvi¬mos en primera clase, Greenpeace no.

Con marketing y atropello quieren ser dueños de una razón que a todas luces no tienen, porque la lógica dice que si tendrían razón no hacen falta marketing ni atropello. Así con esta actitud desprecian al ser humano y no tienen en cuenta que los demás somos personas y merecemos respeto.

¿Nunca habrán probado hacer las cosas normalmente?

 

Si voy a la casa de un amigo y tiene un perro atado, la actitud normal es que le pregunte por qué lo tiene atado antes de cortarle la soga y salir a gritar a los cuatro vientos que el perro debe estar suelto porque los animales deben estarlo. Esto último es verdad, pero no sería menos cierto que esté atado porque muerde a las personas

Si serían normales, primero deberían haber concurrido a las oficinas del gobierno del Chaco y averiguar sobre ios aconteci¬mientos que ocurren en tal o cual lugar, agotando esa primera instancia de la información oficial. Luego, si se están violando las leyes o normas al respecto y previa acreditación del carácter invocado, hacer las presentaciones ante los organismos que correspondan sin inutilizar maquinas ni escándalos.

Hay que recordarles que somos civilizados y el Chaco tiene un sistema de división de poderes, tiene leyes propias y respeta las demás leyes y convenciones, tiene un sistema de administra¬ción democrática del estado y que funciona bien.

Tendríamos que explicarles que los chaqueños vamos a la escuela y a la universidad, que nos ocupamos de las personas: hay que mostrarles la cantidad de edificios para la salud, la justicia, la educación, la vivienda y los caminos porque el Chaco tiene la red terciaria de caminos que son en cantidad, calidad y mantenimiento una de los mejores de Sudamérica.

Deberíamos contarles que el Chaco fue la tierra que cobijó a cientos de familias que emigraron de Europa para no morirse por la guerra o por el hambre y que justamente esos inmigrantes junto a los criollos y aborígenes son los que fueron desmontan¬do el Chaco para que con “el oro blanco” venga el progreso que hoy disfrutamos.

Sinceramente los invito a la 22° Fiesta Nacional del Algodón para que vean la pujanza del chaco expuesta con éxito a la vista de todos y contemporáneamente con simientes transgénicas, creo hoy predominantes en el mundo sin la avalancha de enfermedades anunciadas allá por la década del 90.

Es más y un botón basta para muestra: en la cuenca arrocera del chaco hay productores que sobre una misma superficie rotan: cultivo de arroz transgénico con cría de pacú. Un contras¬te desenmascarador ciertamente para un tema medio abando¬nado por Greenpeace.

Para protestar hay que estar, porque es fácil tener oficinas en París o en Puerto Madero y venir a decimos como tenemos que vivir. Desearíamos conocer sus planes para combatir la pobre¬za económica, la droga, el chagas o el Sida, ésas serian verda¬deras proezas y mientras tanto en la misma mesa vemos que hacemos con los montes y revertimos la escalada de un conflic¬to que da la sensación está en búsqueda de plantarnos algún muerto en el camino.

 

JUAN CARLOS GENERO.

Presidente Fiesta Nacional del Algodón Sáenz Peña

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=2408