«

»

Ago 03 2017

Imprimir esta Entrada

El Ministerio de la Producción facilita megadesmontes en zonas protegidas

El Ministro de la Producción, Gabriel Tortarolo,  desaprensivamente informó a través de los medios masivos de comunicación que en Chaco se aplica la Ley de Bosques,  y que  se cuidan los montes  de las áreas protegidas, aunque resaltó las limitaciones operativas de la Dirección de Bosques para evitar intervenciones ilegales. Habló de hechos consumados, que es lo mismo que reconocer  que las deforestaciones irregulares continúan diezmando el monte nativo chaqueño.

ATT00098

Fue contundente la respuesta de Greenpeace, que previamente había brindado un informe lapidario en relación a desmontes clandestinos y aparentemente legales que fueron autorizados por la Dirección de Bosques en zonas protegidas, para lo cual violaron la Ley de Bosques.  La referida Ong puntualizó que Chaco encabeza el vergonzoso podio de ataque al monte.

A su vez, el Subsecretario de Recursos Naturales, que depende del Ministro de la Producción, también salió por los medios a reconocer que en el curso de este año se produjeron 7000 hectáreas de deforestaciones clandestinas, y que para proteger el monte nativo necesitaba más fondos de Nación. Respecto a los desmontes en zonas protegidas o a los cambios de uso de suelos que autoriza la Dirección de Bosques, el Subsecretario Luciano Olivares señaló que “no están prohibidos, están permitidos con severas restricciones”.

Lo que no revelaron el Ministro y el Subsecretario

Lo que no revelaron el Ministro de la Producción, Gabriel Tortarolo, y el Subsecretario de Recursos Naturales, Luciano Olivares, es que la Dirección de Bosques, con la activa conducción de la Subsecretaría referida, intensamente recategoriza predios en áreas protegidas (Zona Amarilla) que predominantemente cuentan con suelos Clases IV, V y VI, que no son aptos para la agricultura, salvo el primero pero con mucho cuidado y rotación de cultivos. El plan de recategorización se lleva adelante  a través del otorgamiento de múltiples   permisos para Cambio de Uso de Suelo a los fines de que se ejecuten grandes desmontes en las regiones protegidas, donde no se debe desmontar según la Ley de Bosques.

Por medios  de disposiciones amañadas, el gobierno de Chaco se dedicó a violar la Ley de Bosques. En la Subsecretaria de Recursos Naturales pusieron mucho entusiasmo y se dedicaron  a dictar disposiciones que sirvieran de avales legales para que luego las empresas solicitaran cambios de uso de suelos para ejecutar grandes desmontes,  especialmente en los campos ubicados en regiones protegidas o de transición con la Zona Verde, con el objetivo de  hacer megachacras.  Con este propósito, el 20 de diciembre de 2012 fueron dictadas las disposiciones 1102 y 1103. A partir de allí le siguieron otros instrumentos legales, también amañados, que violan la letra y el espíritu de la Ley de Bosques. En el marco del plan trazado se celebraron audiencias públicas manipuladas, que hoy sirven de argumento  al gobierno para sostener que todos los trámites fueron legales y que en Chaco se aplica la Ley de Bosques.

En zona protegida ya se desmontaron  más  de  6.000 hectáreas en el último trimestre. El Centro Mandela tiene varios casos en su mesa de trabajo. Para extender las autorizaciones de desmontes,  la Dirección de Bosques primero dispuso adecuaciones del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN) a nivel predial, en cada caso, dado que en las áreas tuteladas está prohibido desmontar. Es la maniobra que más se está repitiendo en la Dirección de Bosques, que genera ingreso para dicho organismo y beneficios para los participantes por el tráfico de influencia. Según un testimonio recibido, actúan “a dos manos”.

¿Cómo funciona la Dirección de Bosques?

 Desde comienzo de mayo pasado se aceleraron y multiplicaron la entrega de permisos otorgados por vía del sistema de cambio de uso de suelo. Conceden los permisos para desmontar de acuerdo a “la cara del cliente. Al que tiene para pagar  le aprueban la solicitud”, refirieron al Centro Mandela.

8

Funcionarios y agentes del Ministerio de la Producción rumbo al norte

Los técnicos que representan a las empresas son los mismos y muy conocidos. Integran el selecto grupo de beneficiarios privilegiados para obtener ganancias y atacar el monte, sobre todo en los predios ubicados en zona protegida, especialmente los que cuentan con suelos Clases IV, V y VI. Todos estos casos son tratados por el Director a cargo, contador  Emanuel Carrosino.  Los técnicos que trabajan en la Dirección  tienen que callarse.  Se destaca que ingenieros de Bosques se desempeñan como empleados administrativos, alejados de las funciones que deben cumplir a campo. Después, no hay personal que controle los desmontes. Desde hace mucho tiempo que no se efectúan las recorridas de prevención. Las inspecciones sobre casos consumados, especialmente los clandestinos o que se ubican en zona protegida, son organizadas según el criterio del Director, que cuenta con el apoyo irrestricto del Subsecretario de Recursos Naturales. Reciben a los operadores privados que hacen lobby con las grandes empresas agrícolas.

 Se multiplican las audiencias para otorgar permisos de desmontes en campos con suelos V y  VI. Un número importante de empleados es cada vez más funcional a los lineamientos de trabajo de la Dirección. Se benefician con aumentos de sueldos y viáticos. El grupo adicto cobra viáticos pero no cumplen con sus tareas, ni justifican. Se dan casos que efectúan cambios de domicilios para cobrar viáticos.  Algunos parientes y amigos cobran sus ingresos a través de la Fiduciaria del Norte, que se sospecha son montos suculentos. El grupo selecto,  del que también forma parte algunos que trabajan en la oficina de Georeferencia, a la que se atribuye que manipula imágenes satelitales, fue de vacaciones de invierno a Estados Unidos, Colombia y otros lugares apreciados.

 

Megadesmonte en Las Rejas y  el Subsecretario Olivares

 Es paradigmático y condenatorio el caso del megadesmonte que se ejecuta, hasta ahora, en el Establecimiento Las Rejas, ubicado en zona protegida. Al igual que en todo su entorno, en dicho campo predominan los suelos clases IV, V y VI, no apto para la agricultura sustentable. Se puede encontrar en la página oficial de la Dirección de Bosques la publicación de la audiencia pública que fuera  señalada el día 17 de mayo de 2013. En esa audiencia estaba contemplado tratar la solicitud de desmonte que presentara la empresa Cuenca del Salado S.A., que dio origen al expediente E5-2013-258-E (Cuenca del Salado S.A., Parcela 225 y 26, Circunscripción V, Departamento Almirante Brown). El campo,  según la publicación oficial,  tiene una superficie de  4919,17 hectáreas. La empresa solicitó permiso para desmontar  2905,61 hectáreas, que la Dirección de Bosques califica como  superficie de trabajo en la tabla de publicación. Ya desmontaron estimativamente  2900 hectáreas.

7

Fuente tabla: https://docs.google.com/file/d/0BySd3Q6MLiNiTU1hNmJMY29JMDg/edit

El expediente durmió una larga siesta

Todo indica que no fue regularmente tramitado, en tiempo y forma, la solicitud de permiso de desmonte  que presentara la firma Cuenca del Salado S.A., que dio origen al expediente E5-2013-258-E, del año 2013. Cuando la empresa realizó su solicitud ante la Dirección de Bosques el director a cargo era el ingeniero forestal Walter Lezcano, quién no estaba de acuerdo en autorizar los megadesmontes en zonas protegidas.

Cuando asumió como subsecretario de recursos naturales el Dr. Luciano Olivares, dio luz verde para que se ejecutaran los grandes desmontes autorizados en zonas protegidas. Por este motivo es que demoró el otorgamiento de los permisos y los trámites fueron muy lentos, no solamente para Cuenca del Salado S.A., sino para otros grandes sojeros, girasorelos y maiceros de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

Respecto al megadesmonte en el Establecimiento Las Rejas, Olivares señaló que “este predio proyectó un permiso de desmonte a principios de 2013, es un inmueble de aproximadamente de 5 mil hectáreas donde está ubicado en suelos con capacidad agrícola. Este permiso proyectó parte del inmueble como proyección agrícola y otra como conservación del bosque como lo exige la ley. El proyecto transitó todo un proceso de evaluación que tardó dos años y se autorizaron las actividades donde un 59 o 60 por ciento se destinó a la actividad agrícola.”

Disposición Nº 1102/12

4 5

6

Disposición Nº 1103/12

1

2 3

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=20671