«

»

Feb 07 2018

Imprimir esta Entrada

Guardianes del Yberá reafirma su compromiso por una economía sostenible al servicio de los pueblos

 Por Emilio Spataro, 02/02/2018

El movimiento socioambiental libertario Guardianes del Yberá reafirmó hoy, dos de febrero, Día FB_IMG_1517852149300Internacional de los Humedales su compromiso de lucha por herramientas que permitan adaptación y mitigación de las consecuencias del cambio climático y por el desarrollo de una economía sostenible al servicio de los pueblos.

 “La ley de humedales genera la posibilidad de crear un marco de diálogo interinstitucional e intersectores en función de los debates de inventario y ordenamiento. Anular eso solo deja el camino de la conflictividad.”  Emilio Spataro.

Hoy, dos de febrero de 2018, el movimiento ecologista y libertario Guardianes del Yberá expresa su disconformidad por un sistema político que desde el Congreso nacional entraña una “crisis estructural” marcada por la incapacidad de las instituciones de gobierno para tratar democráticamente cuestiones referidas al comportamiento que deben tener las inversiones públicas y privadas a largo plazo.

Este movimiento expresa su preocupación en torno al tratamiento que los poderes del Estado argentino dedican a los conflictos y problemáticas sociales que sumen en el abandono a las comunidades originarias y por “la ineficacia” con la que el sistema político, en su labor legislativa, opera ante temas de rigor nacional con jerarquía internacional sobre demandas de protección y cuidado los ecosistemas en naturales en suelo argentino indicados como “imprescindibles” para la conservación de las especies autóctonas y la cultura de los pueblos locales, entre ellos, los de humedal, bosques nativo, ríos y arroyos naturales, glaciares y pastizales.

Paralelamente ratifica su compromiso por la defensa de los ecosistemas naturales de Corrientes y destaca la extensión que el sistema de humedal ocupa en esta provincia.  Guardianes del Yberá remarca que para la protección de los humedales es inevitable que el Estado nacional establezca una ley nFB_IMG_1517852138574acional que supedite a las empresas privadas a control público y que de ello depende poner un freno a la concentración de la tierra, salvar los ríos de contaminantes, generar condiciones para erradicar los venenos químicos de la producción local de alimentos y proteger a las comunidades autóctonas.

En este día, Guardianes del Yberá se solidariza y hermana con otros movimientos y organizaciones sociales en lucha y acompaña sus reclamos y padecimientos por la conquista de tierra, techo y trabajo con dignidad para los sectores marginados en coincidencia con sus metas por el desarrollo de una economía sostenible al servicio de los pueblos y la socialización de herramientas que permitan a las comunidades mitigar el impacto que sufren por los efectos del cambio climático en el litoral.

Al cumplirse el día de hoy cuarenta y un años sobre la celebración instituida para recordar la declaración RAMSAR establecida en 1971 que demanda a los Estados nacionales proteger los ecosistemas de Humedal, entre ellos, al sistema natural que compone a los Esteros del Iberá en Corrientes, Guardianes del Yberá recuerda que la totalidad del arco ambiental en Argentina reclama al Congreso de la Nación que apruebe definitivamente la Ley de Humedales.

“Hoy, dos de febrero, rememoramos los aspectos progresivos que tiene la Ley de Humedales, sobre todo en cuanto a formas de protección, que, bajo ningún punto de vista, plantean la prohibición de la actividad económica. La ley de Humedales reafirma el valor de los Humedales. El lobby forestal fuerte y constante en los gobiernos de la nación y de las provincias demuestra que su actividad destruye los ecosistemas naturales, por lo tanto, este sector ahora no quiere una Ley que valore a los ecosistemas naturales”.

 “El boicot dirigido por el sector forestal y agrario hacia la iniciativa de ley de Humedales y el intento de los legisladores nacionales por dejarla caer demuestran que este gobierno es reacio a cualquier tipo de avance en cuanto a normativa ambiental, que entiende que estas leyes pueden ahuyentar  inversiones y que, claramente, la política pública de medio ambiente, en ese sentido, sólo eFB_IMG_1517852156044stá centrada en crear nuevos parques nacionales”.

 “Decimos no a la política ambiental basada únicamente en la creación de parques nacionales en áreas ya protegidas, sean estas de jurisdicción municipal o estancias, áreas fuera de presión antrópica, que capturan la atención que merecen territorios no protegidos de la voracidad con que se extiende la frontera del agronegocio”

 “El Estado nacional y las provincias deben garantizar inmediatamente sus funciones administrativas en las tierras no protegidas. Decimos NO a una visión pública sobre el conjunto de ecosistemas naturales que no ayude a la sociedad y las comunidades en su desafío por vivir en equilibrio de los servicios ecosistémicos que los ecosistemas naturales brindan”.

 “Sin leyes y acciones que protejan los ecosistemas naturales jamás será posible amortizar las inundaciones, proveer energía y agua potable a los pueblos y comunidades que permanecen aisladas en sus territorios, marginadas de todo tipo de funcionamiento económico”.

 “Reafirmamos que con Ley o sin Ley seguiremos reclamando que necesitamos humedales sanos para adaptarnos al cambio climático y adaptarnos con una economía sostenible al servicio de los pueblos y no de la ganancia y del lucro”.

“La Ley de Humedales genera la posibilidad de crear un marco de diálogo interinstitucional e intersectores en función de los debates de inventario y ordenamiento. Anular eso solo deja el camino de la conflictividad”.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=21638