«

»

Abr 29 2017

Imprimir esta Entrada

Sin salidas, recemos por Peppo

 

Por Jorge Eric Dahlgren

ECONOMIA A LO BESTIA

14123_0

El Estado nacional, obtiene sus fondos esencialmente de los impuestos, los préstamos y la emisión de dinero.

Cuando los impuestos no alcanzan y se terminan los préstamos, la emisión de moneda es inevitable para atender el Gasto Público.

Por su parte los Estados subnacionales, provincias y CABA,  consiguen su dinero por vía de impuestos, coparticipación, ayuda nacional y préstamos.

En el Chaco, como los impuestos son insuficientes, la coparticipación no alcanza y la ayuda nacional es condicionada, el endeudamiento permanente es inevitable.

Dicho de otra manera, financieramente el Chaco – sin guita prestada – es inviable.El empleo público ha sido la única alternativa laboral de los últimos años. Y esa alternativa – que es políticamente muy útil para juntar votos – se terminó.

Según las cifras del presupuesto el Gobierno del Chaco va a gastar cerca de 55.000 millones en el 2017. Como los va a pagar? Recaudando impuestos –con suerte– por 11.000  y recibiendo fondos federales por coparticipación -y por lástima-  39.000 más.

Pero y los 5.000 que faltan? Tendrá que conseguir dinero prestado. Para alcanzar así el mayor nivel de endeudamiento registrado en la provincia hasta la fecha.

Que hacemos entonces? Para bajar el Gasto Público reducimos los sueldos? Veamos que pasa. Todos los meses los 70.000 empleados públicos cobran maso unos  1.000.000.000 de pesos.

Adonde van después los sueldos públicos? Al comercio. Para comida ropa, cuotas y demás menesteres.  Y para mantener los niveles de ocupación del Sector Privado.

Pero hay que bajar los sueldos. Fenómeno, en cuanto los bajamos? En un 20%? Bien. ¿Entonces sacamos del circuito comercial 200.000.000  y  que la Federación Económica y los nuevos desempleados vayan a llorarle a Magoya?.

Por donde salimos? 1. Creando trabajo privado, digno y bien remunerado. Para absorber empleo público sin comprometer el nivel de ocupación. 2. Replanteando el esquema tributario nacional privilegiando a las provincias desfavorecidas y desgravando la creación de empleo.

Pero esos privilegios fiscales no atentan contra el principio de igualdad ante la ley? No. Porque cuando de impuestos se trata lo que importa no es la igualdad sino la equidad, que relaciona igualdad con capacidad contributiva.

Está claro. Si no se crea empleo privado para atacar el colosal Gasto Público que Peppo ha recibido de herencia maldita, no hay salida posible.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=20008