«

»

May 17 2012

Imprimir esta Entrada

DOS EXTRAÑOS Y TARDÍOS VOCEROS DE LOS PRODUCTORES

Interior

Hasta mediados de julio suspendieron la ejecución de los permisos silvopastoriles

Jueves, 17 de Mayo de 2012 – Publicado en la Edición Impresa

El ministro Orban firmó la Resolución 331 que suspende por 60 días las autorizaciones otorgadas por la Dirección de Bosques.

SAENZ PEÑA (Agencia) – El ministro de Producción de la provincia, Enrique Orban, mediante la firma de la resolución 331 determinó finalmente la “suspensión por el término de sesenta días de las autorizaciones de los planes de manejo sostenibles de aprovechamientos silvopastoriles” otorgados por la Dirección de Bosques para ser concretados en las zona amarillas que, según lo establece la ley de ordenamiento territorial, es área apta para la concreción de las prácticas que fueron cuestionadas por Greenpeace.

El documento, firmado por el titular de la cartera de producción primaria del Chaco, obedece a un compromiso asumido por el gobernador, Jorge Capitanich, ante los representantes de la organización ambientalista que intervino en campos dónde se estaban concretando trabajos silvopastoriles. La resolución tiene fecha del 14 de mayo y debería tener vigencia hasta el 12 de julio del año en curso. La oficialización de la firma de la Resolución 331 la hicieron en la ciudad de Sáenz Peña el subsecretario de Recursos Naturales, ingeniero Miguel Brunswig y el director de Bosques, Miguel Angel López en una conferencia de prensa oficiada en el mediodía de ayer en el Salón Chaco del Complejo Gualok.

En este paréntesis que se establece en las actividades forestales, la Subsecretaría de Recursos Naturales deberá implementar todos los mecanismos necesarios para realizar inspecciones de los planes de manejo silvopastoril que fueron aprobados y que estaban ejecutándose. Según lo dispone la resolución 331, las recorridas y controles de los permisos deberán concretarse con la presencia de “técnicos especializados e idóneos del organismo del Estado provincial en conjunto con aquellos propuestos y designados por la ONG Greenpeace”, elaborándose posteriormente un informe final con las conclusiones obtenidas.

Finalizado el trabajo a campo, la disposición ministerial establece que la Subsecretaría de Recursos Naturales deberá formalizar una instancia de consulta o audiencia pública de los resultados obtenidos. “En zona verde y para permisos de desmonte se hacen constantemente audiencias públicas; en zona amarilla la ley no lo prevé pero el mecanismo otorga a la sociedad la posibilidad de participar y lo vamos a utilizar para tranquilidad de todos”, aclaró el director de Bosques del Chaco. Al respecto acotó que tienen la tranquilidad de estar haciendo las cosas bien, “por lo que cuando terminemos la etapa de revisión de los permisos de silvopastoril vamos concretar consultas públicas en cada una de las localidades de jurisdicción de esas habilitaciones para que todos los vecinos se manifiesten ya que son ellos, y no los actores contratados, los que necesitan de las respuestas del gobierno”.

Transparencia y confianza

Poniendo énfasis en “la voluntad de diálogo y entendimiento que propone el gobernador”, el responsable del área de Recursos Naturales insistió que “si bien la ley no establece que en las zonas amarillas se realicen audiencias, nosotros las vamos a realizar para asegurar la máxima transparencia de las acciones de gobierno”.

“Amparados por la tranquilidad de que no estamos actuando mal, queremos crear en la sociedad un clima de confianza y transparencia para que la ciudadanía bien informada tome decisiones”, destacó Miguel Brunswig.

Agregó que “con el jefe del ejecutivo coincidimos en que este es un momento ideal para que la provincia muestre a la sociedad que realmente el silvopastoril, al contrario de lo que opina Greenpeace, es un sistema que realmente mejora la situación de la zona”.

Afectacion a la ganadería

La zona amarilla, dónde hasta mediados de julio quedan suspendidas las ejecuciones de los permisos, comprende territorio que se destina “históricamente” a la ganadería y que pasa el invierno gracias al monte.

“La vocación de la zona en la que los permisos silvopastoriles quedan parados por sesenta día es exclusivamente ganadera y los teóricos de Greenpeace aducen que con la actividad se destruye el monte”, explicó Brunswig. “Esa consideración de la organización ambientalista es una falacia y además la única alternativa que tiene un productor que reside en la zona amarilla es la de la actividad pecuaria porque agricultura no puede realizar”, acotó.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=1991