«

»

Ago 24 2018

Imprimir esta Entrada

Detenido denunció que penitenciarios lo empalaron y quisieron “suicidarlo” en la Alcaidía

Fuente: HDP Noticias

Dijo que protestaba en su celda reclamando ser trasladado cuando seis guardias lo sacaron a golpes, lo encerraron en una oficina esposado, le pegaron y violaron con una tonfa. Y después quisieron colgarlo del techo.

  

Un detenido de la Alcaidía de Resistencia fue trasladado al hospital Perrando, después de denunciar haber sido empalado por los guardias.

Diego Armando Ibáñez, de 23 años, detenido en la Alcaidía de Resistencia, donde cumple una condena por homicidio agravado por el vínculo, debió ser trasladado al hospital Perrando la siesta de este jueves después de denunciar haber sido empalado por tres de los guardias.

Según relató, decidió patear la puerta de la celda en señal de protesta solicitando su traslado a otro lugar de detención. En ese momento ingresan seis penitenciarios que lo esposaron y golpearon, y lo trasladaron a una oficina, donde fue encerrado con tres de ellos.

________________________________________________________________________________________

PUEDE LEER MÁS:

Muertes, violencia y drogas son caras del colapso y de la ruina del sistema penitenciario chaqueño

________________________________________________________________________________________

Ahí fue derribado y mientras uno le pisaba la cabeza y otro le sujetaba las piernas, un tercero al que identificó por el apelativo “Gallo”, le bajó el pantalón, separó los glúteos y le introdujo en reiteradas veces la “tonfa” reglamentaria en el año. El intentó infructuosamente defenderse.

Después dijo haber sido trasladado de regreso a la celda, donde le reemplazaron las esposas por un trapo y lo obligaron a subir a una silla, atándole una sábana alrededor del cuello con el otro extremo sujeto a un tirante del techo.

En ese momento, todo indicaba que los penitenciarios pretendían asesinarlo montando una escena que haga parecer un suicidio. Por lo que alertó a gritos al resto de los internos que comenzaron a exigir que lo liberaran.

Por el alboroto, dijo que los efectivos desistieron del plan pero le advirtieron que si abría la boca iban a pegarle toda la tarde.

En su denuncia dice que la situación llegó a oídos de un funcionario judicial que visita la Alcaidía todos los jueves y que reclamó que fuera llevado a la enfermería, desde donde después fue trasladado al Perrando.

Además, el detenido asegura que las personas a las que acusa de empalarlo e intentar asesinarlo, son las mismas que se encontraban de guardia el 8 de agosto, cuando Martín Alberto Cuevas, de 27 años, fue hallado muerto, casualmente, colgando de un cable en su celda.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=23116