«

»

May 18 2017

Imprimir esta Entrada

Paraje El Tartagal: un lugar perdido donde no se para de sufrir

 

La población de El Impenetrable tiene un viejo historial de penurias, sufrimientos, abusos y algunas otras atrocidades que signaron su destino. Tartagal es uno de los epicentros de las endemias no tratadas de tuberculosis, Mal de Chagas, desnutrición, malnutrición, parasitosis y un crisol de otras enfermedades infectocontagiosas.

fNfCAd7Z

Desde ese paraje, ubicado a 80 kilómetros al norte de Sauzalito, fue rescatada una  adolescente wichi de 12 años. Tendrá un parto de alto riesgo. Permaneció internada en el hospital de  aquella  localidad varios días y no pudo ser derivada inmediatamente  a J.J. Castelli por la intransitabilidad de los caminos. Está embarazada de 36 semanas.  Se presume un abuso previo. Es primeriza e hipertensa, como muchos indígenas porque viven comiendo harina, grasas y sus derivados.

El lunes 15  finalmente pudo ser derivada al hospital de Castelli. Se utilizó la  nueva ambulancia que habían asignado al hospital de Sauzalito días antes, que llegó sin embrague después de 11 horas de estar en el barro y de haberse empantanado en el paraje Las Hacheras.  Esa  ambulancia  está  estacionada en el parque automotor del hospital de referencia regional sin que fuera reparada hasta ahora para volver a Sauzalito.

El mismo día lunes se rescató  a Manriquez, también desde Tartagal. Se trata de  otra  embarazada. Se utilizó la vieja ambulancia Ford modelo 1997. Tardó 10 horas para trasladar  a la  parturienta  hasta Sauzalito. Presentaba doble circular de cordón y provocaba sufrimiento fetal agudo. El camino estaba intransitable. A 15 k de Sauzalito se destalonó una de las cubiertas  de la rueda. No tenían gato ni llave cruz.  La ambulancia tuvo que ser auxiliada por  un poblador con su vehículo y cambió la rueda. El resultado fue que    permanecieron 5 horas en el barro. La parturienta, que venía a tener un parto seguro en el hospital de Sauzalito, tuvo el bebé en la ambulancia, en el medio del barro. Por suerte “todo bien”, señaló un familiar.

Espeche es una mujer wichi que vive en Tartagal.  Cursa un embarazo de término, con cesárea anterior. Tiene diabetes y antecedentes de ACV. No pudo ser trasladada al hospital.

El gobierno se lavó las manos con falsos argumentos

 

En el mes de abril el Centro Mandela formuló un urgente llamado humanitario al gobernador Domingo Peppo. Se le solicitó que ordenara al Ministerio de Salud a ejecutar dos urgentes acciones que tuvieran el objetivo de diagnosticar los perímetros encefálicos de todos los bebés que nacieron en este período, especialmente durante los tres últimos meses  y medio, y la realización de controles ecográficos de todas las embarazadas que viven  actualmente en el casco urbano y periurbano de la localidad de Sauzalito, a propósito de la epidemia de Zika que se instaló en Sauzalito.

Lo cierto y concreto es que no hicieron absolutamente nada de lo que se reclamara al gobierno tomándose en cuenta la grave situación socio-sanitaria de los pobladores. Pero si esto no fuera poco, respondió la directora de epidemiología, dra. Mariela Fabiani, señalando en nombre del gobierno chaqueño “El Ministerio de Salud Pública desde sus diferentes subsecretarias han tomando las medidas correspondientes para la correcta implementación de las recomendaciones expresadas por el Ministerio de Salud de la Nación (…) Se ha conformado una mesa de gestión local (…) y el empoderamiento de las comunidades es parte del abordaje integral de las enfermedades transmitidas por el mosquito aedes aegyptis”.

Agregó la directora de epidemiología “A pesar de la franca disminución de casos notificados se continúa con el fortalecimiento del sistema de salud local y específicamente en lo relacionado con ETM, con el trabajo y compromiso en terreno de diferentes sectores del Estado Provincial y Nacional, instituciones locales y Fundaciones nacionales e internacionales que acompañan  y aportan de manera real en la contención de este flagelo mundial.”

Mientras son falsas las soluciones que informan, es lento el reclamo  de la población. Se percibe que comenzó una lenta movida en el pueblo  porque  reclaman atención y circuló la versión de que la población se quedaría  sin médicos.  Crecen los rumores en el pueblo. De a poco la gente se está dando cuenta de la situación y comenzaron a reunirse en algunos grupos. A partir de ahora  se verá que pasa. Aparentemente quieren la presencia de la Ministro de Salud.

Ahora hasta sin “ruidoterapia”

Como  no se diagnosticaron nuevos casos de Zika a partir del domingo 7, el Ministerio de Salud ya ni siquiera adopta ni publica operativos efectistas como lo hacían semanas anteriores. Publicitaron intensamente que se efectuaron traslados aéreos y “fortalecimientos” de la asistencia médica enviando  unos pocos profesionales que trabajaron un par de días y, el último contingente, cinco horas en las que  realizaron diez ecografías y colocaron ocho parches anticonceptivos.

Todo sigue igual o peor en la zona sanitaria que depende del hospital de Sauzalito después de que se produjera el brote de Zika. Al cierre de esta nota, el establecimiento sanitario nuevamente está sin ambulancias, salvo la vieja Ford F100 modelo 1997 que  muy desgastada y con poco mantenimiento. Ni siquiera tiene vidrios en las ventanillas.

No funciona el equipo de rayos y no se cuenta con un grupo electrógeno, a pesar de que son repetidos los cortes de energía eléctrica en todo El Impenetrable. Con los caminos intransitables empeoró la situación y los miedos de los pobladores.

Los rescates y traslados  se están realizando  a través de los vehículos asignados a los que trabajan en el área de Vectores de Chagas. Esto habla de las pésimas condiciones en la que viajan los  pacientes.

Respuesta de la Dirección de Epidemilogia al urgente llamado humanitario del Centro Mandela

18555080_1345838792161116_1283800451_n18554879_1345839948827667_1868192516_n

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=20122