«

»

Nov 29 2017

Imprimir esta Entrada

Ley de Bosques: 10 años en 10 datos

1) Las principales causas de la destrucción de nuestros bosques son el avance de la frontera agropecuaria
(soja transgénica y ganadería intensiva), los incendios y las urbanizaciones. La deforestación implica
pérdida de biodiversidad y de recursos fundamentales como alimentos, medicinas y maderas. Los bosques
y selvas son hogar y sustento de miles de comunidades campesinas e indígenas y juegan un rol fundamental
greenpeace-topadoraen la regulación climática, la conservación de los suelos y el mantenimiento de fuentes y caudales de agua.
Son nuestra esponja y paraguas protector natural. Más deforestación significa más inundaciones.

2) La Ley de Bosques fue reglamentada recién un año después de su sanción; tras el reclamo de más de 70
organizaciones ambientalistas, campesinas e indígenas de todo el país, y luego de que se produjera un alud
en la ciudad de Tartagal (Salta) provocado en gran medida por la altísima deforestación de la región.

3) Todas las provincias realizaron el Ordenamiento Territorial de sus Bosques Nativos, los cuales prohíben los
desmontes en el 80% de las zonas forestales (Categorías I – Rojo y II – Amarillo). Sin embargo, los
ordenamientos de Formosa, Corrientes, Córdoba y Buenos Aires fueron muy cuestionados por
organizaciones sociales por no cumplir los criterios de la ley nacional.

4) Los fondos asignados para la protección de los bosques fueron, todos los años, considerablemente menores
a lo establecido por la ley (0,3 % del Presupuesto Nacional). En 2008 y 2009 no se adjudicaron. En 2010 se
estipularon $ 300 millones, pero luego se reasignaron $ 144 millones al “Programa Fútbol para Todos”. Este
año representan apenas el 6% de lo dictado por la normativa.

5) Según datos oficiales, desde la sanción de la Ley de Bosques hasta fines de 2016 se deforestaron más de
2,4 millones de hectáreas (120 veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires). El 80% de los desmontes
se concentraron en cuatro provincias del norte: Santiago del Estero (735.462 hectáreas), Salta (567.805
hectáreas), Formosa (292.710 hectáreas) y Chaco (288.937 hectáreas).

6) En la temporada 2014-2015 el fuego arrasó más de 40.000 hectáreas de bosques en Chubut, convirtiéndose
en los peores incendios forestales de la historia en la región. Durante la temporada 2016-2017 se
incendiaron más de 1 millón de hectáreas de pastizales y bosques en La Pampa, este de Río Negro y sur
de Buenos Aires.

7) Los últimos tres años la deforestación disminuyó notoriamente comparado a la década previa a la ley,
cuando se desmontaban anualmente 300.000 hectáreas (fueron deforestadas 190.589 hectáreas en 2014;
157.947 hectáreas durante 2015; y 136.473 hectáreas en 2016).

8) Las multas no son suficientes para desalentar los desmontes ilegales e incendios intencionales y casi nunca
se reforesta. En muchos casos es clara la complicidad de los funcionarios en la violación de la normativa:
modifican arbitrariamente los ordenamientos y/o entregan permisos de deforestación donde no está
permitido. Datos oficiales estiman que hasta fines de 2016 se destruyeron 750 mil hectáreas de bosques
protegidos (403.170 hectáreas en Santiago del Estero; 170.896 hectáreas en Salta; 72.275 hectáreas en
Chaco; 28.396 hectáreas en San Luis; 18.106 hectáreas en La Pampa; y 13.311 hectáreas en Córdoba).

9) El monitoreo satelital que realiza Greenpeace revela que, entre enero y octubre de este año, en el norte del
país se deforestaron 96.085 hectáreas (33.050 hectáreas en Santiago del Estero; 32.061 hectáreas en
Chaco; 17.881 hectáreas en Formosa; y 13.093 hectáreas en Salta).

10) Casi la mitad de los desmontes realizados durante 2017 fueron ilegales, alcanzando las 45.718 hectáreas
(22.107 hectáreas en Santiago del Estero; 21.882 hectáreas en Chaco; 1.123 hectáreas en Salta; y 606
hectáreas en Formosa).

Frente a esta situación, Greenpeace reclama al Congreso de la Nación la urgente sanción de una Ley de Delitos
Forestales que:

· Establezca como delito penal al desmonte ilegal y al incendio intencional (cambio de uso de suelo).
· Constituya como delito penal al otorgamiento de permisos de desmonte en zonas protegidas.
· Permita que las organizaciones de la sociedad civil se constituyan como querellantes.
· Obligue a los responsables a la restauración de los bosques nativos ilegalmente desmontados o incendiados.

PDF con Informe completo >> Ley de Bosques 10 años 

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=21256