«

»

Feb 08 2018

Imprimir esta Entrada

Desopilante: El Chaco frenó la deforestación y cumple con las reglas de juego de la Ley de Bosques Nativos

Fuente: diario NORTE

Nota del Centro Mandela al pie de página

El subsecretario Olivares dice que con el cambio de uso de la tierra sólo se autorizan 22.000 hectáreas anuales.

El Chaco frenó la deforestación y cumple con las reglas de juego de la Ley de Bosques Nativos

El Chaco figura entre los distritos del país en los que más se destruyen los montes, según una estadística difundida a nivel nacional, pero las autoridades locales señalaron que se trata de cifras “históricas” que no representan lo que sucede actualmente, ya que hoy hay más controles y un mayor cuidado de los bosques.

LUCIANO-OLIVARES.jpg
Luciano Olivares, subsecretario de Recursos Naturales, dice que la deforestación es mucho menor respecto de la de más de una década atrás.

Ese fue el planteo ayer del subsecretario de Recursos Naturales, Luciano Olivares, quien marcó que en la gestión actual se autorizan no más de 22.000 hectáreas de deforestación por año, muy por debajo de lo que sucedía en épocas como 2005 o 2006.

“Que la gente quede tranquila”

En la información publicada por La Nación, basada en datos del Ministerio de Ambiente, el Chaco es la tercera provincia del país en la que más bosques se perdieron desde 2008, con 292.573 hectáreas de montes que quedaron barridas para ser destinadas a cultivos o ganadería. En primer lugar aparece Santiago del Estero, con 733.701 hectáreas, y segunda Salta con 567.621.

________________________________________________________________________________________________

PUEDE LEER MÁS:

Chaco encabeza el ranking del total de provincias en las que se desmontó

Pérdida de bosques

________________________________________________________________________________________________

Olivares reconoció ayer que no estaba enterado de la publicación del diario porteño, efectuada el lunes. “Creo que esas cifras pueden ser reales si son desde fines de los ’90 a la fecha”, dijo.

MAPABOS.jpg
El cuadro publicado por el diario La Nación esta semana.

Luego recordó que la Ley de Bosques se sancionó en 2007, promovida por el diputado, escritor y periodista Miguel Bonasso, con apoyo de numerosas organizaciones, “porque había un índice muy acelerado de explotación, sobre todo en las provincias del norte, como el Chaco, un poco por la falta de una normativa seria al respecto y la desactualización de la normativa existente”.

Olivares, en ese sentido, dijo que la Ley Bonasso “trajo seguridad para mantener los bosques en pie”, al plantear una clasificación de los bosques en zonas verdes, amarillas y rojas. En las verdes la deforestación está permitida, en las amarillas depende de ciertas condiciones y en las rojas la tala de árboles está terminantemente prohibida.

Pero varias organizaciones comenzaron a denunciar que los gobiernos locales modificaban las categorizaciones sin argumentos válidas para convertir áreas amarillas o rojas en verdes, con lo cual los desmontes continuaron, aunque a menor ritmo que antes.

Eso es lo que viene planteando el Centro de Estudios Nelson Mandela (mencionado en el editorial de La Nación) para el caso del Chaco, diciendo que se desvirtúa la Ley de Bosques para favorecer a quienes hacen negocio con la deforestación.

Olivares, en cambio, sostuvo ayer que la situación no es ésa. “No se autorizan desmontes en zonas protegidas. Para que la gente esté tranquila, nosotros los permisos de desmontes o cambios de usos de suelo son solicitudes de los particulares que hacen los particulares al Estado, y están previstos por la Ley de Bosques mientras se preserven y evalúen todos los requerimientos técnicos y legales que marca la norma. Desde que ingresa el pedido hasta la correspondiente audiencia pública, e incluso después, publicamos todo en nuestra web oficial, con todos los datos del expediente”, marcó.

De ayer a hoy

“En lo que queremos avanzar ahora es en dar también información estadística, porque detrás de cada proyecto de cambio de uso de suelo hay dos cuestiones. La ley provincial exige la conservación de un determinado porcentaje de bosque y por otro lado exige que la madera tenga un valor agregado, para no perder esa materia prima”, agregó.

El funcionario por eso insistió en que los datos publicados en la prensa nacional “son cifras históricas”, y afirmó que “hoy estamos en un 70 a 80% menos que los años 2005 o 2006, que fueron los años en que más se desmontaba por año en la provincia”.

“En 2006 y 2007 se desmontaron 65.000 hectáreas y nosotros van a hacer ya tres períodos que no superamos las 22.000 o 24.000 hectáreas anuales. Esto es producto de muchísimo trabajo”, afirmó.

En cuanto a la forma en que se distribuyen los fondos previstos por la Ley Bonasso para compensar a las provincias por el cuidado de sus bosques, Olivares destacó el trabajo de la ministra de Ambiente, María Elina Serrano, “que en todas las instancias nacionales nos ayuda a reclamar que nos depositen todos los fondos que correspondan por la ley, para que podamos tener más capacidad para mejorar. Hoy estamos un poco limitados presupuestariamente”.

También brindó su reconocimiento al ministro de Producción, Marcelo Repetto, “porque gracias a él se pudo fortalecer esta área y su asunción nos dio perspectivas de seguir mejorando”.

 

Nota del Centro Mandela:

En Chaco se desmontaron 308.936 hectáreas en el período 2006/2014, mientras que en el lapso 2003/2014 solamente se forestaron 935 hectáreas. Este dato es lapidario y representativo del ataque sufrido por los suelos, los montes, los restantes recursos naturales y, por fin, el balance y el equilibrio ambiental histórico que queda de la vieja cuña boscosa chaqueña

Entre otras conclusiones, graves y preocupantes en materia de manejos de los suelos y de los recursos naturales, las superficies desmontadas y reforestadas figuran en el Informe Final (publicado en: https://drive.google.com/drive/folders/0B-Vysl92bBHKNDZUSGxkWGJSNFk),  de 331 fojas, concluido el 1º de Diciembre del año 2015 luego de un largo tiempo de trabajo,  que fue confeccionado por la ingeniera agrónoma Ofelia Inés Aguirre, quién  fuera designada  por la juez del Juzgado Civil y Comercial Nº 6  de Resistencia, Isabel Iride Grillo, con la finalidad de que constatara el incumplimiento de la sentencia que dictara  en 2004 en el expediente 1754/04, iniciado como acción de amparo colectivo y ambiental por  las asociaciones comunitarias indígenas de Nueva Población,  de Misión Nueva Pompeya y de Comandancia Frías.

El trabajo técnico efectuado por la ingeniera Aguirre fue desarrollado de acuerdo a la propuesta de los puntos a investigar y metodología de trabajo que fue presentado el  18 de abril del año 2.013 ante el Tribunal. Finalmente se elaboró el Plan de Trabajo con los perfiles y  contenidos de la tarea técnica. Se realizaron trabajos a campo, recorridas de reconocimiento y verificación de la situación forestal en las  zonas identificadas en el Plan y, al mismo tiempo, una exhaustiva investigación de las imágenes satelitales secuenciadas que reflejaron los avances contra el monte, consultándose diversas fuentes estatales y no estatales, entre ellas el Ministerio de Ambiente de la Nación.

En Chaco no se frenaron los desmontes en áreas protegidas ni se cumplen con las reglas de la Ley de Bosques. Por el contrario, se multiplican las deforestaciones en esas regiones, especialmente en El Impenetrable. Durante los meses de octubre y noviembre de 2017 Chaco fue la provincia donde más se desmontó en la Argentina, concentrándose las deforestaciones en los Departamentos General Güemes (El Impenetrable) y Almirante Brown.

 En esos dos meses  se desmontaron  5270 hectáreas en El Impenetrable y 4998 en  el Departamento Almirante Brown.

La mayoría de los desmontes se ejecutaron en áreas protegidas (categoría II),  en las que se debían preservar los montes. Varias deforestaciones  fueron clandestinas y otras ejecutadas a través de amañados procedimientos realizados en la Dirección de Bosques, que otorgó permisos de desmontes  a través irregulares procedimientos de cambios de uso de suelos para  habilitar chacras transgénicas en zonas protegidas por la Ley de Bosques, a pesar de que las normas aplicadas a la actividad de  recategorizar predios rurales en  zonas amarillas no admiten ningún ajuste para reducir los niveles de protección  de los suelos y de los recursos naturales.

En todos los casos en que se otorgaron permisos para desmontar en El Impenetrable se violaron postulados básicos de la Ley de Bosques. Entre las pautas más afectadas sobresalen los principios precautorio, de sustentabilidad, de progresividad, de no represión ambiental y de equidad intergeneracional

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=21646