«

»

Ago 10 2018

Imprimir esta Entrada

“La estúpida obsesión de autofotografiarse en todos lados violó un pacto sagrado”

Fuente: Comercio y Justicia

“Es una aberración exhibicionista y narcisista que se inscribe en un fenómeno que nos involucra a todos. La intimidad de los pacientes es sagrada”, dijo el cardiólogo. Para el titular de Confemeco, Mauricio Eskinazi, el hecho puede implicar suspensión temporal de matrícula

Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

Una cirujana, una anestesista, dos instrumentadoras y la enfermera circulante de quirófano del Hospital San José de Capilla del Señor, ubicado en el partido bonaerense de Exaltación de la Cruz, fueron suspendidas ayer por sacarse una selfie en plena operación gastrointestinal, imagen que fue subida a Instagram y luego borrada. El equipo médico del área de Gastroenterología del citado centro de salud pidió disculpas pero el polémico hecho causó indignación no sólo en la zona sino que alcanzó repercusión nacional.

Consultado por Comercio y Justicia, el cardiólogo Daniel Flichtentrei, director de IntraMed -sitio especializado en medicina con alcance internacional- sostuvo que el hecho va en contra del código deontológico y lo calificó como “repudiable” tanto en la práctica con el paciente en particular como en el ambiente de trabajo. “Esto se inscribe en algo más grave que es la estúpida obsesión de autofotografiarse en todos lados. Es una aberración exhibicionista y narcisista, se inscribe en un fenómeno que nos involucra a todos. La intimidad de los pacientes es sagrada, hay un contrato tácito de confidencialidad, viola un pacto sagrado. Nadie puede exhibir imágenes de pacientes sin su autorización”, subrayó.
Sostuvo que no conoce antecedentes en el país pero sí de otros hechos del tipo con médicos en el mundo. “Lo que sí me ha ocurrido a mí es que pacientes a los que les estaba haciendo un estudio se sacaron una selfie y las compartían ahí mismo en sus redes. Esto se trata de un fenómeno social, hoy existe una pulsión escópica por la imagen exhibida, totalmente individualista”, describió.

“Es un hecho pasible de juicio de ética”

Por su parte, Mauricio Eskinazi,presidente del Consejo Federal de Entidades Médicas Colegiadas (Confemeco), que nuclea a 86.000 galenos de todo el país, también sentó postura ante este medio.
Afirmó que lo que sucedido es “reprochable” y que se trata de un hecho pasible de juicio de ética en la entidad deontológica del colegio profesional de la jurisdicción donde ocurrió. Explicó que no hace falta que medie una denuncia porque es de público conocimiento lo que trascendió. Las sanciones posibles que puede emitir un Tribunal de Ética de médicos van desde un apercibimiento hasta la suspensión de la matrícula por un tiempo. “No se puede tomar esto como algo cómico, transgrede el Código de Ética, es un hecho que atenta contra el secreto médico, la intimidad del paciente y la integridad de los profesionales, afecta la imagen de los médicos ante la sociedad”, sostuvo.

Eskinazi también hizo distinción etaria: “Las nuevas generaciones de médicos están con el tema de la difusión en redes sociales y se provocan excesos”.

Cabe señalar que las autoridades del nosocomio en cuestión decidieron apartar a las profesionales momentáneamente y abrirles un sumario administrativo luego del repudio generalizado en las redes.
Lorena Olguín, la médica cirujana que publicó la foto, y luego la borró, lamentó la situación.
“Me ha afectado mucho todo esto, doy disculpas públicas al pueblo de Capilla por haber ofendido visualmente con estas imágenes, no fue intención de ningunos de nosotros que todo esto ocurriera”, expresó.
“Ese día hubo varias cirugías, se sacaron fotos al azar, se habló de selfies, pero en ningún momento yo tomé el celular. Estaba operando, me dijeron ‘foto’, miré a la cámara instintivamente, luego me gustaron las imágenes, las subí y ocurrió todo esto, que no hay manera de justificarlo”, agregó.

En declaraciones a la prensa, el secretario de Salud comunal Ricardo Algranati dijo: “Ésas son fotos para las vacaciones, para la playa, pero no para el quirófano”. Afirmó que la sanción será ejemplificadora para los profesionales.
Algranati consideró un agravante que las fotografías haya sido difundidas en redes sociales. “Estas fotografías afectan los derechos del paciente que está postrado y dependiente, afectan el decoro porque muestra sus órganos y la confiabilidad del hospital. Publicarlas es más escandaloso aún”, dijo.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=22882