«

»

Ago 15 2018

Imprimir esta Entrada

Rescatan a 16 jóvenes chaqueños que eran explotados en un campo de Santiago del Estero

Fuente: Diario 21TV.

Al comprobarse la situación fueron aprehendidos el arrendatario y los contratistas. Les endilgan los delitos de “reducción a la servidumbre, privación ilegítima de la libertad y amenazas calificadas”.

 

446436.jpg_cropEfectivos policiales de la ciudad de Quimilí apresaron a un arrendatario y a dos contratistas, acusados de obligar a 16 jóvenes –entre ellos 4 menores de edad- a realizar tareas rurales durante un mes en un campo ubicado en el paraje El Simbolar, distante a 12 kilómetros de la cabecera del departamento Moreno, y de haberlos mantenido en condiciones inhumanas de abandono, sin agua ni comida, negándoles el pago.

El hecho tomó estado público cuando un vecino de Weisburd se hizo presente esta mañana, alrededor de las 11, en la Comisaría 29 de Quimilí y manifestó que momentos antes había encontrado a dos personas del sexo masculino, haciendo “dedo” sobre la Ruta Provincial 116.

Estas personas, de 17 a 21 años, le habrían confiado que se habían “escapado” de un campo donde realizaban tareas de desmalezamiento, extracciones de raíces y espigas de maíz, y que deseaban denunciar al contratista, conocido como “Toro” Medina, porque los obligó a trabajar y les negó el pago acordado bajo amenazas de muerte con una escopeta.

De inmediato, las autoridades policiales tomaron intervención en el hecho y la fiscal Celia Mussi ordenó que se constatara lo expuesto. Por lo que se comisionó personal uniformado al campo, cuya entraba dista a unos 10 kilómetros de Quimilí y desde allí desandaron otros 10 kilómetros hasta encontrar el sitio señalado por los jóvenes trabajadores, donde permanecían otras 14 personas en condiciones de extrema precariedad: no tenían un lugar donde dormir, ni agua ni comida y sólo se cubrían con algunos plásticos.

Según informó la policía, luego de las entrevistas realizadas a los trabajadores, todosoriundos de la localidad de Las Corzuelas, en la provincia de Chaco, se corroboraron los dichos de los jóvenes que llegaron a la comisaría y se pudo saber que Medina habría sido el encargado de distribuir las tareas que ellos debían realizar desde hacía un mes aproximadamente.

Y que, además, mediante insultos y amenazas de muerte con una escopeta, los habría obligado a permanecer en el monte sin refugio alguno y que, cuando se le preguntó por el pago, él contestó con evasivas e improperios.

Asimismo, y tras la consulta a la fiscal,, se procedió a la aprehensión de César Walter “Toro” Medina (38) Zulma Beatriz Vázquez (44), ambos con domicilio en Chaco, quienes desempeñaban las tareas de contratistas y fueron imputados por “Reducción a Servidumbre, Privación Ilegítima de la Libertad y Amenazas Calificadas”.

También fue aprehendido el arrendatario del campo, Juan Pablo Valvassori (40), con residencia en el barrio Santa Ángela de Quimilí, por los supuestos delitos contemplados en los artículos 140 y 141 de C.P., que reprime la Reducción a Servidumbre y Privación Ilegítima de la Libertad.

En el monte donde se encontraban viviendo los trabajadores, efectivos de Criminalística realizaron tomas fotográficas para certificar la situación en la que vivían los jóvenes, quienes a su vez expresaron el deseo de regresar a sus hogares ya que no habían recibido el pago por lo trabajado; según los dichos del arrendatario, el contratista habría recibido una importante cantidad de dinero para hacerlo efectivo, lo cual no ocurrió.

La Dra. Mussi ordenó que el grupo sea examinado por el médico policial y que se realicen todos los trámites administrativos necesarios para la cadena de custodia de una escopeta doble caño con la cual Medina habría amenazado a los peones rurales, arma que fue secuestrada durante los procedimientos de aprehensión.

Al parecer, por las características del caso, se estaría en presencia de un delito del orden federal por lo que, próximamente, la Justicia ordinaria analizaría la posibilidad de recaratular la causa por la de Trata de Personas.

Cabe mencionar que, de acuerdo a lo informado, se arbitraron todos los medios para el regreso de los trabajadores a su ciudad de origen e, incluso, el mismo intendente de Las Corzuelas se apersonó en la Comisaría 29 poniéndose a disposición de las autoridades de seguridad y felicitó al personal interviniente por la rápida intervención y el trabajo realizado.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=23009