«

»

Nov 30 2018

Imprimir esta Entrada

El Diseño de Seres Humanos. El Nacimiento del Superhombre

El diseño genético de seres humanos anunciado por China recientemente, representa un hecho critico en la historia de la humanidad, es quizás creemos de repercusiones superiores a un probable tercer conflicto 1543224768_174686_1543244967_noticia_fotogramamundial. Por ello, esta situación nos lleva a presentar la información relacionada para el conocimiento general y el incremento de la capacidad de decisión. Debemos destacar, que las presunciones que hace más de dos décadas realizamos a nivel científico se han confirmado lamentablemente.

La era genética

En 2003 un grupo internacional logró revelar nuestro mapa genético y publicó la secuencia completa del genoma humano.

La primera gran batalla

En ese momento se libró la primera gran batalla, entre la opción de la creación de un banco genético humano privado (Celera Genomenic SA), al que todos deberían comprar la información para desarrollo u otras aplicaciones y el programa público que se impuso, de uso abierto y no rentado.

La edición genética de seres humanos

El siguiente gran paso se dio en 2012, cuando se descubrió una forma de alterar esa secuencia de ADN, modificando las instrucciones genéticas de la vida. Una técnica de edición genética conocida como CRISPR/Cas9.

El origen del CRISPR convencional

“Pensé que estudiar la forma en que las bacterias pueden programar a las enzimas para hallar y destruir virus era algo fascinante relacionado con la evolución de un sistema inmunológico en microbios” relata Jennifer Doudna parte del equipo de desarrollo de la técnica. Pero, al estudiar cómo funcionan estas tijeras enzimáticas que las bacterias utilizan para cortar ADN defectuoso y así defenderse ante infecciones virales. Se dieron cuenta de que esta enzima CRISPR/Cas9 podía ser programada para cortar secuencias de ADN de forma muy precisa, lo que abrió las puertas a la edición genética y a la posibilidad de reescribir el genoma no solo humano, sino de todo organismo vivo.

La última variante de la edición genética desarrollada posteriormente, se inspira en el rudimentario sistema inmune con el que algunas bacterias guardan en su genoma fragmentos del genoma de virus, como si fuera un retrato robot. Lo que les permite identificarlos y lanzar contra ellos unas enzimas que cortan el ARN viral y lo desactivan. Que es en última instancia en lo que se basa la variante. Así, Zhang y su equipo han descrito un nuevo grupo de estas enzimas presentes en bacterias del género Prevotella, que normalmente viven en los intestinos y la vagina. Los investigadores han desactivado la capacidad de esas enzimas —las Cas 13b— para cortar el ARN y le han añadido otra proteína que cambia una base de adenina (A) por otra de inosina (I), que se lee como si fuera una guanina (G). Este nuevo sistema se pega selectivamente a secuencias determinadas de ARN y corrige una A por una G. Los cambios son solo temporales —duran lo que tarda el ARN en degradarse dentro de la célula— y reversibles, lo que no sucede con el CRISPR convencional que se aplica al ADN y que, una vez cambiado, se queda así para bien o para mal.

A la investigadora Luhan Yang, una recluta de Harvard proveniente de Beijing que ha fundado una pequeña compañía de biotecnología para diseñar genomas de cerdos y vacas, e introducir genes beneficiosos y eliminar los malos, ¿para quién?, ¿para qué?, ¿y quién gana? . Se le formulo la siguiente pregunta: ¿Se puede hacer algo de esto a los seres humanos? ¿Podemos mejorar el acervo genético humano? Sí, por supuesto. De hecho, el laboratorio de Harvard tiene un proyecto en curso para determinar cómo podría lograrse.” Y abrió en su computadora portátil una diapositiva de PowerPoint titulada “Reunión de edición de línea germinal”. Aquí estaba: una propuesta técnica para alterar la herencia humana.[1]

Esta tecnología podría usarse para librar a líneas familiares de flagelos, como la fibrosis quística. También podría ser posible instalar genes, que generen inmunidad de por vida contra afecciones infecciosas, el Alzheimer, los efectos del envejecimiento y las afecciones oncológicas. Veamos un ejemplo de aplicación clínica actual. El doctor Martin Pule, del University College de Londres, logro modificar genéticamente linfocitos T para que reconozcan y ataquen células cancerosas. Una de esas terapias, llamada CAR-T[2], ya recibió licencia para uso en Estados Unidos, con un costo de US$475.000 por paciente. El tratamiento personalizado es extremadamente efectivo. Se usa en niños y jóvenes con leucemia linfática aguda y tiene una tasa de remisión de 83% con una dosis única, según Novartis, la compañía que fabrica el medicamento y dueña de la patente. Esta es la buena nueva, la resolución de patologías hasta hoy incurables, que, sumada a la imagen de la caridad o el llamado principio de beneficencia, va a llevar al “común sentido” a que toda acción es justa para el bien común, inclusive Hiroshima y Nagasaki.

Pero, cuando los humos del iluminismo se despejan se comienza a entrever la realidad cruel y dura, el temor es que la ingeniería de la línea germinal habré el camino hacia la distopía del Superhombre, el Un Übermensch de Friedrich Nietzsche (en alemán, traducible como superhombre, suprahombre, sobrehombre o transhombre). O para los simples dirán sencillamente niños de diseño, para aquellos que puedan pagarlo. ¿Quieres un niño con ojos azules y cabello rubio? ¿Por qué no diseñar un grupo altamente inteligente de personas que podrían ser los líderes y científicos del mañana? ¿Pero quién serán los mejores: ¿Blancos, negros o amarillos? Y la pregunta final: ¿qué harán con los no reformados ni diseñados inferiores 7.000 millones actuales? La respuesta es la perspectiva de la eugenesia, Auswitch.

De la escuela británica el genetista Robert Winston se pronuncia: “La regulación no puede evitar que esto suceda en el Reino Unido con el tiempo o mucho más probablemente en otro lugar. Con el poder del mercado y la información abierta publicada en revistas, estoy seguro de que los humanos querrán tratar de ‘mejorar’ a sus hijos y estarán preparados para pagar grandes sumas para hacerlo”.[3]

 

El nacimiento de Frankenstein

El primer intento conocido de crear embriones humanos modificados genéticamente, en los Estados Unidos, fue llevado a cabo recientemente por un equipo de investigadores en Portland, Oregón. Pero, los científicos de China publicaron tres informes anteriores sobre la edición de embriones humanos y estarían trabajando en un proyecto con 300 “voluntarios”. Los experimentos realizados y en curso son un hito en lo que puede resultar un viaje inevitable hacia el nacimiento de los primeros humanos genéticamente modificados.[4]

Un equipo de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, en Shenzhen, ha estado reclutando parejas en un esfuerzo por crear los primeros bebés con ediciones genéticas. He Jiankui, un biólogo de élite reclutado en los EE. UU. como parte de su “ Plan de los mil talentos , anuncio que impregnó a una mujer con embriones que fueron editados para deshabilitar la vía genética que el VIH utiliza para infectar células.

“En esta búsqueda global cada vez más competitiva de aplicaciones para la edición de genes, esperamos ser pioneros”, escribieron él y su equipo en una declaración de ética que presentaron el año pasado. Prediciendo que su innovación “superará” la invención de la fertilización in vitro, cuyo desarrollador recibió el Premio Nobel en 2010.

La afirmación de que China ya ha hecho seres humanos modificados genéticamente se produce, casualmente, cuando los principales expertos del mundo están llegando a Hong Kong para la Segunda Cumbre Internacional sobre la Edición del Genoma Humano.

David Baltimore, biólogo y ex presidente del Instituto de Tecnología de California. quien preside los procedimientos de la cumbre internacional, dijo en un mensaje pregrabado antes del evento, que comenzó el martes 27 de noviembre. “Nunca hemos hecho nada que cambie los genes de la raza humana, y nunca hemos hecho nada que tenga efectos que se mantengan a través de las generaciones”

“Si es cierto, este experimento es monstruoso. Los embriones estaban sanos, sin enfermedades conocidas. La edición genética en sí misma es experimental y todavía está asociada con mutaciones no buscadas, capaces de causar problemas genéticos en etapas tempranas y más tardías de la vida, incluido el desarrollo de cáncer” afirma Julián Savulescu, profesor de la Universidad de Oxford[5]

Para Benjamin Hurlbut, especialista en bioética de la Universidad Estatal de Arizona que asiste a la cumbre de Hong Kong expresa: “Tengo la sensación de que se están preparando las bases para una futura auto justificación”

El lucrativo mercado de la edición genética en humanos.

La mayoría de las compañías de terapia génica, detrás de estos ensayos, tienen sociedades o han recibido inversiones de empresas farmacéuticas más grandes, incluidas Bayer, GlaxoSmithKline, Pfizer, Merck y Novartis. De hecho, el cartel de la industria química está trabajando firmemente en este proyecto.[6]

Según algunas proyecciones, se espera que el mercado global de edición del genoma se duplique en los próximos cinco años para alcanzar un valor de US$6.280 millones. El que crecería en forma geométrica en periodos más reducidos a medida que pase el tiempo.

Los genetistas médicos, por ejemplo, podrían ganar entre US$39.870 y US$134.770 al año, mientras que un técnico en bioinformática, quien ayuda a interpretar los datos genéticos, podría obtener entre US$35.620 y US$101.030 al año, según el Instituto Nacional de Genoma Humano británico[7].

Fyodor Urnov,  presidente y fundador de la compañía de secuenciación de ADN  Direct Genomics  fue claro cuando manifestó que las empresas de biotecnología podrían, en última instancia, obtener una ganancia inesperada, si los nuevos métodos de otorgar beneficios de salud a los niños son ampliamente empleados. Según el plan del ensayo clínico, las mediciones genéticas se realizarían en embriones y continuarían durante el embarazo para verificar el estado evolutivo de los fetos. Durante su presentación en 2017, reconoció que, si el primer bebé CRISPR no era saludable, podría ser un desastre.

“Deberíamos hacerlo de forma lenta y cautelosa, ya que un solo caso de falla podría matar a todo el campo”. Lo que podría, pensamos nosotros, despertar la susceptibilidad publica frenando la planificación estratégica del desarrollo del tema.

Fuente: Salud Ambiental

 

Dr. Damaso Tor

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=24022