«

»

Ene 20 2017

Imprimir esta Entrada

Fiduciaria del Norte: en permanentes tours de compras descontroladas

Es evidente que el gobierno que encabeza Domingo Peppo ha potenciado el uso de los fideicomisos y la actividad de compras descontroladas que realiza la Fiduciaria del Norte desde la anterior gestión de Jorge Milton Capitanich, bajo el signo de la privatización de los fondos públicos. Inclusive, ha propiciado la apertura de nuevos fideicomisos, disponiendo que su vocero en este tema sea el propio presidente de la Fiduciaria del Norte S.A.

Captura

El “Fideicomiso de Fortalecimiento Institucional de la Policía del Chaco” es un fiel reflejo de la escalada privatizadora. Fue creado durante la gobernación de Jorge Capitanich, a través del Decreto Nº 1364/10, con el objeto de canalizar el flujo de fondos de la Cuenta Especial Fondo Único de Recursos Policiales, creado por la Ley 4154. Se privatizó, de ese modo, la compra de equipamientos y de elementos e infraestructura policial que hasta ese momento era realizada por la Dirección de Administración de la Jefatura de Policía, en el marco de las normas de administración financiera del Estado Provincial (Ley 4787 y normas reglamentarias), y sujetas a los controles de Contaduría General, Tesorería General y del Tribunal de Cuentas.

La “Saladita” chaqueña que no quiere informar

La feria “La Salada” fue creada en tiempo de crisis para vender y comprar en el mercado negro. Terminó siendo manejada por puesteros y punteros mayoristas y minoristas, hasta transformarse en la más grande de América Latina. El emprendimiento terminó arraigándose en los terrenos rellenados cerca de la laguna Salada, donde se instalaron cuatro ferias, en la que pasa de todo. Crecieron como yuyos en la margen del Riachuelo. Sus protagonistas predican “no tenemos nada que ocultar y no podemos echar a la gente que tiene puestos con productos de imitación, pero somos legales y pagamos nuestros impuestos como todos los negocios”.

La Fiduciaria del Norte parece una “Saladita”. No informa lo mínimo e indispensable para que la opinión pública conozca cómo maneja los fondos públicos cuando compra bienes o contrata servicio para el Estado. Sería interesante que el Gobierno informara, en este caso, sobre las inversiones en equipamiento automotor adquirido para la Policía provincial durante 2016, el flujo de fondos transferidos durante ese año por el fiduciante, que han sido el Ministerio de Seguridad Pública y la Jefatura de Policía, la evolución de los fondos y los saldos al cierre de tal ejercicio. También sería valioso -como expresión de la publicidad de los actos de gobierno- que explicara con claridad cuáles fueron los beneficios de la operatoria realizada a través de la Fiduciaria del Norte confrontados con las contrataciones que se realizaban bajo el régimen establecido por la ley de administración financiera del Sector Público. Quedan muchas dudas acerca de los verdaderos beneficios para el Estado provincial, para la Fiduciaria y quiénes allí mandan desde Casa de Gobierno.

Puede leer más:

El Presidente Slanac debió haber informado los antecedentes de las competencias de ofertas, los montos presupuestados o autorizados, la publicidad de las ofertas y firmas adjudicadas, las fechas y los montos de adjudicación y la comparación de estos con los valores de mercado para determinar la existencia o no de sobreprecios, el plazo de entrega de los vehículos y las formas de pagos convenidas, las entregas totales o parciales de los bienes, entre otros datos que son de interés social cuando se administren fondos públicos.

El interés público por conocer el funcionamiento de los fideicomisos demanda que la Fiduciaria del Norte aporte toda la información, no la parcial y sesgada brindada hasta ahora, tratando de justificar lo que por ahora parece imposible por el creciente nivel de sospecha en el manejo de los millonarios fondos públicos que administra.

Aunque el art. 5 del Decreto 1364/10, instrumento que creó el Fideicomiso de Fortalecimiento Institucional de la Policía del Chaco, establece que el fiduciario no percibirá retribución alguna por sus servicios, en realidad autoriza el recupero de gastos a favor de la Fiduciaria detrayéndolos de los bienes fideicomitidos, o sea de los fondos públicos presupuestados, en este caso a favor del Ministerio de Seguridad y de la Jefatura de Policía. He aquí la posibilidad de que se produjeran sobrecostos encubiertos bajo la forma de gastos generados desde la propia sociedad anónima. No existió transparencia en la información suministrada, tal cual ocurre con todos los fondos fiduciarios. A tal punto llega la desinformación, que la Fiduciaria del Norte dejó de publicar en su página institucional los balances de los fondos que administra, que se refleja en la captura de pantalla que ilustra esta nota

Los Fideicomisos generan más dudas que certezas

 El gobierno informó que realiza múltiples compras a través de los fondos fiduciarios que administra la Fiduciaria del Norte. Se insiste en el tour de compras para tratar de justificar el uso ilimitado de una herramienta de derecho privado, como son los fideicomisos, con el objetivo de delegar a una sociedad anónima la administración de millonarios fondos públicos y, de esa forma, evadir el cumplimiento de las normas de administración financiera del Estado chaqueño (Ley 4787), sobre todo en lo que hace al control de las compras de bienes y en la contratación de servicios, evitando los controles de la hacienda pública, tanto interno como externo.

Nuevamente el Presidente de la Fiduciaria del Norte S.A. salió a comunicar que como administradora del “Fideicomiso de Fortalecimiento Institucional de la Policía del Chaco” durante 2016 se procedió a la adquisición de vehículos destinados a la fuerza de seguridad provincial. Mencionó camionetas, un minibús y motocicletas, por  un monto superior a los 3,6 millones de pesos.

Sergio Slanac, manifestó que “la incorporación de nuevos vehículos, a través de esta inversión, es una de las acciones clave para garantizar al ciudadano una respuesta inmediata y efectiva de la fuerza policial”. Esta es una afirmación poco feliz, que no se condice con su función porque más bien avanza sobre la competencia de la cartera de seguridad pública, además de ser una inversión muy pobre en términos de impacto en las políticas públicas del Ministerio a cargo de Martín Nievas. Decir que con la entrega de un minibús, cuatro camionetas y dos motocicletas se va a garantizar un respuesta inmediata de la Policía a los ciudadanos es, al menos, una exageración y habla del desconocimiento que tiene Slanac acerca del funcionamiento de la fuerza policial y del estado del parque automotor policial, caído prácticamente en un 50%, en un tema muy sensible para la comunidad que se siente víctima indefensa de la inseguridad y de la violencia.

Enlace permanente a este artículo: http://www.centromandela.com/?p=19350