«

»

Jun 20 2018

Imprimir esta Entrada

“La preocupación mayor dentro de la Coordinación, son los casos de embarazos de niñas indígenas de 9,10, 11 años”

La coordinadora integral, en el Poder Judicial, de los pueblos indígenas del Chaco, Elizabeth González, habló del rol fundamental de peritos, traductores e intérpretes de lenguas indígenas en la Justicia. También de los abusos contra niñas de diversas etnias y de la necesidad de desterrar de los profesionales de la salud la idea de que se trate de una cuestión cultural. “El derecho humano es el de todo ciudadano. Nosotros no tenemos reconocido lo que sería una justicia indígena, nos regimos por la ordinaria. (…) Y la Convención del Derecho al Niño es para todos los niños”, apuntó.

35553442_229354761127712_241479485336059904_n-696x522

Elizabeth González es coordinadora integral a nivel judicial de los pueblos indígenas del Chaco. Este martes visitó los estudios de RADIO CIUDAD, y agradeció en lengua qom su participación, que es la de los pueblos que representa e interpreta dentro de ese Poder del Estado.

“Pertenezco al pueblo indígena qom y desde 2014, en el Poder Judicial de la provincia del Chaco se toma la decisión el poner en acción lo que ya está escrito. Esto aceleró la participación de peritos, traductores e intérpretes en todas las lenguas dentro de la Justicia, que es de larga data. Pero en lo que respecta a los pueblos indígenas, lo que impulsó fue el NP que llegó ante la Corte Interamericana, donde la Argentina y la provincia del Chaco tienen que cumplir con una condena. Hace esto necesario que en el acceso a la Justicia deba estar la figura del perito traductor intérprete. Después fuimos viendo los avances incluso en la Reforma del Código Procesal Penal donde es sumamente importante la presencia del perito traductor intérprete indígena. Y, en caso de que no existiera se da por nula una causa”, explicó.

Comentó que fue un proceso de cambio también dentro de las comunidades “que no podían manifestarse en la lengua castellana y daban por hecho el entendimiento”.

“Lo que destaco en este avance es que dentro del Poder Judicial, es único en el país. Desde 2014 hemos dado a conocer en varios lugares. Cada vez que empezamos a hablar de la participación real de los pueblos indígenas es como que recién se dan cuenta que pueden existir pueblos indígenas. Es paradigmático también esto. Porque si vemos los avances de las cuestiones indígenas podemos hablar de la Educación Intercultural Bilingue. Sin embargo en el acceso a la justicia siempre fue olvidado”.

En esa línea, se mostró respetuosa de la Constitución, donde “está consagrado el reconocimiento a los pueblos indígenas que fueron tantas veces violados. Lo que trae a la acción positiva de poder hablar de que los pueblos indígenas pueden ir ante donde lo requieran”.

Aclaró además que su función no apunta a que “todo sea judicializado. Mi función siempre fue como nexo, la bisagra de la puerta para que un hermano indígena pueda entrar hablando en su lengua  y despedirse. Porque muchos desconocen que la provincia del Chaco reconoce a las tres lenguas indígenas como lenguas oficiales”.

“Para mí es muy importante la participación de los pueblos indígenas porque hemos tenido casos muy emblemáticos como el primer femicidio que hemos tenido que fue el caso de una niña indígena, Juana Gómez; también el de Imer Flores. Casos emblemáticos donde todos los familiares o también los imputados en el caso de Flores, indígenas ellos, que ingresaron con traductores intérpretes hasta finalizar os debates judiciales. Eso para mí es un avance muy importante”.

Señaló también a dos figuras, aquel indígena urbanizado, “más empapado de la cultura no indígena”, y aquel que vive en el medio del monte. “Ese hermano que tiene un resguardo mayor y es más introvertido. Lo que hace más complicada la investigación. al hermano si alguien le alza la voz la reacción más común es agachar la cabeza”.

Violencia de género

“Que una mujer indígena hable de su cuestión cultural hoy es importante. Muchos hablaron de nosotros”, recalcó González y refirió de manera directa a antropólogos, “médicas y hasta fiscales diciendo que en los casos de las niñas abusadas no debíamos hacer nada porque era cultural. Fue un caso ocurrido en Salta, donde un antropólogo dio ese diagnóstico y no es así. Los pueblos indígenas tenemos también una educación, nuestras ancianas son sabias”, sostuvo la mujer.

Aseguró que “la preocupación mayor que tenemos hoy, dentro de la Coordinación, son los casos de embarazos de niñas indígenas de 9,10, 11 años. Quizás antes no se denunciaba o alguien denunciaba y no había eco de respuesta, se naturalizaba”.

Habló de la necesidad de desterrar de los profesionales de la salud la idea de que se trate de una cuestión cultural y recalcó que “el derecho humano es el de todo ciudadano y el derecho indígena, si bien es el reconocimiento por el avasallamiento que hubo, nosotros no tenemos reconocido lo que sería una justicia indígena. Nos regimos por una justicia ordinaria. Para un delito es juzgada una persona indígena pero cuando hay una víctima recién nos consideran nuestros derechos. La Convención del Derecho al Niño es para todos los niños”, apuntó.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=22557