«

»

Jun 10 2012

Imprimir esta Entrada

Paran las topadoras de Lopecito

Acuerdan el manejo del sistema silvopastoril sin topadoras, con reforestación y seguimiento

Domingo, 10 de Junio de 2012 – Publicado en la Edición Impresa

SAENZ PEÑA (Agencia) – Con el objetivo de superar la medida tomada que suspendió los permisos silvopastoriles en zona amarilla, la Dirección de Bosques y la Subsecretaría de Recursos Naturales están llevando a cabo intensas y reuniones, con todos los sectores involucrados en este tema.

Si bien sobre el aspecto judicial queda pendiente la recorrida por cada lugar denunciado por Greenpeace y el Centro Mandela, liderado por Rolando Núñez, la misma se efectivizará en los próximos días. “No obstante, por otro lado seguimos avanzando en la manera de superar la medida de suspensión propuesta por el gobernador, y en esa tarea se ha llegado al siguiente avance”, dijo ayer el director de Bosques, Miguel Ángel López.

El funcionario destacó que el titular de la Subsecretaría de Recursos Naturales, Miguel Brunswig tuvo una reunión en Buenos Aires con las principales ONG del país, entre las que se encontraba Greenpeace, y se acordaron una serie de puntos que deberían ser tenidos en cuenta para realizar silvopastoriles en zona amarilla. Estos mismos puntos han sido propuestos también y tratados por la Dirección de Bosques a distintos actores, (ingenieros, productores forestales, entre otros aspectos), quienes los han aceptado coincidiendo además en que la mayoría de ellos ya se aplicaban y sugiriendo algunos más.

Los puntos del consenso

Ayer, López dio a conocer a NORTE aspectos del consenso que permitirá establecer un trabajo en conjunto. Los puntos del consenso hasta ahora serían los siguientes:

1) Realizar el silvopastoril prohibiendo el uso de la topadora y su eventual reemplazo con tractores engomados con hoja de un ancho de corte menor a tres metros y rolos adecuados a la potencia del tractor y el ancho de la pala.

2) Mantenimiento de la cobertura del dosel, siguiendo los pasos fijados por el manual de buenas prácticas para el manejo sustentable del bosque nativo.

3) Que los permisos silvopastoriles prevean claramente su proyección forestal y otros productos no maderables, especificando claramente en el plan de trabajo las prácticas que tienen que ver con el buen manejo tales como cortas de saneamiento, cortas de mejoras, manejo de regeneración, clausuras, proyección de crecimiento, rotaciones entre los potreros dentro del establecimiento, cargas animales para evitar el sobrepastoreo.

4) Obligación de la reposición de plantas hasta las 100 hectáreas en los casos que corresponda. Se deben tomar en cuenta los casos puntuales en donde no haya regeneración suficiente producto de un mal manejo o aprovechamiento selectivo previo, donde no se encuentran árboles semillero o donde exista una alta carga animal , se deberá efectuar un plan de reposición de plantas en los lugares faltantes.

5) Realizar una gira con investigadores y técnicos de INTA, Universidad, ONG, Asociaciones de Productores y Organizaciones Aborígenes y Campesinas, visitando los modelos silvopastoriles que cumplan con los requisitos de la Ley de Bosques en zona amarilla. Es un punto importante a tomar en cuenta ya que nuestra provincia cuenta con Establecimientos Modelo con esta variante de Manejo sostenible, donde el productor articula la integración del Monte Nativo con la Ganadería.

6) Comenzar con estudios sobre biodiversidad para establecer el comportamiento de la fauna autóctona respecto de los diferentes manejos silvopastoriles.

7) Profundizar la aplicación de las nuevas tecnologías que hacen al monitoreo de los silvopastoriles, que consistirían en la teledetección, como herramienta fundamental a la hora de efectuar el seguimiento del mismo, facilitando la ubicación del predio, tipo de cobertura, y secuencia de realización de los trabajos. Si se cumple con la densidad de cobertura propuesta y cómo evoluciona en el tiempo. Actualmente mediante los satélites actuales que marcan puntos de calor se hace un seguimiento día a día sobre los permisos silvopastoriles para detectar cualquier tipo de incendio intencional que produzca daño en el mismo, se propone además, realizar gestiones con el INTA Castelar (Instituto de Clima y Agua), para participar en la red de alerta de incendios, este sistema en caso de detección de un incendio dispara un proceso de alarma que es recibido en el celular del responsable del área, brindando coordenadas del incendio en tiempo real.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=2192