«

»

Jun 25 2018

Imprimir esta Entrada

SOS: merenderos y comedores desbordados y sin asistencia

Fuente: La Voz de Chaco

Nota  al pie del Centro Mandela

Se multiplicó la concurrencia de los chicos en los diferentes espacios que ofrecen organizaciones sociales en los barrios más carenciados, de tal manera que no dan abasto. Tampoco reciben respuestas de organismos estatales. Critica situación.

«El que llega tarde no alcanza a comer y los chicos se acuestan con hambre», dice el mensaje que se viraliza y multiplica por las redes sociales y el WhatsApp. Se trata de un pedido de ayuda desesperado de la organización La Poderosa de Resistencia, que recibe a más de 200 niños y niñas todos los días en su Merendero Esfuerzo Poderoso del barrio San José.
«A veces esa taza de leche y ese pedazo de pan es lo único que comen hasta el otro día», explicaron. Pero el motivo de la desesperación y la urgencia es que para hoy  «no tendrán ni eso: no hay más harina, ni grasa, ni leche en polvo ni nada. No hay nada más que 200 crianzas con hambre y un grupo de compañeras que se retuercen las manos y el alma de desesperación, porque ya no tienen de donde sacar», explican. «Nadie contesta el teléfono en el Ministerio de Desarrollo cuando es para pedir pan», aseguran. Las compañeras se organizaron rápidamente y apelando a lo que único que les queda, la solidaridad de la gente, organizaron ayer una colecta en la plaza 25 de Mayo, con la que podrán extender el copeo un par de días más. Pero ¿y después?
________________________________________________________________________________________________
Puede leer más:
Comedores escolares chaqueños: niños y adolescentes desnutridos, mal nutridos y anémicos
________________________________________________________________________________________________
Esta realidad se repite en todos los rincones de la provincia, y tiene su principal origen en el aumento de concurrencia que desborda la capacidad que tienen estos lugares, que funcionan gracias al enorme compromiso y corazón solidario de los vecinos. Para dimensionar la situación desde Barrios de Pie, su dirigente Cristian Lezcano señaló que el año pasado atendían a 700 chicos en los merenderos y hoy reciben a más de 1.700. Esto implicó que no solamente debieran aumentar el número de los merenderos, que hoy son 45 en el área metropolitana, mientras que el Gobierno asiste a solamente siete, sino que además debieron abrir comedores los fines de semana.
 
Merendero Bosch
Otro de los casos testigos de esta difícil realidad es el merendero que hace tres meses tuvo que abrir el Frente Popular Darío Santillán en el barrio Banderas Argentinas de Fontana (Juan Perón intersección Doctor Portillo). «En principio se servía merienda para 30 chicos, después fueron 50 y ahora más de 100 concurren en busca de su porción los lunes, miércoles y viernes -a las 17- para tomar la merienda», explica Miguel Chamorro referente social. Este merendero fue denominado Mario Bosch en homenaje al reconocido abogado, referente de la lucha de los derechos humanos que falleció hace dos años, «quien fuera el único que siempre se mostró dispuesto a atender a la gente que vive en ese lugar, gratuitamente y al a hora que sea», recordó Chamorro. En el asentamiento viven cerca de 400 familias que hace 16 años se instalaron en el lugar, en plena crisis de 2001.
Al igual que el merendero Esfuerzo Poderoso, necesitan colaboración, «ya que ni Desarrollo Social ni la Municipalidad ni los organismos de DDHH a los cuales pertenecía Mario Bosch se acercan a brindar aunque sea una bolsa de bizcochitos», afirma el referente. Hasta ahora se arreglan con donaciones nacionales del frente, pero no es suficiente. Necesitan con urgencia «otra olla grande más, como es una zona muy pobre también alguna prenda de vestir, sobre todo para los chicos que habitan en la zona y la donación de  alimentos no perecederos». A quien quiera y pueda brindar algo de ayuda solo debe comunicarse con Carolina al celular: 362-4721067.
Copeos de Barrio de pie
Hace tiempo que el movimiento social viene advirtiendo de esta situación. «Cada vez más se acrecienta la cantidad de niños, inclusive dónde teníamos un merendero en una zona o barrio, ahora tenemos dos o tres merenderos que tuvimos que abrir, y el gobierno provincial lo único que nos bancan son sólo siete merenderos y en el Gran Resistencia tenemos cerca de 40 o 45», comenzó detallando el dirigente local Cristian Lezcano.  «Muchos se están sosteniendo por donaciones y pedidos a los comercios para tratar de paliar la situación que está muy difícil, las familias cada vez pueden consumir menos leche y pan, se encarecieron todos los productos alimenticios y cada vez más estamos recibiendo, chicos, adolescentes e incluso gente mayor que viene a merendar», describió. Sin embargo el hambre no queda ahí: «También abrimos los fines de semana porque como no van a la escuela los chicos se le hace al mediodía una comida, porque ni siquiera los fines de semana pueden acceder a un plato de comida», aportó. «Esto estamos viendo en los barrios y nos organizamos también buscando donaciones o diferentes alternativas que podamos conseguir con los compañeros», dijo.
Lezcano aseveró: «Vemos que cada vez la situación es peor, se acrecienta cada vez más los merenderos y los chicos que asisten. Hace un año atrás asistíamos a 700 chicos y ahora tenemos 1.700 chicos sólo en Resistencia y ni hablar del interior y otras localidades dónde está más difícil la situación», dimensionó. «Nos parece que en estos últimos tiempos está más critica la situación y estamos conteniendo a los chicos y compañeros de los distintos barrios para tratar de llevar adelante esta crisis, que es consecuencia directa de las políticas económicas que implementa el presidente Macri, dónde lo único que vemos es que ajusta a los más humildes, desde aquel día que empezó con los jubilados y las asignaciones por hijo, desde ese día no paró la inflación, las promesas de campaña de hambre 0 no se cumplió, y los que más están sufriendo son las personas más humildes de menos recursos», aseveró el dirigente.
Esto trae aparejado otro problema que debe preocupar más y es la malnutrición de los chicos. Cada semestre la organización realiza un relevamiento de los niños que concurren a los copeos, dónde toman mediciones de peso, talla y altura, y de esta forma pueden determinar el grado de alimentación: «El año pasado terminamos con el 40% de los chicos malnutridos,  en todo el país. O sea que cambió la dieta y que seguramente en los próximos resultados de la nueva medición que en los próximos días estarán los nuevos números. Pero ya un 40% es una barbaridad y significa hipotecar el futuro de los chicos, porque no se concentran en el estudio, no están bien alimentados entonces eso es muy difícil».
Para poder afrontar esta situación con la caridad cristiana no alcanza: «Creemos que es necesario un aumento de la asignación y de los beneficios sociales que tienen los trabajadores de la economía popular porque es insostenible con esta inflación. Nosotros solicitamos a través de Barrios de Pie un aumento de emergencia de los planes sociales por que prácticamente con esta inflación, las corridas bancarias y la suba del dólar, los beneficios quedaron totalmente desfasados», justificó la demanda. «Sabemos que todavía falta, entre septiembre y octubre e van a haber más tarifazos e inflación y vamos a llegar a fin de año con una situación muy crítica». «Esperemos que el Gobierno pueda tomar alguna medida que comience a palear la situación porque va a ser un fin de año, y un segundo semestre muy conflictivo donde va a ser difícil contener a las personas que van a reclamar sus derechos por tener un plato de comida en su casa», alertó.
Esfuerzo Poderoso
Mientras tanto en el Merendero Poderoso se hacen milagros «con cuatro kilos de harina, un grupo de personas consiguió hacer pan para cien chicos», pero este fin de semana se quedaron incluso sin eso, y el milagro terminó. Ubicado en Fotheringan 4200 del barrio San José Obrero funciona hace dos años sin ayuda estatal. «Arrancamos con clases de apoyo y eran 40 pibes. Hoy dependiendo del día, van desde 150 a 200 pibes. Creció muchísimo el número y aparenta seguir creciendo», explica la referente local de La Poderosa Magdalena Corvalán. El merendero funciona de lunes a viernes en un salón que pertenece a la iglesia y que estuvo abandonado.
«Desde La Poderosa y la comisión vecinal se pidió permiso para utilizar el espacio. Nos autorizaron, con esfuerzo lo estamos remodelando de a poco. Los chicos que van al merendero aparte tienen actividades: fútbol popular, taekwondo, baile, reciclado», aporta. «Puesto que al ministro Acosta de Desarrollo Social parece no interesarle el destino de quienes se supone debe proteger, depende de nosotros, somos vecinas y vecinos que no podemos comer sabiendo que en un rincón de la ciudad se llenan platos de comida, mientras en otro, se los llena de injusticia», aportó Juan Solá. «La desesperación que se escucha en las voces de las encargadas es enorme porque si no ayudamos, el comedor cierra ya no sabemos a quién más pedirle ayuda», dimensiona. Para colaborar con este merendero se puede llamar a la presidenta de la comisión vecinal, Vanesa Barrios al celular 362-4229226.
·
Nota del Centro Mandela:
En la actualidad los valores de las raciones destinadas a comedores escolares por el Ministerio de Educaciòn, Ciencia y Tecnologìa es la siguiente: REFRIGERIO  $ 3,38, COMEDOR (almuerzo): $ 4,94 y Escuelas ALBERGUES (comprende cuatro comidas)  $ 10,72. Son notablemente insuficientes estos recursos para brindar asistencia alimentaria nutricional a los alumnos.
·
Además, la transferencia de fondos y las compras de los productos alimenticios tienen una demora promedio de seis meses en llegar al plato. Estos fondos se confoman con el 60% que aporta Nación y el 40% a cargo de la provincia del Chaco.
 ·
Los valores actuales  promedio por persona para modestos  REFRIGERIOS es de $ 9,75, para COMEDORES $ 33,18 y para las cuatro comidas para Escuelas Albergues es $ 89,00. Son ingestas de subsistencia, en el supuesto de que los niños estuvieran sanos y sin historial de malnutriciòn, desnutriciòn o anemia. Para la clase media/alta, este menú por  niño de 0 a 14 años, del grupo familiar duplica su valor, que es de $ 178,00, considerándose una canasta familiar rica en nutrientes. Este esquema refleja la profunda desigualdad alimentaria de los niños menores de 14 años y explica las consecuencias negativas predominantes en la salud orgànica y neurológica de los niños que integran la población que vive debajo de la línea de pobreza y, aún más, los que subsisten bajo la línea de indigencia.
 ·
El fondo para financiar la compra de productos para elaboración de refriguerio, almuerzo y las cuatro comidas para las Escuelas Albergues son administrados por la financiera FIDUCIARIA del NORTE S.A, que a pesar de ser una empresa privada es uno de los organismos estatales que funciona bajo fuertes sospechas de corrupción ante la falta de control de los organismos creados para vigilar el buen manejo y destino de los dineros públicos. Opera libre de controles según el régimen financiero del Sector Público. La actual ministro Marcela Mosqueda ha dispuesto que los fondos sean manejados por el Ministerio de Desarrollo Social, decisión que está pendiente de ejecutarse.
·
A octubre de 2016 los valores eran: REFRIGERIO  $ 2,60, COMEDOR (almuerzo)  $ 3,80  y Escuelas ALBERGUES (comprende cuatro comidas) $ 8,25. Estos valores se incrementaron un 30% a partir de agosto de 2016, absolutamente insuficiente para financiar una ingesta nutritiva. Pusieron a los comedores escolares en una situación más grave que una transitoria emergencia alimentaria. La realidad diaria de los comedores era una verdadera pesadilla, con efectos muy negativos porque se enmarca en una situación social muy grave en la que casi la mitad de la población chaqueña sobrevive debajo de la línea de pobreza y un poco más de 15% está sumergida detrás de la línea de indigencia.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=22584